16 de Enero de 2018

Entretenimiento

Tiene Yucatán una sinfónica de clase mundial

La actual planta de 63 músicos está formada por casi 50 por ciento de extranjeros residentes en Mérida, y el resto de nacionales.

El talento musical de los integrantes de la OSY se amalgama bajo la dirección de Juan Carlos Lomónaco para ofrecer a los espectadores un evento de calidad. (Milenio Novedades)
El talento musical de los integrantes de la OSY se amalgama bajo la dirección de Juan Carlos Lomónaco para ofrecer a los espectadores un evento de calidad. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Tiene Yucatán una sinfónica de clase mundialCompartir en Twiiter Tiene Yucatán una sinfónica de clase mundial

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Como resultado de la calidad artística de sus músicos profesionales, la conformación de un fideicomiso y la creciente asistencia del público, la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY) ha logrado en 10 años de existencia ser reconocida como una de las mejores de México.

A diferencia de otras agrupaciones filarmónicas del país, que requirieron más de medio siglo para consolidarse como institución cultural y prevalecer por encima de decisiones de gobernantes en turno, la agrupación musical yucateca ha garantizado su permanencia.

La OSY inició actividades en el gobierno panista de Patricio Patrón Laviada, el 27 de febrero de 2004, se mantuvo durante la administración priista de Ivonne Ortega Pacheco, quien respaldó la conformación de un fideicomiso, y actualmente tiene el apoyo del gobernador Rolando Zapata Bello.

La actual planta de 63 músicos está formada por casi un 50 por ciento de extranjeros residentes en la ciudad, y el resto de nacionales, incluidos instrumentistas yucatecos, quienes le han dado la brillantez artística reconocida por solistas y directores invitados.

El director musical José Guadalupe Flores destacó la calidad y puntualidad  de los músicos

La puntualidad, el orden y el profesionalismo le han dado fama a la orquesta. José Guadalupe Flores, director de la Sinfónica de Xalapa, quien dirigió como huésped a la OSY en mayo pasado, expresó su sorpresa por la disciplina y el sentido de responsabilidad imperante.

Con más de 40 años de trabajar con orquestas nacionales, José Guadalupe Flores destacó la calidad de sus músicos y la puntualidad de los mismos. “En otras orquestas, 10 minutos de receso de un ensayo se convierten en más de 20, y en ésta –refiriéndose a la OSY- es de 10 minutos”.

En otras orquestas, existe relajo, ruidos, voces de los músicos, al fondo, detrás, pero con la Sinfónica de Yucatán no sucede, subrayó el director de orquesta, quien ha trabajado al frente de todas las agrupaciones de este tipo, unas 10, en el país.

El guitarrista clásico yucateco, Cecilio Perera, quien tocó con la OSY en su primera temporada en 2004 y 10 años después volvió a ser invitado, expresó que la orquesta ha alcanzado madurez artística y, sin duda, ya es de las mejores del país.

El Fideicomiso Garante de la OSY dispone y administra los recursos, un 60 por ciento proveniente del erario y el resto de las aportaciones e ingresos de taquilla.

Grupo de solistas invitados le da un plus a la OSY   

En más de 10 años de actividades artísticas, la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY) ha contado con una constelación de solistas invitados en 21 temporadas de conciertos, así como de cantantes y directores de escena que le han permitido montar 12 óperas y una zarzuela.

Con el concierto de Plácido Domingo en 2008 en la zona arqueológica de Chichén Itzá, la Sinfónica de Yucatán puso su impronta en la memoria de los yucatecos, y lo mismo ocurrió al año siguiente al acompañar en el mismo sitio a la soprano británica Sarah Brightman.

De igual manera, la OSY aportó para que el tenor mexicano Fernando de la Mora presentara su recital en 2009 y luego hizo lo propio con el británico Elton Johnn, en 2010. 

La orquesta ha acompañado a Plácido Domingo y Sarah Brightman, en Chichén

Con el tenor peruano Juan Diego Flores en el Auditorio Nacional del Distrito Federal, con capacidad para albergar a 10 mil personas, el más grande de América Latina, la OSY adquirió en 2010 notoriedad, junto con sus diversas actuaciones en el Festival Internacional Cervantino.

En 2011, la Sinfónica se sumó a la voz de Filippa Giordano y en 2013 al homenaje al más ilustre de los compositores yucatecos actuales, Armando Manzanero.

Con 12 óperas y una zarzuela, la orquesta consolidó en 10 años su arraigo en el público como institución artística: Elixir de Amor, de Donizetti; Yuzuru, de Ikuma Dan; Rigoletto, de Verdi; Madame Buterfly, de Puccini; La Traviata, de Verdi; El Barbero de Sevilla, de Rossini, y Don Pasquale, de Donizetti.

Después le siguieron Carmen, de Bizet; la zarzuela La Verbena de la Paloma, de Tomás Bretón; Sansón y Dalila, de Camille Saint Saénz; El Murciélago, de Strauss; La Bohemia, de Puccini, y remató la OSY sus 10 años con La Cenicienta, de Rossini.

La OSY interpretó para la Compañía Nacional del Ballet de Cuba la música de El lago de los cisnes en 2006 y Coppelia en 2007.

En sus conciertos, la OSY ha contado con eminentes directores como Román Revueltas, Maciej Zoltowski, Mark Kadin y Mario Mateus y como solistas los violinistas Vadim Brodski, Shari Mason y Stephanie Chase, la flautista Mimi Stillman y el pianista Edison Quintana, por mencionar algunos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios