25 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

La CIA usó la voz de Christina Aguilera para torturar a presos

El rango vocal de soprano de la cantante era idóneo para martirizar a los prisioneros en la cárcel de Guantánamo.

La voz de Christina Aguilera fue usada como instrumento para martirizar a los acusados de organizar los atentados del 11-S con el propósito de que estos confesaran la verdad sobre sus delitos. (telemundo.com)
La voz de Christina Aguilera fue usada como instrumento para martirizar a los acusados de organizar los atentados del 11-S con el propósito de que estos confesaran la verdad sobre sus delitos. (telemundo.com)
Compartir en Facebook La CIA usó la voz de Christina Aguilera para torturar a presosCompartir en Twiiter La CIA usó la voz de Christina Aguilera para torturar a presos

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- A sus 35 años la cantante Christina Aguilera se puede jactar de poseer un nada común rango vocal de soprano de coloratura, con una amplia gama de matices y también con muchos fines, como el que le dio la CIA que usó su voz para algo que nada tenían que relacionarse con deleitar el oído, pues su noventera y pegajosa canción Genie In A Bottle fue constantemente empleada como método de tortura para los prisioneros de Guantánamo.

Trascendió que la voz de la intérprete neoyorquina de ascendencia ecuatoriana habría sido usada como instrumento para martirizar a los acusados de organizar los atentados del 11-S con el propósito de que estos confesaran la verdad sobre sus delitos. 

"Aguilera parecía haber sido escogida porque se pensaba que la cantante femenina podía ofender a los detenidos islámicos", dijo Aless Ross, periodista del "The New Yorker", al confesar el motivo por el cual supuestamente se usaban los temas de la cantante para torturar a los presos.

En el artículo, titulado The Sound Of Hate (El sonido del odio), reveló que la tortura musical era una de las técnicas utilizadas por la CIA en la cárcel de Guantánamo y que la música de Aguilera se convirtió en una de las mayores pesadillas de los presidiarios, que tenían que aguantar sus canciones a todo a volumen y durante horas para que revelaran la verdad sobre su papel en el atentado terrorista contra las Torres Gemelas, en Nueva York y el Pentágono, en el condado de Arlington, Virginia.

Según relató Ross, uno de los que sufrió estos métodos fue Mohammed al-Qahtani, que intentó entrar en Estados Unidos para participar en los atentados. Por ello fue capturado y obligado a estar despierto largas jornadas con la música de Christina Aguilera las 24 horas.

Pero las melodías de la rubia no fueron las únicas que torturaron auditiva y piscológicamente a los prisioneros de Guantánamo ya que también se vieron sometidos a sesiones continuas de heavy metal o rap.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios