12 de Diciembre de 2017

Entretenimiento

Enfrenta música alternativa poca difusión en radio

Señalan que el problema radica en que el medio se ha convertido en un 'Club de Toby', donde muchos grupos no agradan a los dirigentes de las estaciones.

La agrupación Paté de Fuá ha vendido 80 mil discos de manera independiente. (rocksto.com.mx)
La agrupación Paté de Fuá ha vendido 80 mil discos de manera independiente. (rocksto.com.mx)
Compartir en Facebook Enfrenta música alternativa poca difusión en radioCompartir en Twiiter Enfrenta música alternativa poca difusión en radio

Milenio
MÉXICO, D.F.- La radio ha crecido en frecuencias y temáticas, pero el principal reclamo de los representes de la música alternativa sigue siendo el mismo que hace décadas: no hay espacio para la música que no pertenece al mainstream.

El problema que ubican se engloba en el histórico desinterés de las radiodifusoras por darle espacio a sus obras, como lo confirmó Salvador, vocalista de La Castañeda.

“He señalado la problemática en la radio, que se convirtió en un Club de Toby, en una radio particular, tendenciosa, limitada, donde muchos grupos y cantantes no somos del agrado o no les caemos bien a los dirigentes”, expresó el cantante.

“Simplemente se dedican a excluir y a programar lo que les parece, muy lejano a la petición del público y a las expresiones culturales. Sé de muchas bandas que piensan, lo mismo y no sucede nada”, añadió el músico que participa también con Los Eones.

Con 80 mil copias vendidas de modo independiente, la agrupación Paté de Fuá sigue de gira constante por el país, pero a pesar de haber pisado festivales y escenarios importantes no logran entrar a la rotación regular de las radiodifusoras.

“No somos tocados, no somos del gusto de la radio. Hay parámetros estilísticos que se puedan tocar, por eso la industria se está estrechando”, señaló Yayo González, líder de la agrupación mexicoargentina.

Había gente arriesgada

Con José Fors a la cabeza, el grupo La Cuca, con 20 años de trayectoria, hizo estallar una canción como sencillo a través del arrojo de un locutor en Guadalajara: así nació ‘Señorita Cara de Pizza’”.

“Antes había gente arriesgada y me queda claro que hicieron la diferencia para la industria discográfica. Por ejemplo, un locutor de una estación de Guadalajara, modificó “Cara de Pizza”, y me habló para pedirme autorización, pues le agregaba un sonido de chicharra cada vez que sonaba la palabra ‘chingadazo’. Luego la mandamos a la disquera y funcionó increíble, terminaron haciendo algo parecido y se volvió sencillo”, contó Galileo, mejor conocido como Galo, guitarra de La Cuca.

Tras dejar su disquera y realizando un trabajo de distribución independiente, Galo afirmó que se ha logrado mayor difusión, desde hace tiempo, con otros mecanismos que no son ni la radio ni la televisión.

“La Cuca nunca ha sido una banda que haya aparecido ni en radio, ni en tele. No ha dependido de eso. No hay nada para mí como persona en la radio musical. Ahorita estoy escuchando la frecuencia deportiva, pláticas de futbol, prefiero eso que escuchar música, con la que me identifico cero”, dijo el guitarrista.

Otras bandas corrieron con mejor suerte en sus inicios, como el caso de La Maldita Vecindad, hoy ya desaparecida, y que en su disolución creó otro proyecto: Los Malditos Cocodrilos.

“Cuando nació La Maldita Vecindad no nos tocaron, luego la gente nos empezó a pedir y llegamos a la rotación, pero a pesar de ello seguía habiendo un monopolio. Los criterios de administración, de programación de la industria misma nos limitaron. Con este proyecto no sonamos, aunque hoy ya hay otros caminos, lo cual es importante”, dijo Lobito, bajista de Los Malditos Cocodrilos.

La idea de que los ritmos poco complicados que suenan en algunos géneros son ideales para los grandes públicos, como son las audiencias radiofónicas, para Yayo resulta un pensamiento sin fundamentos.

“Pensar así es una animalada, es un pensamiento de subestimar la inteligencia de la gente. Somos un ejemplo de que Paté de Fuá gusta en zonas populares, porque no nos olvidemos cuando era el auge del tango, del bolero, del danzón o de otros ritmos llamados ‘intelectuales’. Es cierto que la radio repite al mismo artista sin importar que tenga un valor o peso cultural y hacer muchísimo dinero, lo cual es entendible”, dijo Yayo.

La industria

La radio mexicana tiene estaciones permisionadas y otras por concesión. Reactor 107 e Interferencia, que tocan música alternativa, cuentan con el apoyo del gobierno.

Radioactivo, estación que marcó una época por su libertad de programación, fue concesionada.

Ibero 90.9 es una estación de la Universidad Iberoamericana que transmite con 3 mil watts; se asume como radio pública.

Más de la radio

En 2009, 90 estaciones pagaron por el refrendo de sus títulos de concesión.

En 2011 se firmó el cambio hacia el estándar digital IBOC (In Band on Channel).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios