21 de Noviembre de 2018

Entretenimiento

Río de Janeiro descubre la Frida Kahlo más humana

La actriz brasileña Rose Germano encarna a la artista mexicana en la obra teatral 'Frida, la diosa tehuana', éxito de cartelera.

Un monólogo teatral sobre Frida Kahlo es hoy un éxito en Rio de Janeiro. En esta foto, la obra "¡Soy Frida, Soy Libre!" en la Ciudad de México. (Foto de contexto de Nortimex)
Un monólogo teatral sobre Frida Kahlo es hoy un éxito en Rio de Janeiro. En esta foto, la obra "¡Soy Frida, Soy Libre!" en la Ciudad de México. (Foto de contexto de Nortimex)
Compartir en Facebook Río de Janeiro descubre la Frida Kahlo más humana Compartir en Twiiter Río de Janeiro descubre la Frida Kahlo más humana

Agencias
RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Conocida internacionalmente sobre todo por su rol de pintora, Frida Kahlo acaso adquiere su dimensión más humana al ser representada en un notable monólogo por Rose Germano, actriz brasileña que la encarna en la obra "Frida, la diosa tehuana", éxito de cartelera en esta ciudad, publica Notimex.

El denso monólogo que interpreta Germano aborda los temas más acuciantes del último año de vida de Frida Kahlo (1907-1954), cuando se mezclan el dolor físico provocado por sus enfermedades y el accidente que marcó su vida con el profundo amor que sentía por Diego Rivera (1886-1957).

"Se trata de una representación que aborda algunos aspectos de su vida, pero no es biográfico", señala Germano, entrevistada por Notimex dos horas antes de que comience la función en el Teatro Glaucio Gill.

La representación está marcada desde el inicio por lo que se conoce como el "teatro físico", donde abundan los silencios entre las diversas secuencias y una gran expresividad física que resulta evidente en un desnudo integral de la actriz que dura unos cinco minutos.

Hace unos días se dio a conocer que por primera vez el Jardín Botánico de Nueva York presentará en mayo una exposición sobre la artista mexicana.

Con gran emotividad se representa a este personaje artístico clave en el siglo XX mexicano, abordándolo no solo desde un ángulo artístico -el decorado no incluye ni una sola reproducción de los cuadros de la pintora-, sino en su dimensión humana, con referencias a cuestiones como el amor, la muerte, el suicidio y la soledad.

"No hemos dramatizado nada. Creo que hemos descrito a la Frida más humana. Eso se percibe en los silencios del público", explica la actriz, quien antes de pasar a maquillaje necesita una sesión de calentamiento de 30 minutos para lograr encarnar durante algo más de 70 minutos a la artista mexicana.

Sobre el escenario, Germano arranca con una interpretación de Dolores Olmedo, coleccionista de arte y persona clave en la difusión de la obra de Kahlo, pese a su también pasión por Diego Rivera.

Pero cuando, tras una breve introducción el personaje abandona la escena, emerge una Frida profundamente atormentada por sus dolencias en la pierna, por las secuelas en el accidente que en 1925 la obligó a múltiples operaciones (incluso, frente al público y desnuda, la actriz se coloca un corsé de cintas de cuero que mandaron hacer especialmente), pero sobre todo por la necesidad de amar a Diego Rivera.

Nueva temporada

En su segunda temporada, la obra logró un gran éxito de público y de crítica, atrayendo a varias personalidades del mundo de la cultura al pequeño e intimista teatro de Copacabana donde se exhibe.

"Rose y yo nos pusimos a trabajar en un guión y pasamos seis meses de repeticiones y ensayos. Incluso hicimos un viaje de una semana a México para visitar la Casa Azul de Frida. Fue una experiencia fundamental para la obra", explica el director Luiz Antonio Rocha, quien señala que se inspiró en el diario de la artista para escribir el texto.

La atracción de Frida en el público brasileño es tal que, al concluir la sesión, director y monologuista atienden a las preguntas de los espectadores.

"Mucha gente cree que Frida no es conocida en Brasil, pero no creo que sea así. Viene mucha gente que conoce muy bien sus detalles y discute algunos aspectos de la obra. Creo que es un personaje muy cautivador por su profundidad. Incluso hoy estaría adelantada a nuestro tiempo", señala Germano.

Esta fascinación por la pintora mexicana nacida en Coyoacán en 1907 se percibe en el hecho que, en realidad, son dos las obras de teatro que se interpretan actualmente en Río de Janeiro sobre la actriz, aunque la otra -"Frida y Diego"- aborda más la relación íntima entre el matrimonio.

La pieza interpretada por Germano se estrenará en otros estados de Brasil y, según la actriz, uno de sus sueños sería llevarla a México, país que describe como un "gran centro de misticismo. Sería un homenaje fantástico a Frida", indica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios