25 de Mayo de 2018

Entretenimiento

La voz del Año Viejo vive en Mérida

Antonio Camargo Carrazco grabó en 1953 la canción ‘El año viejo’, que hasta hoy es melodía obligada en fin de año.

Tony Camargo grabó en México “El año viejo”, que se convirtió en un tema distintivo de finales de diciembre. (Milenio Novedades)
Tony Camargo grabó en México “El año viejo”, que se convirtió en un tema distintivo de finales de diciembre. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La <i>voz</i> del Año Viejo vive en MéridaCompartir en Twiiter La <i>voz</i> del Año Viejo vive en Mérida

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Como canción “obligada” de las fiestas en Latinoamérica a finales de diciembre para despedir al calendario que se va y dar la bienvenida al nuevo, el tema “El año viejo” forma parte de la historia musical de las familias desde hace más de medio siglo, gracias al intérprete Tony Camargo, quien trajo a México, desde Caracas, Venezuela, este éxito musical compuesto por el colombiano Crescencio Salcedo, sin imaginar que se convertiría casi en un himno de estos festejos.

El cantante vive en Mérida y forma parte de la comunidad cultural de la ciudad; actualmente, es integrante de la Orquesta Jaranera del Ayuntamiento, y vive en una modesta casona en el Centro Histórico, junto con su esposa Gilda Guadalupe, con quien comparte el amor por el arte musical, él en la voz, y ella en el piano.

Su talento lo manifestó desde su infancia  y 80 años después continúa viviendo de y para la música. Su carrera le permitió viajar y codearse con grandes artistas del siglo pasado, como Benny Moré, Dámaso Pérez Prado, Miguelito Valdez, Nelo Sosa, Celia Cruz, Luis Alfonso Larraín, Amparo Montes y Pedro Vargas.

Vocación inducida 

A pesar de nacer con la aptitud para el canto, el pequeño Tony no era afecto al público, pero sus padres, orgullosos de su talento, en cada reunión lo orillaban a cantar para presumir su voz, esta presión a la que era sometido, sin querer, lo llevó a la profesión que hoy lo llena de vida.

Entrevistado en su hogar, con una atmósfera sobria, fotografías de épocas pasadas y reconocimientos, platicó sobre los sueños de adolescente que se volvieron realidad.

“Siempre me ha dado pena el público. Aún con el tiempo que llevo trabajando, hasta la fecha me da mucho nervio, miedo. A los 12 años tuvimos que cambiarnos de casa de Guadajalara, Jalisco, a la Ciudad de México, porque mi papá era encargado del Cine Rivolí, que se convertía en teatro para festivales culturales, y donde, mientras mi papá nos ponía a limpiar, me imaginaba cantando, con el lugar abarrotado y todos aplaudiendo, era un sueño”, recordó.

“Cuando crecí me intentaron integrar a un trío, pero no pude hacer armonía y me pusieron de solista, así inicié. 

Luego me uní a mi primer conjunto, con David Ferrusca en un bar, y de ahí en adelante pertenecí a muchos grupos. Grabé muchos discos y hasta formé mi orquesta”, rememoró.

Grabó con Benny Moré, hizo coros de Celia Cruz, Julio Jaramillo y cantó a dueto con otros artistas como parte del Sindicato de Músicos al que perteneció muchos años. Grabó en Peerles, RCA Víctor y otras grandes disqueras.

Año Viejo

Antonio Camargo, originario de la Guadalajara, Jalisco, ha vivido en Mérida desde 1985 en varias etapas, y desde hace 17 años de forma permanente. La canción de “El año viejo” es original del colombiano Crescencio Salcedo, y tuvo la fortuna de ser quien la trajera para grabarla en México, después de un viaje que realizó a Caracas, donde conoció este entrañable tema.

En su visita, se integró a la orquesta de Luis Alfonso Larraín, contratado por un mes por un Carnaval y se quedó un año 10 meses, la primera vez. Luego dos años seguidos, y regresó por periodos, debido a la gran aceptación.

“El año viejo”, cuando llegó a México, fue aceptado hasta el año siguiente de su lanzamiento y se colocó en la preferencia del público de todo el país, convirtiéndose en la canción tradicional de fin de diciembre, tocada en todas las fiestas y estaciones de radio, así como recreada por conjuntos musicales contemporáneos que la interpretan imponiéndoles su propio estilo.

Tony Camargo ganó fama a mediados del siglo pasado, al grado de codearse y trabajar con los grandes de entonces, como la orquesta de Pérez Prado, con Ramón del Rosado, con Pepe del Rivero, con Mariano Mercerón, colaboraciones con el “Bárbaro del ritmo”, el cubano Benny Moré, con Celia Cruz, hasta con los Tres Ases.

Además, fue no sólo compañero, sino amigo de todos estos artistas de quienes guarda fotografías memorables en su ropero y los muros de su sala.

Su talento le ha valido múltiples reconocimientos y, en especial, regalías por la canción de “El año viejo”, las cuales dejó de cobrar hace varios años.

Después de su fallida participación en trío se dedicó a la música tropical. En 1985, debido a terremoto que sacudió a la Ciudad de México, se trasladó a Yucatán con la sorpresa de que el huracán “Gilberto” le dio una bienvenida desafortunada. Regresó al Distrito Federal y luego volvió a Mérida para quedarse de forma permanente, por el clima, la gente y el amor de su esposa nacida en Yucatán.

A su llegada, Tony fue invitado por Carlos Uicab, director de la banda de música del Estado, para participar en una agrupación encabezada por Bartolomé Loría e integrada por miembros de la Policía Municipal. Desde entonces colabora en varios conjuntos y forma parte de la Orquesta Jaranera. 

Perfil
  • Antonio Camargo Carrazco, conocido como Tony Camargo, nació en Guadalajara el 1 de junio de 1926.
Trayectoria
  • Dentro de su lista de reconocimientos se encuentran:
  • Distinción del VI Festival Internacional de Son Montuno y Festival del Son, ambos de Veracruz.
  • Reconocimiento entregado por la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida por su amplia trayectoria.
  • El Centro Cultural “Carlos Acereto” le entregó la distinción “Meridano de corazón”.
  • El Sindicato de Músicos le entregó un premio en la categoría de trayectoria. 
  • La Casa de España de Mérida le otorgó un reconocimiento por su larga carrera.
  • En 2007 el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa le envió una carta especial de felicitación por su cumpleaños y agradeciendo su aportación a la música. 
  • El Ayuntamiento de Quesada, Costa Rica, lo nombró embajador cultural.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios