14 de Diciembre de 2017

Entretenimiento

Ser madre, el mejor regalo para Angélica Vale

Con gran emoción, la actriz espera la época de adviento para estar con sus seres queridos.

Este año Angélica Vale inició una nueva etapa en su vida. (Agencia Reforma)
Este año Angélica Vale inició una nueva etapa en su vida. (Agencia Reforma)
Compartir en Facebook Ser madre, el mejor regalo para Angélica ValeCompartir en Twiiter Ser madre, el mejor regalo para Angélica Vale

Cirze Tinajero/Agencia Reforma
MÉXICO, DF.- Sin duda alguna, este ha sido un año lleno de nuevas experiencias para Angélica Vale, pues no sólo debutó como mamá hace seis meses, sino que en estas fechas demostrará que es toda una experta en las fiestas decembrinas y que ella solita puede lucirse con la cena de Navidad.

Con gran emoción, la actriz espera la época de adviento para estar con sus seres queridos y en su momento abrir los típicos regalos, aunque ya no puede tener un mejor presente que el que recibió este año, su hija Angeliquita.

"Empezó una nueva etapa en mi vida, literal, porque llegó a mí una nueva esperanza, de verdad que estoy enamorada de mi hija.

"Y llegó en el momento justo, cuando estoy casada, tengo una familia hermosa. Siento que soy la única mamá que existe en la Tierra, estoy embobada con ella. Ha sido una gran experiencia, porque me ha tocado una nena hermosa que ni siquiera me desmañana", comparte la actriz en entrevista.

Para estas fiestas, la hija de Angélica María y Raúl Vale será la encargada de preparar los platillos para toda la familia de su marido, lo cual, a pesar de que la pone algo nerviosa, ya tiene más que planeado.

 

Navidad en Miami

"Nos la vamos a pasar en Miami, porque es más fácil que me mueva con mi mamá para allá, que mover a toda la familia de mi marido que son más de 30.

"Pero como anda mi suegra medio malona, mi marido ya me dijo que no me voy a escapar de cocinar. Me tocará hacer el pavo con todo y relleno, la ensalada de piña, la receta es de mi mamá, al igual que el pavo. Y hay una cosa que se llama pan de jamón, que es de herencia de mi papá, venezolana, que es una mezcla", detalla.

Y aunque la también comediante ya tiene el menú concreto, le faltará uno de sus platillos favoritos, los famosos romeritos.

"No hay en Estados Unidos, no existen, llevo cinco años sufriendo. Un día me puse a preguntar dónde conseguía romeritos, pero me llegaron 80 tuits diciéndome que son ilegales, y me di cuenta que pedir romeritos era como pedir marihuana", asegura, entre risas.

Al platicar con "La Vale" no se puede ignorar que en todo momento tiene una sonrisa y buen humor, lo cual se debe a que tiene un gran equilibrio tanto en lo personal como en lo profesional, asegura.

Con todo y su nuevo rol como mamá, no pudo permanecer mucho tiempo alejada de los escenarios, pues a unos meses de dar a luz regresó al teatro con Mentiras, El Musical, hace un par de semanas.

"Me moría de ganas de seguir chambeando, ha sido increíble, aunque ser mamá es la mejor labor, y no la cambio por nada, estar en el escenario es una parte importante en mí. Hay que buscar siempre el balance, no puedo jugar sólo a la casita, pues me faltaría algo", expresa.

Para este 2013 los deseos de Angélica son sencillos, aunque sabe que para cumplirlos sólo necesita esfuerzo y dedicación.

"Personalmente quiero seguir viendo crecer a mi hija, que sea feliz y que esté sana, eso es lo que me importa. Y profesionalmente lo que venga, quiero regresar a la televisión, no sé si sea con La Parodia, Parodiando o incluso una telenovela, no importa que sean ocho meses de grabaciones, pues me la traigo, hay que aprovechar que ella no está en la escuela, y que yo todavía me veo medio telenovelera, aunque obvio bajaré unos kilos", comenta.

Tiene abuela ejemplar

 

Aunque Angélica María adora a su nieta, trata de no consentirla, según Angélica Vale.

"Sí me hace caso, pues sabe que si le das a un bebé todo, mañana va a creer que se merece absolutamente todo, y quien va a sufrir es ese ser humano, no uno. Además, la vida no es fácil, no te da las cosas a manos llenas, hay que pelear, hay que luchar.

"Y desde chiquitos hay que enseñarles, así que hay que bajarle dos rayitas al consentimiento, que cuesta trabajo, pero sí, mamá si es buena abuela", afirmó Vale.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios