19 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

Hacer cine es ahora cosa de nómadas

El surgimiento de nuevas mecas del cine alrededor del mundo está propiciando que los artistas se vuelvan errantes.

Raffael Dickreuter, un artista independiente de previsualización de 32 años, nacido en Suiza, trabaja en su estudio en West Hollywood, California. (Agencias)
Raffael Dickreuter, un artista independiente de previsualización de 32 años, nacido en Suiza, trabaja en su estudio en West Hollywood, California. (Agencias)
Compartir en Facebook Hacer cine es ahora cosa de nómadasCompartir en Twiiter Hacer cine es ahora cosa de nómadas

Agencias
LOS ANGELES, Ca.- Aun cuando los nuevos centros cinematográficos diseminan la riqueza de Hollywood alrededor del mundo, el estímulo para las economías locales le está pasando factura a los especialistas que deben ir detrás del trabajo. Al migrar las producciones de cine de lugar en lugar, las amistades quedan atrás y hacer familia puede resultar difícil.

Pero la vida puede ser emocionante para una clase altamente habilidosa de aventureros, aquellos que no están reacios a vivir en cuartos de hotel pagados, comer en restaurantes y vivir en el extranjero. Sólo pregúntenle a Hiroshi Mori, un artista de previsualización de 49 años cuyo trabajo de escenografía digital se ha usado en películas como "The Avengers" ("Los Vengadores") y "Men in Black 3" ("Hombres de negro 3"). En los últimos años, el nativo de Hawai ha trabajado en Sídney, Nueva York y Albuquerque, Nuevo México, sin mencionar Los Ángeles, casa de su compañía The Third Floor.

"Si eres soltero, puede ser un estilo de vida genial. Te ponen en un hotel. La producción paga por todo. Es divertido, maravilloso", dice. "A algunas personas les encanta viajar y a otras no por motivos muy prácticos. Pero esa es la realidad del negocio ahora".

Aún así, publica AP, la incertidumbre inherente al trabajo de cine está compuesta de mudanzas a otras ciudades, países o continentes cada tantos meses o años.

"Un día te dicen que viajes a Londres o Hawai o cualquier otro lado, y todo de pronto; una semana después, todo ha cambiado", dice Raffael Dickreuter, un artista independiente de previsualización, de 32 años, que nació en Suiza y vive en West Hollywood, California. "No puedes creer nada hasta que suceda".

El blog VFX Soldier se ha convertido en un foro para ventilar las frustraciones de los trabajadores de cine sobre el caos ocasionado por las locaciones alrededor del globo, que compiten ofreciendo incentivos tributarios. "Estamos cansados del ciclo de desplazamiento", dice Daniel Lay, director de efectos especiales de tela y cabello de 33 años, quien dirige el blog. "La idea de que está creando una industria sostenible no es cierta".

Estresante

Exacerba el estrés un sistema que contrata a los que piden menos dinero. Eso puede obligar a las casas de efectos a absorber el costo de los cambios y ejercer una mayor presión sobre los trabajadores. Las bancarrotas de alto perfil, incluyendo la de la casa de "Life of Pi" ("Una aventura extraordinaria") Rhythm & Hues Studios Inc. en febrero, apuntan a un sistema errado.

Jeffrey Okun, director del grupo profesional Visual Effects Society con sede en Sherman Oaks, California, dice que su meta es ayudar a miembros a "vivir en casa y tener un empleo remunerado y una carrera próspera", dice. "Pero algunos de estos factores simplemente están fuera de nuestro control".

Viajar extensamente o renunciar fue una decisión a la que se enfrentó Tim Bowman. El trabajo del compositor de imágenes de 42 años, juntando imágenes de la vida real con fondos generados por computadora, aparece en filmes como "Los juegos del hambre" y "Gravity" ("Gravedad").

Se mudó de Filadelfia a Adelaide, Australia, hace dos años para aprovechar los créditos tributarios. Pero el trabajo se acabó en mayo, cuando un caprichoso dólar australiano hizo que las exenciones fueran menos atractivas.

Bowman pudo haber buscado trabajo en la cercana Nueva Zelanda - posiblemente en "El Hobbit" - o llevado a su esposa y su hijo de 15 meses a Singapur o a Vancouver.

En vez, se mudó a Charlotte, Carolina del Norte, cerca de los padres de su esposa.

"El trabajo es increíble y he conocido a mucha gente maravillosa. Pero el modo en que se mueve la industria es brutal. No sé cómo alguien pueda tener una vida de verdad de este modo", dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios