25 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

Le gana el nervio a Poniatowska por el Cervantes

La escritora de padre polaco y madre mexicana es la primera mujer del país en recibir el máximo galardón de las letras hispánicas.

Antes de Poniatowska, sólo cuatro mexicanos habían ganado el Premio Cervantes: Paz, Fuentes, Pitol y José Emilio Pacheco. (EFE)
Antes de Poniatowska, sólo cuatro mexicanos habían ganado el Premio Cervantes: Paz, Fuentes, Pitol y José Emilio Pacheco. (EFE)
Compartir en Facebook Le gana el nervio a Poniatowska por el CervantesCompartir en Twiiter Le gana el nervio a Poniatowska por el Cervantes

EFE
MÉXICO, D.F.- Elena Poniatowska no se considera sabia e incluso ahora, a sus 81 años y a pocos días de recibir "muy emocionada" el Premio Miguel de Cervantes, el máximo galardón de las letras hispánicas, afirma que carece de respuestas para todo y que se ha pasado la vida haciendo preguntas.

"Siento que es un reconocimiento a alguien que no tiene una sola respuesta y que lo único que ha tenido a lo largo de la vida son preguntas y más preguntas y solo preguntas", dijo la escritora mexicana en una entrevista con Efe.

Unas preguntas que nunca se agotan porque "nunca he tenido -insiste- una sola respuesta", "siempre estoy buscando que alguien me explique por qué estamos aquí sobre la tierra y para qué, de qué servimos, de qué se trata, finalmente, estar aquí".

El próximo 23 de abril, Poniatowska recogerá en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá (Madrid, España) el Cervantes, un premio que según el acta del jurado se le otorgó en noviembre pasado por su "brillante" trayectoria literaria y una dedicación "ejemplar" al periodismo siempre desde un "firme compromiso con la historia contemporánea".

Nunca antes ninguna mexicana había ganado esta distinción, que se entrega desde 1976. De hecho, sólo cuatro mexicanos han sido elegidos para obtener este reconocimiento: Octavio Paz (1981), Carlos Fuentes (1987), Sergio Pitol (2005) y José Emilio Pacheco (2009).

'Escarbar como rata'

"Estoy muy nerviosa, muy emocionada, tratando de cumplir con todo lo que me piden de España, porque yo no tenía mucho orden en los papeles, todas las fotografías que me pidieron. Tuve que escarbar como una rata a ver dónde encontraba las fotos desde niña", contó.

Poniatowska se sabe desordenada y olvidadiza, pese a que las paredes del salón de su casa en el que tiene lugar la entrevista son una biblioteca ordenada alfabéticamente y acude a su cita puntual, impoluta y elegante.

"Para mí es sorprendente y es un gusto enorme (recibir el premio) porque yo soy como usted finalmente, soy periodista, soy una gente que toda la vida he hecho crónicas, he hecho reportajes, he hecho millones, miles de entrevistas", rememoró.

Elena Poniatowska no suele decir "no" a nadie, atiende el teléfono a quien la llama, saca tiempo para atender a quien se lo pide y responde a todo, al igual que ella preguntó todo a las miles de personas que ha entrevistado, desde el panadero de la esquina, hasta figuras como Diego Rivera, Octavio Paz o Luis Buñuel.

Otra de las cosas que más le preocupa estos días es el discurso que tendrá que leer en la recepción del premio, que está reescribiendo tras un intento fallido en el que quería hablar sobre grandes mujeres en la historia y las mujeres de Cervantes.

Borradores y discurso

"Primero hice un borrador y unas amigas me dijeron que estaba lo más espantoso que habían oído en su vida. Traté de hacer una cosa muy intelectual y muy formal sobre el Cervantes, sobre El Quijote y las mujeres de Cervantes y hablar de las mexicanas, pero me salió horripilante, de la patada", apuntó.

Poniatowska se rindió finalmente a sí misma y hablará de lo que ha escrito a lo largo de su vida, de "los personajes populares de México y de la gente que no tiene oportunidades", en este país que la acogió a los diez años y que ha sido el marco de casi toda su obra.

También aludirá a sus padres, el príncipe polaco Jean Poniatowski y la mexicana Paula Amor de Ferreira Yturbe porque sabe que "les hubiera dado un gusto enorme" verla recibir este prestigioso galardón, y a su hermano Jan, fallecido a los 21 años en 1968 víctima de un accidente automovilístico.

"Y voy a recordar con mucho agradecimiento a todos los mexicanos que me han ayudado, y también a los españoles, porque aquí a México llegaron muchísimos republicanos y yo fui amiga de ellos, tuve ese privilegio y yo creo que México les debe muchísimo", apuntó.

Dolor por México

México será finalmente la columna vertebral de su discurso, y es que a Elena siempre le ha fascinado este país y le han dolido como a nadie sus heridas. Hoy le duele "la pobreza, la corrupción, las leyes que se están pasando como la ley del petróleo".

Aún así, la rebelde "Princesa Roja" defensora de las causas de la izquierda confía plenamente en los mexicanos "que tienen una capacidad de aguante enorme", aunque "les faltan buenos gobiernos".

Viajar a España es además "una gran responsabilidad" para Poniatowska porque va con toda su familia, con sus hijos Emmanuel, Felipe y Paula que tuvo con el astrofísico Guillermo Haro y sus diez nietos, a los que la periodista y escritora ha prometido dedicarles los libros que le quedan por escribir.

Ellos van unos días antes aprovechando las vacaciones escolares y todos regresan el 26 "porque la escuela empieza para los niños", explicó, y para ella también, "otro tipo de escuela" a la que lleva asistiendo cada día con disciplina desde que eligió la profesión de contar el mundo con sus palabras. 

El 12 de marzo del año en curso Poniatowska recibió en Yucatán la medalla 'Excelencia en las Letras' en el marco de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios