20 de Octubre de 2018

Entretenimiento

Celebran 90 años de un gran artista

La 'Pieza del Mes' del Museo de la Ciudad rinde homenaje al pintor yucateco Ermilo Torre Gamboa.

Una de las obras que están en exhibición en el Museo de la Ciudad, como parte de la exposición 'Ermilo Torre Gamboa: 90 años de un gran artista'. (SIPSE)
Una de las obras que están en exhibición en el Museo de la Ciudad, como parte de la exposición 'Ermilo Torre Gamboa: 90 años de un gran artista'. (SIPSE)
Compartir en Facebook Celebran 90 años de un gran artistaCompartir en Twiiter Celebran 90 años de un gran artista

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Para el artista Ermilo Torre Gamboa, una de las felicidades más grandes de su vida es haber llegado a los 90 años y que mejor manera de celebrarlo que con el homenaje que le rinde el Museo de la Ciudad en su programa la "Pieza del Mes”.

"Jamás pensé llegar a esta edad", comparte. "Siempre estuve traqueteado y enfermo, con dos infartos fuertes, pero ahora queremos seguir adelante porque todavía podemos".

“Ermilo Torre Gamboa: 90 años de un gran artista” es el nombre de la exposición que durante todo abril podrá visitarse en el Museo de la Ciudad.

Para el artista, los jóvenes se han vuelto hoy sus maestros: “Mi pintura data de muchos años, es muy clásica y chapeada a la antigua, pero con el tiempo ha avanzado. Ahora mi nieto está dando mucha guerra en todo el país, ya estuvo en Lisboa, por eso digo que ahora estoy aprendiendo de la juventud, pues hoy tenemos muchos pintores jóvenes destacados”.

Durante la presentación, el Director de Cultura, Irving Berlín Villafaña, recordó que la misión de “La Pieza del Mes” es ofrecer los bienes y el patrimonio cultural y estético de los talentos de la ciudad.

Indicó que la tradición familiar Gamboa Guzmán ya tiene tres momentos –Juan, don Ermilo y el nieto Jorge Ermilo- donde el arte plástico está presente: “Nos da gusto tener la obra plástica de don Ermilo porque nos muestra que es un gran pintor y maestro que ha logrado transferir su esencia a otras generaciones, y qué mejor que se dé en una ciudad como Mérida, pujante de belleza y arte para meridanos y visitantes”.

A su vez, Jorge Ermilo Espinosa Torre, artista visual y nieto del homenajeado, agradeció la invitación de la Dirección de Cultura y el Museo de la Ciudad para exponer el patrimonio del maestro Gamboa, “porque algo bueno va a dejar”.

Abuelo con calidad humana

De su abuelo destacó la calidad humana, la capacidad de convertir la estética y la experiencia de las artes y materializarla para luego trascender: “Desde pequeño he estado rodeado de sus pinturas y pinceles, y aunque no tenía permiso de subir a su estudio, encontraba la forma. Esos símbolos de familia, cercanía, son ahora mi materia de trabajo y formación que me remiten a momentos de felicidad”.

Agregó que en la obra de Ermilo Torre Gamboa hay un patrimonio por disfrutar y compartir: “seguiré siendo su alumno y ayudante por toda la vida”.

En la presentación estuvo presente Elías Lixa Abimerhi, regidor de Cultura en representación del alcalde Renán Barrera Concha, quien tuvo a su cargo la declaratoria inaugural de la muestra, familiares y amigos del homenajeado.

La colección incluye tres acuarelas —“Dama española”, “Mujer con niño” y “Boceto de Cristo”—, dos obras de lápiz sobre papel y sobre acuarela tituladas “Niño” y “Dama acostada”, respectivamente, toda ellas que datan de 1950, así como la boina personal del maestro Torre Gamboa y una fotografía a color del homenajeado.

De su haber como artista, completan la muestra su cuaderno de dibujos (1941), una caja de madera para pinceles y pinturas y los óleos “Mestiza de Ticul”, “Autorretrato pintando a mi hija Geovana” y “Ermilo”. Todos los artículos pertenecen a la colección personal del artista.

Trajo la pintura en la sangre

Ermilo Torre Gamboa es sobrino-nieto del ilustre pintor yucateco Juan Gamboa Guzmán. Sus primeros acercamientos con la pintura se dieron cuando, siendo apenas un niño, tenía la encomienda de ayudar en el enmarcado y retoque de las ilustraciones sacras que se vendían en el establecimiento de sus padres denominado "El Paje".

Desde muy joven destacó por su habilidad para el dibujo y su gran gusto por los colores. Después de pasar por los talleres de algunos pintores yucatecos y la Escuela de Bellas Artes de Yucatán, Ermilo decidió estudiar profesionalmente la pintura, pero necesitó de la intervención del empresario Alejandro Gómory Aguilar y del rector del seminario, monseñor Juan Arjona Correa, para convencer a su padre.

Estuvo en la Academia de San Carlos en la Ciudad de México, y en Madrid, donde se integra a la Real Academia de San Fernando, a la vez que trabajó en un taller de pintura de porcelanas y restauración de cuadros y libros viejos para sostenerse. Vivió y estudió un tiempo en París y Florencia. Durante su estada en España realizó reproducciones de grandes obras maestras en el Museo del Prado, las cuales llevó consigo a su regreso a Mérida para presentar, junto con obras originales, su primera gran exposición.

Tras un tiempo en esta ciudad, Torre Gamboa cambió su residencia a la capital del país en donde estableció una fuerte amistad con el también yucateco Dr. Álvar Carrillo Gil, quien le introdujo en los círculos del arte y le presentó a una larga lista de pintores.

Accediendo a la añoranza de su primera esposa —quien esperaba un hijo— por regresar a su tierra natal, el joven matrimonio se mudó de nuevo a Mérida, en donde Ermilo encontró gran área de oportunidad y comenzó a tener una prolífica carrera como retratista, la cual desarrollaría hasta la fecha, sin dejar a un lado su obra más íntima.

Durante sus años de madurez desarrolló su arte en el Sureste del país; sin embargo, su obra se ha presentado en exposiciones en la Ciudad de México, Guadalajara, Oaxaca, Cuernavaca, Hermosillo, Mexicali, Tijuana y Culiacán, así como fuera de México en San Antonio, Texas, y San Diego, California (Estados Unidos), Madrid y Toledo, España, y la Habana, Cuba.

Elogios de la crítica

La crítica temprana lo llegó a reconocer como "el más joven, dinámico, apasionante y polifacético pintor que ha tenido Yucatán en sus cuatro siglos de existencia" (Leopoldo Tommasi López, Diario de Yucatán, enero 24 de 1950), y desde entonces se hizo acreedor a una serie de reconocimientos y distinciones, como la "Medalla Yucatán", varios homenajes y la admiración y respeto de la comunidad yucateca.

La exposición permanecerá expuesta todo el mes. El horario de visita es de martes a viernes de 9:00 a 18:00 horas, sábados y domingos, de 9:00 a 14:00 horas. La entrada es gratuita.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios