16 de Julio de 2018

Entretenimiento

Su único pecado fue enseñar el ombligo

La bailarina Yolanda Montez 'Tongolele' afirma que fue atacada por la Liga de la Decencia, que consideraba inapropiado su espectáculo.

La casa de 'Tongolele' está decorada con múltiples fotografías, que documenta su paso por Época de Oro del cine mexicano. (Agencias)
La casa de 'Tongolele' está decorada con múltiples fotografías, que documenta su paso por Época de Oro del cine mexicano. (Agencias)
Compartir en Facebook Su único pecado fue enseñar el ombligoCompartir en Twiiter Su único pecado fue enseñar el ombligo

Agencias
MÉXICO, D.F.- Desde Lady Gaga hasta Miley Cyrus, pasando por Beyonce y años antes Madonna, las cantantes pop dominan los escenarios con diminutos atuendos. Shakira, Jennifer López y Rihanna sobresalen por sus seductores bailes, que forman parte común de la escena del entretenimiento actual, según informó Associated Press.

Pero mucho antes que ellas estuvo Tongolele, quien con sus movimientos de cadera al son de los tambores cambió la escena nocturna en la Ciudad de México de mediados del siglo XX y se convirtió en un ícono del cine mexicano.

Mostrar el ombligo ante el público le valió ser atacada por la Liga de la Decencia, que consideraba inapropiado su espectáculo, pero nunca le avergonzó presentarse con sus pareos y pequeños atuendos.

"No revelaba nada, yo estaba tapada, yo no bailaba desnuda ... Lo único que descubrí era el ombligo. Estaba tapado lo más importante", dijo Tongolele a The Associated Press en una entrevista reciente en su casa en la colonia Condesa, uno de los barrios de moda en la Ciudad de México.

Aún octogenaria, la vedette se mantiene activa. Su más reciente participación fue en el musical "Perfume de Gardenias", en el que pudo hacer lo único que siempre le ha importado: la danza.

Así como ve con naturalidad su estilo de baile, su casa, de estilo art déco, es bastante normal, como la de cualquier abuela: tiene pinturas (algunas creadas por ella), sillones cómodos y lámparas de pie. Lo que delata su fabuloso pasado son los tambores africanos y caribeños que tiene repartidos por la sala, el comedor e incluso un baño, y las decenas de fotografías con personalidades.

En éstas puede vérsele con expresidentes como el mexicano Ernesto Zedillo, escritores como Octavio Paz, músicos como su amiga Celia Cruz y mujeres que competían con su belleza, como la actriz María Felix. En cada una de esas imágenes, la mayoría en blanco y negro, aparece ella con su inconfundible mechón de cabello blanco y en varias haciendo gala de su imponente físico.

Su más reciente participación fue en el musical "Perfume de Gardenias", en el que pudo hacer lo único que siempre le ha importado: la danza

"Nunca pensé, `yo quiero ser famosa'. Yo nada más quería bailar", dijo. "Ni me daba cuenta que ya de pronto era estrella del show. ni sabía que yo tenía éxito, nada más estaba feliz bailando", expresó luciendo una imagen de chica pin-up que parece haber sido inmune al paso del tiempo, pues luce a la perfección ojos y cejas cuidadosamente pintados, labios en un encendido rojo, uñas a juego y una blusa de animal print con pantalones negros y cinturón elástico que definía su cintura.

Nacida en Estados Unidos, en el estado de Washington, su nombre verdadero es Yolanda Ivonne Montes Farrington. A los 15 años, mientras vivía en California, fue a una agencia de artistas en San Francisco y ese mismo día le ofrecieron trabajo como bailarina. "Nací sabiendo que iba a bailar", dijo.

A los pocos meses llegó a presentarse en México, en Tijuana y en Mérida, y de ahí arribó a la capital, donde su jefa, que según recuerda se sentía algo celosa de ella, la obligó a usar un nombre artístico.

Montes pensó en algo tahitiano o hawaiano. Le presentó varias opciones a los bongoseros que la acompañaban y ellos inmediatamente eligieron Tongolele. A la larga a la jefa no le debió gustar el cambio, pues el mote, aunado a sus habilidades en la pista y su imponente belleza rematada con unos ojos felinos que cambian de color entre azul, verde y violeta, hicieron que su éxito se disparara. Fue contratada en los principales teatros de la capital, pero ella se mantenía ajena a ese éxito.

"Yo no pienso en nada ni en el público, yo pienso nada más que me estoy divirtiendo porque como no tengo rutinas. esa libertad me divierte, porque todos los días puede ser algo diferente, no hay, `uno, dos, tres'; yo no puedo bailar de rutina".

Fue sólo cuestión de tiempo para que su fama se ampliara al cine, y una vez en la industria bastaron solo dos películas ("Nocturno de amor" y "La mujer de otro") para que su nombre llegara al título de un filme de la Época de Oro del cine mexicano: "Han matado a Tongolele". Tras esto participó en la paradigmática "El rey del barrio" con Tin Tan y en el clásico "Había una vez un marido", con Pedro Infante.

"Estaba haciendo a veces cine, teatro, cabaret, todo junto. No sé cómo lo hice, quizá por ser muy joven y saludable", dijo Tongolele, quien lleva una dieta con la mayor diligencia, no fuma ni toma, sólo "de vez en cuando un tequila chiquito que me dura toda la noche".

"Siempre he hecho ejercicio así que me conservo más o menos", agrega con modestia pese a que a sus 82 años su cuerpo sigue luciendo envidiable.

Entre los actores con los que trabajó, dijo que Infante era guapísimo al igual que Arturo de Córdoba. Pedro Armendáriz era "lindo, si hubiera podido me caso con él", expresó, pero el más divertido era Tin Tan.

"Siempre estaba haciendo bromas, llegaba a veces encendido, tomaba mucho, o algo, y era divertido trabajar con él porque era Tin Tan del cine igual que en la vida normal, era loco", señaló con una sonrisa. "(Yo) heredaba muchos de sus choferes porque no querían trabajar más con él, decían, `¡no, está loco!'".

Su carrera la llevó a vivir un año en Argentina, otro en Chile y tres en Cuba, pero mantuvo su residencia fija en México.

"Desde que vine a México estaba enamorada de todo el colorido de México, decía, `el país de colores'", dijo. "Es hermoso".

De todos los países por los que pasó, el más extraño fue Finlandia, porque la barrera del idioma era muy grande y no entendía si le gustaba a la gente, y entre el público más memorable que tuvo cuenta que alguna vez llenó un cabaret de gitanos en Los Ángeles.

"Los gitanos de todo el mundo me quieren", dijo Tongolele, quien a su vez es admiradora de la bailaora flamenca Carmen Amaya. "Ellos bailan lo que sienten, igual que yo. hay que bailar libre, pero hay que tener el oído para hacerlo".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios