23 de Octubre de 2018

Entretenimiento

Crecí soñando que era astronauta: Matt Damon

El actor califica la película en Misión rescate como un renovado vistazo a la ciencia ficción espacial a cargo de Ridley Scott.

Misión rescate, la última película de Ridley Scott, protagonizada por el actor Matt Damon. (20th Century Fox)
Misión rescate, la última película de Ridley Scott, protagonizada por el actor Matt Damon. (20th Century Fox)
Compartir en Facebook Crecí soñando que era astronauta: Matt DamonCompartir en Twiiter Crecí soñando que era astronauta: Matt Damon

Miguel Cane/Milenio
MÉXICO, D.F.-  Es un actor incansable y será recordado no solo por una galería de impecables actuaciones que van desde Good Will Hunting (1997, Oscar al mejor guión original), hasta El talento de Mr. Ripley (1999), pasando por su participación en Salvando al soldado Ryan, Contagio y la exitosa saga Bourne. Matt Damon (Boston, 1970) parece estar en todas partes: hace una o dos películas al año, pero siempre tiene gran presencia mediática.

No es raro entonces que ahora aparezca en las carteleras de todo el mundo como protagonista absoluto de Misión rescate (The Martian) el nuevo film del célebre Ridley Scott —Alien, Prometheus, Blade Runner— basado en el popular best seller de Andy Weir que cuenta la historia de Mark Watney, el primer hombre en caminar sobre la superficie de Marte y que podría ser el primer hombre en morir ahí, debido a una catástrofe que lo deja aislado en el planeta rojo y —a la manera de Sandra Bullock en Gravity— deberá buscar la manera de sobrevivir mientras es rescatado por la NASA.

El filme, en el que Damon comparte créditos con Jessica Chastain, Chiwetel Ejiofor, Jeff Daniels, Kate Mara, Kristen Wiig y Michael Peña, recibió una sorpresiva y muy cálida acogida en el pasado festival de Toronto y llega a pantallas de México y el resto del continente este fin de semana.

Ya has participado antes en cintas de ciencia ficción, como Interstellar. ¿Qué te atrajo en particular de esta historia?

Supongo que tiene que ver el hecho de que durante mi infancia en los años setenta, al igual que muchos niños de la época en la que crecí, soñaba con ser astronauta, y era algo que quería sentir del modo más real posible.

Cuando me mandaron el guión y lo leí, pensé que era lo más cercano a esa fantasía de mi niñez, y por eso quise estar en este proyecto, así como estuve enInterstellar, que mencionabas antes.

Aunque aquí también puedo decir que lo que realmente me gustó al leer el guión y también la novela de Andy Weir, fue el sentido del humor de mi personaje; no importa lo escalofriante y desesperada que sea la situación, nunca sucumbe a la histeria, y eso lo hace mucho más humano. Pienso que el desafío principal para mí, fue lograr retener ese sentido del humor sin perder la noción del peligro inminente en que Watney se encuentra.

Ésta es, básicamente, una película de un solo personaje: Mark Watney tiene que lidiar con la soledad forzada. ¿Qué harías tú en una situación similar?

Bueno, hoy en día, a los 45, casado y con cuatro hijos, la verdad es que resulta medio difícil sentirme solo, o tener un momento a solas (risas).

Pero es precisamente por esta razón que encontré interesante hacer la película, para tener tiempo de estar prácticamente solo.

Aún recuerdo la época en que estaba, como cualquier actor novato, tratando de sobrevivir en Los Ángeles, que es una ciudad donde muy fácilmente uno puede sentirse muy solo, particularmente cuando no se tiene empleo. Si no hubiera sido por el apoyo de mis amigos y de mi familia, que aunque estaban lejos, siempre me hacían sentir querido, pues hubiera sido mucho más difícil.

Si tú fueras Watney, qué sería peor: ¿saber que tus compañeros te han dejado abandonado a una muerte inminente o tratar de sobrevivir en un planeta hostil?

Ahora que lo pienso, supongo que la emoción inicial de saber que te han dejado a tu suerte, creyéndote muerto, es el peor momento. Quiero decir, en el libro al menos el personaje habla de cómo él entiende el problema, y en cierta forma trata de resolverlo lógicamente con sus conocimientos. Pero tiene demasiadas cosas y trabajo por hacer como para sentir que va a enloquecer por estar solo. En la película hay que expresar esto de un modo distinto.

¿Qué dirías que aprendiste en el rodaje de esta película?

Bueno, muchas cosas. De cada uno de los rodajes en los que participas siempre te llevas algo. Algo importante que aprendí es cómo cultivar papas (risas), y hablo en serio, porque necesitábamos tener una pequeña siembra para el filme y cultivamos una en un hangar cercano al set de rodaje, para filmar diferentes etapas del proceso de crecimiento de las papas para algunas escenas. Luego, así como lo tengo que hacer en la película, lo hice en la vida real simultáneamente, por lo que siento que tuve un curso intensivo de cultivar tubérculos. Y no se me dan nada mal.

¿Qué es lo que Ridley Scott te dio en esta película?

Ridley es un gran, gran director. Algo que tiene es que él desea ver qué van a hacer los actores en diferentes circunstancias y da la flexibilidad de que uno ponga el grano de arena. Él llega y te dice cuándo algo que propones le parece una idea interesante de abordar para llevarla a cabo, y te deja explorar eso, a menos que sienta que uno va por el camino equivocado, que también suele suceder, para corregirlo y ser el guía que el equipo espera de un director. Es un gran profesional, y otra cosa muy de él es que le gusta rodar a cuatro cámaras todo el tiempo, algo que me parece increíble por los gráficos tan impresionantes que logra llevar a la pantalla.

¿Cómo se dio esta mancuerna entre ustedes?

Fui a verlo y le dije, “de verdad me encanta este guión y quiero trabajar contigo, pero mi única duda es que acabo de hacer Interstellar, en la que interpreto a un hombre que está varado en un planeta. Podría ser raro que, después de tomarme un año y medio lejos de la pantalla, interprete a otro tío varado en un planeta”. Ridley me miró, con esa manera que tiene de hacerlo, se sonrió y me dijo: “¿Quieres hacerlo?”. Le dije que sí. Entonces Ridley dijo: “Las películas son totalmente diferentes, esto va a ser increíblemente divertido. ¡Hagámoslo, Matt!”, y me convenció. Su buen humor en el set era tan contagioso que realmente no pude decirle que no a nada que me pidió.

¿Qué dirías que hace única a esta cinta en tu filmografía?

Una de las mayores diferencias es que principalmente estoy yo por mi cuenta durante mucho rato. Ese es el gran reto. Tiene todos los elementos de la NASA y la otra cara de la historia, el resto del mundo tratando de traer a Mark de vuelta. Pero la otra mitad de la película somos Ridley y yo, básicamente, en Marte, así que eso es diferente. Empiezas ahí, donde está ese misterio de qué ha ocurrido. La parte de la misión es secundaria, tratando de averiguar cómo regresar. Así que, estructuralmente es diferente a cualquier cosa que se haya hecho antes.

¿Dirías que es tu mejor trabajo hasta ahora?

No sé si el mejor hasta ahora. No llevo realmente un registro ni clasifico mis trabajos, pero puedo decir que es uno de los rodajes más complejos y demandantes y a la vez más satisfactorios que he tenido en 25 años de carrera. Fue un reto, fue bueno y estoy muy orgulloso del resultado, así que no sé si es el mejor, pero definitivamente, es de mis favoritos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios