13 de Noviembre de 2018

Entretenimiento

La última cena, ¿qué piden los condenados antes de morir?

Un preso pidió sólo una aceituna negra: quería que de él saliera un árbol de olivo, símbolo de la paz.

La última cena puede ser, incluso, una cajetilla de cigarros. (James Raynolds)
La última cena puede ser, incluso, una cajetilla de cigarros. (James Raynolds)
Compartir en Facebook La última cena, ¿qué piden los condenados antes de morir?Compartir en Twiiter La última cena, ¿qué piden los condenados antes de morir?

Agencias
MÉXICO, DF.- Como resultado de una de las tantas curiosidades que pueden asaltar al ser humano, surgió la representación fotográfica del artista británico James Raynolds llamada “Last Suppers” que significa “las últimas cenas”.

Así es como nombró a la recreación de lo que una serie de condenados a muerte en Estados Unidos pidieron como lo último que iban a cenar antes de que se les fuese aplicada la pena máxima.

Raynolds, quien después de graduarse en diseño gráfico ha expuesto sus obras en lugares como Londres, Los Ángeles, Ámsterdam y Michigan, en entrevista para el portal ‘Good’ explicó que esta idea le vino tras ver una pequeña lista de qué era lo que pedían los prisioneros un día antes de su muerte.

Agregó que después de eso se preguntaba cómo se verían esas cenas en imágenes y de ahí saltaron más preguntas como ¿Qué clase de prisioneros eran de acuerdo a la comida? ¿Por qué escoger alguna comida en particular? ¿Qué clase de crimen cometieron?

Al terminar las réplicas James detalló que se dedicó a analizar e investigar el por qué de cada una de las cenas y solo una fue la que encontré, fue una sola aceituna negra, “el pensamiento detrás de esto era que el preso pensó que después de ser ejecutado y enterrado, un árbol, un olivo símbolo de paz saldría de él.

"Fue realmente un pensamiento o una idea muy profunda, pero un olivo aún no se ha encontrado en su tumba” aseguró.

Respecto a su recreación y lo que piensa de la pena de muerte el artista afirma que podrían existir argumentos en contra de la ejecución de una persona por más atroz que haya sido su crimen, sin embargo explicó que mantenerlos tanto tiempo en prisión y sufrir tras las rejas es una muy mala calidad de vida, por lo que se declaró indefinido sobre su postura, ya que dice no saber si la pena de muerte está bien o mal.

En tanto a su obra “Last Suppers” dijo que pretende tener por lo menos unas 100 fotografías de esas charolas naranjas, el color institucional de la cárcel en Estados Unidos y con ella crear un libro.

Así se ven los platillos de los condenados a muerte:

(Con información de milenio.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios