17 de Enero de 2018

Entretenimiento

Distribuidoras de cine independientes, en una película de terror

Las empresas autónomas recaudan alrededor de 20 millones de pesos al año, mientras que “las majors” ingresan a sus arcas alrededor de mil 900 millones de pesos

La película de Eugenio Derbez 'No se aceptan devoluciones' fue la segunda más taquillera en México, en 2013. (sandiegored.com)
La película de Eugenio Derbez 'No se aceptan devoluciones' fue la segunda más taquillera en México, en 2013. (sandiegored.com)
Compartir en Facebook Distribuidoras de cine independientes, en una película de terrorCompartir en Twiiter Distribuidoras de cine independientes, en una película de terror

Agencias
MÉXICO, DF.- Las distribuidoras cinematográficas independientes en México han logrado mantenerse en la competencia por la audiencia en una lucha desigual con las distribuidoras extranjeras y con ingresos totalmente desproporcionados.

Es así, que ante el embate de los distribuidores estadounidenses de cine que llegan a registrar ingresos de unos mil 900 millones de pesos en el país, las distribuidoras de cine independiente en México luchan por seguir en el mercado y continuar ofreciendo filmes de calidad al público, aunque sus ingresos en ocasiones no superen los 20 millones de pesos al año.

En entrevista con Notimex, Leopoldo Jiménez, director general del Nueva Era Films, aseguró que la industria cinematográfica ha cambiado considerablemente en México, “actualmente existen más de cinco mil salas de cine en México; sin embargo, éstas son acaparadas por los blockbuster estadounidenses que llegan al país con más de mil 500 copias”.

Esta situación, abundó, restringe los espacios en salas para las distribuidoras independientes, “este año Quality Films, una de las que cuenta con más años en el mercado, tuvo que cerrar. Ese es sólo un ejemplo y nos pone en alerta a los demás, nos recuerda que estamos en una situación vulnerable”.

Indicó que sobrevivir como distribuidora independiente en la industria fílmica mexicana depende de muchos factores, entre ellos, tener la sensibilidad para elegir películas que sean del gusto del público, la manera de adquirir las cintas y como todo negocio, buscar que los precios sean justos, además de cuidar las fechas de estreno.

Comentó que el panorama no es totalmente gris, “seguimos de pie porque hay oportunidad de crecimiento. No nos podemos enfrentar a las ‘majors’ (los grande distribuidores), sería imposible por su poder económico, pero sí podríamos unirnos los distribuidores independientes para seguir creciendo y mantener una buena relación con los exhibidores, que son nuestros principales socios”.

En este sentido, Jiménez consideró necesaria la existencia de circuitos alternativos de exhibición, “creo que no es sano que la exhibición se concentre en dos grandes cadenas, debemos apostar por otras opciones que permitan al público ver películas de calidad, no sólo en la Ciudad de México, sino en todo el país”.

Recordó que Nueva Era Film nació en 1986 como exhibidores de cine en el interior del país; sin embargo, tuvieron que cerrar por la difícil situación, pero fue a partir de este momento que deciden retomar el negocio y desde hace 21 años, ya como distribuidores con un primer objetivo: traer lo mejor del cine francés a México.

De acuerdo con datos oficiales, las distribuidoras de cine de EU en México tienen ganancias que superan los 1,900 mdp al año

Actualmente, distribuyen un promedio de 12 películas por año, “compramos alrededor de 20 películas, pero no todas se exhiben en el circuito comercial, muchas son cintas de arte que llegan a los circuitos culturales y salas alternativas”.

Leonardo Cordero, director de distribución de Mantarraya, otro de los entrevistados por Notimex, señaló que como cualquier negocio, la distribución de cine en México es y será siempre un riesgo; sin embargo, es un mercado que tiene un público cautivo e interesado en ver todo tipo de cine.

Indicó que lo más importante para mantenerse en el mercado es saber elegir el producto que se va a ofrecer al público, y en este sentido, Mantarraya se ha caracterizado por ofrecer cine de calidad, “quizá para nichos reducidos, pero no nos guiamos únicamente por lo mucho que se pueden vender, sino porque son cintas que nos gustan y que tienen potencial”.

Recordó que a lo largo de siete años, Mantarraya ha mostrado un crecimiento gradual, “creo que lo más importante es ser realistas, como en todo, hay tropiezos y casos de éxito, nosotros empezamos distribuyendo cuatro películas al año, el año pasado llegamos a 13 y este año serán 15”.

Cordero coincidió con Leopoldo Jiménez en la importancia que tiene voltear a ver a los circuitos independientes, “nuestra relación con las grandes cadenas de exhibición es muy clara y sana, con expectativas reales, entendemos la naturaleza de nuestros productos, entendemos que se trata de un negocio y al final todos tenemos que ganar.

“Pero también apostamos por los circuitos alternativos, cinetecas locales, cineclubes y recintos culturales en todo el país, que son nuestros aliados y aunque es un hecho de que la exhibición se concentra en el Distrito Federal, confiamos en que en un futuro se contemplen más ciudades”, apuntó .

De acuerdo con datos difundidos por Rentrak Corporation y publicados en la revista Forbes México, las 10 distribuidoras que durante 2012 obtuvieron los más altos ingresos en México fueron:

Disney con Ingresos en taquilla de 131 millones de dólares (mmd); Fox (118 mdd); Sony-Columbia (113 mmd); Warner (111 mdd), Universal (83 mmd), Paramount (69 mmd), Videocine (67 mmd), Corazón Films (51mmd), Gussi (41.5 mmd) y Zima (28mmd).

Mientras que para 2013 Warner registró ingresos por mil 995 millones 993 mil 664 pesos, con un total de 21 películas distribuidas. Le siguen con cantidades similares Disney, Fox y Universal, mientras que la distribuidora mexicana con más altos ingresos fue Videocine que alcanzó los mil 134 millones 353 mil 712 pesos y 26 filmes distribuidos.

En tanto, distribuidoras independientes como Mantarraya registró 20 millones 299 mil 117 pesos con 17 cintas; Nueva Era Films sumó 18 millones 115 mil pesos y 18 cintas, de acuerdo con Rentrak Corporation.

En 2013, la película con mayores ingresos registrados fue Mi villano favorito, con 612 millones 207 mil 510 pesos, y fue distribuida en México por Universal; le siguió No se aceptan devoluciones con poco más de 600 millones de pesos y fue distribuida por Videocine, así como Iron Man 3, con 591 millones, de Disney.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios