19 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

Revuelo por telenovela enfocada en paramilitares

La serie Tres Caínes es la historia de los hermanos Castaño, cuyos escuadrones de la muerte realizaron masacres en los 80.

El actor Gregorio Pernía en el papel de Fidel Castaño. (Agencias)
El actor Gregorio Pernía en el papel de Fidel Castaño. (Agencias)
Compartir en Facebook Revuelo por telenovela enfocada en paramilitaresCompartir en Twiiter Revuelo por telenovela enfocada en paramilitares

Agencias
BOGOTA, Colombia.- En medio de las sombras de la noche, dos hombres y un adolescente se bajan de un camión y dejan a una mujer detrás esperando, mientras despacio caminan en silencio hacia una colina para descubrir envuelto en una manta el cadáver de su padre, según Associated Press.

Poco después, en el entierro, entre los llantos y los abrazos solidarios del resto de la familia, los tres hermanos, embutidos en camisas negras, juran vengarse hasta del último responsable de la muerte de su papá, secuestrado por la guerrilla y "los comunistas".

La tensa escena sienta las bases del seriado de televisión "Tres Caínes", sobre tres de los hermanos Castaño --Fidel, Vicente y Carlos-- fundadores de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), cuyos escuadrones de la muerte realizaron cientos de masacres por todo el país en los años 80 y hasta inicios de los 2000, mientras se aliaban con el narcotráfico.

La historia de los Castaño levantó una avalancha de críticas de grupos no gubernamentales de víctimas del paramilitarismo e incluso de ciudadanos comunes que en las redes sociales comenzaron una campaña sin precedentes en contra del seriado por considerar que sólo cuenta un lado de la historia, la de los victimarios, y no el de las víctimas, lo que es negado por el guionista de "Tres Caínes".

Colombia, quizá por su propia historia del conflicto armado interno más antiguo del mundo y la violencia de sus narcos, lleva cinco años volcada a estos seriados desde distintos ángulos, pero este es el primero que ha generado una campaña en redes sociales para que las empresas que anuncian sus productos en el horario del seriado retiren su publicidad, indicaron analistas y expertos consultados por la AP.

"Es claro que hay que tratar esos temas (la historia del conflicto armado interno y el narco)", expresó Daniel Naranjo, quien comenzó junto con tres amigos una campaña en Facebook para que las empresas no hiciesen publicidad en la serie. "La pregunta es por qué tratarlo desde el punto de vista de Caín y no de Abel. Por qué contamos la vida (del narcotraficante Pablo) Escobar y no de (el ex candidato presidencial asesinado en 1989 Luis Carlos) Galán, por qué hablamos de los Castaño y no de (el humorista asesinado en 1999 Jaime) Garzón. Se puede hacer un asunto mejor. Una televisión mejor".

Naranjo aludía a otras exitosas telenovelas que siguen fórmulas parecidas, enfocadas en los delincuentes.

Retiran publicidad

Las campañas en las redes sociales han conseguido que anunciantes como la red de tiendas Falabella y la crema Nivea retiren sus anuncios en el horario de emisión del seriado, según dijo la misma cadena de tiendas en su cuenta de Twitter.

La serie no repara demasiado en episodios como la masacre de Pueblo Bello, donde 43 hombres fueron sacados por paramilitares bajo órdenes de Fidel Castaño, el mayor de los hermanos, y asesinados en una de sus fincas entre el 14 y 15 de enero de 1990, según una condena que hizo la Corte Interamericana de los Derechos Humanos al estado colombiano en 2006.

"No estoy de acuerdo con esa serie porque eso hace que uno reviva ese momento", aseguró Katy Fuentes, al explicar que su padre Wilson Fuentes fue un próspero agricultor de plátano para exportación y que compraba y vendía ganado hasta que un domingo por la noche del 14 de enero de 1990 los paramilitares lo arrastraron y subieron a uno de los dos camiones en que cargaron a sus víctimas de Pueblo Bello.

Los restos del padre, quien tenía 45 años cuando fue asesinado, nunca fueron recuperados, indicó la mujer, quien tenía 14 cuando se llevaron a su papá. De hecho, solo se recuperaron los restos de siete de las 43 víctimas.

"Hay muchas versiones" de lo que sucedió con las otras 36, según Fuentes. "Supuestamente ellos (los paramilitares) tenían un horno, los echaron al horno y fueron incinerados; otras versiones dicen que ellos tenían unos leones y los dieron a los leones para que se los comieran, otros dicen que los echaron al Río Sinú" cercano a una finca de los Castaño.

 Es la historia de narcotraficantes que se vuelven paramilitares, y estos paramilitares atentan contra la población civil.

"La verdad, nadie sabe", agregó. "O si lo saben, no lo quieran decir".

El seriado Tres Caínes, que transmite RCN Televisión desde el 4 de marzo a las 9:30 pm de lunes a viernes en Colombia y desde la misma fecha en Mundo Fox, en Estados Unidos, "lo que hace es revictimizarnos a nosotros... Es una falta de respeto a las víctimas", añadió Fuentes, quien destacó que nunca ha visto la serie sobre los hermanos Castaño, aunque sabe de su existencia debido a la polémica suscitada.

Gustavo Bolívar, el guionista de la serie y quien escogió su título en referencia a que al menos uno de los Castaño, Carlos, fue asesinado por orden de su hermano Vicente, en una analogía al relato bíblico en el que Caín mató a su hermano Abel, rechaza tales argumentos y asegura que promover el retiro de anunciantes "raya en censura y eso si no se puede permitir en el siglo XXI".

Dijo que no presenta a los Castaño como héroes sino que "estamos mostrando como estos narcotraficantes se vuelven paramilitares, y estos paramilitares atentan contra la población civil".

"Culpar a la televisión de la violencia (en el país) es una injusticia, es muy fácil", agregó. "El mejor análisis que pueden hacer es que para bien o para mal se está contando (un capítulo de la historia colombiana). Los que quieren la ven, los que no, tiene el control remoto en sus manos y pueden ver otro programa".

Ridiculizar las verdades

No es la primera vez que un seriado sobre historias de jefes del narco genera protestas en el país. En junio del 2008, el general Oscar Naranjo, director de la policía y actualmente uno de los negociadores de paz del gobierno con las guerrillas de las FARC, cuestionó seriados como "El Cartel de los Sapos", la historia de varios narcos ya muertos o encarcelados, por "ridiculizar" las verdades de lo que ha sido la lucha contra los carteles del narco, y que en ocasiones contaron con el apoyo de oficiales de la policía y de los militares.

El rating de los Tres Caínes es alto, tanto como el de otras series de televisión de ese estilo transmitidas ya sea por RCN o por su competencia, el Canal Caracol, según datos de la firma Rating Colombia que mide la audiencia de los principales canales de televisión. El seriado de los hermanos Castaño se ha mantenido desde su inicio entre los cinco primeros en audiencia y para el 9 de abril, por ejemplo, estuvo en primer lugar en su horario con 11,5 puntos de rating.

Las campañas promoviendo boicots publicitarios de las telenovelas comenzó cuando cuatro amigos de la ciudad de Medellín, a unos 250 kilómetros al noroeste de Bogotá, que trabajan en marketing, escribieron en sus muros de Facebook distintos mensajes el 14 de marzo y ante la multitud de respuestas crearon un grupo llamado "Noen3caines".

La serie tiene 75 capítulos en total y no se sabe de planes para dejar de transmitirla.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios