19 de Septiembre de 2018

Entretenimiento

Vallenato colombiano, patrimonio de la humanidad

Esta acción representa una oportunidad para que el mundo promueva el aporte de este ritmo al diálogo intergeneracional.

La Unesco declaró como patrimonio inmaterial de la humanidad al vallenato colombiano. En la imagen, el cantante colombiano Carlos Vives, acompañado por el acordeonista Egidio Cuadrado.- (AP)
La Unesco declaró como patrimonio inmaterial de la humanidad al vallenato colombiano. En la imagen, el cantante colombiano Carlos Vives, acompañado por el acordeonista Egidio Cuadrado.- (AP)
Compartir en Facebook Vallenato colombiano, patrimonio de la humanidadCompartir en Twiiter Vallenato colombiano, patrimonio de la humanidad

Agencias
BOGOTA, Colombia.-  La Unesco declaró como patrimonio inmaterial de la humanidad al vallenato colombiano, género de grandes exponentes como Rafael Escalona, Leandro Díaz y Emiliano Zuleta Baquero y que en años recientes ayudara a internacionalizar el astro Carlos Vives.

"El vallenato, música tradicional del Magdalena Grande, Colombia, inscrito en lista de salvaguardia urgente del patrimonio inmaterial. Bravo!", escribió la Unesco en su cuenta oficial de Twitter el martes.

El acontecimiento fue exaltado de inmediato por el presidente Juan Manuel Santos, quien sostuvo en la misma red de micro-blogueo que la decisión de la organización respecto a este ritmo colombiano es "una acción para preservarlo para siempre".

La determinación fue tomada en Windhoek, Namibia, anotó el Ministerio de Cultura colombiano.

"Este reconocimiento representa una oportunidad para que el mundo promueva el aporte del vallenato al fortalecimiento del diálogo intergeneracional y el respeto por las matrices melódicas de una música que se construye a partir de la realidad y la cotidianidad, y para que apoye las acciones para hacer frente a las amenazas que aquejan la música del vallenato tradicional", indicó Alberto Escovar, director de Patrimonio del Ministerio de Cultura.

El vallenato, al decir del Ministerio, es un género musical autóctono de la Costa Caribe colombiana con epicentro en la antigua provincia de Padilla (actuales sur de La Guajira, norte del Cesar y oriente del Magdalena) y en la región sabanera de los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba.

Fusión de la cultura colombiana

De acuerdo con la Unesco, "es un género musical tradicional surgido de la fusión de expresiones culturales del norte de Colombia: canciones de los vaqueros del Magdalena Grande, cantos de los esclavos africanos y ritmos de danzas tradicionales de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta".

El antropólogo Sebastián Londoño comentó por teléfono a The Associated Press que "lo que se buscó (en la Unesco) fue un proceso de salvaguardia y que los nuevos compositores y músicos se interesen también por componer y retomar el poema y el amor, que son las raíces del vallenato tradicional y volverlo a sacar a la luz".

En su concepto, con la modernización del vallenato "se ha perdido un poco el interés de esos compositores por volver a las matrices tradicionales, que tienen unos contenidos patrimoniales inmateriales enormes".

En tanto, el maestro Santander Durán Escalona, sobrino de Rafael Escalona, comentó a la AP que la decisión de la Unesco es el reconocimiento para los juglares que desde hace más de 300 años han trabajado en el vallenato.

"Es un reconocimiento a esta gente", dijo.

También hizo hincapié en que hay muchos músicos populares en los campos de la Costa Caribe "sin estar pendientes de si les graban o no una canción".

Para el juglar de 71 años la comercialización del vallenato ha sido un elemento funesto para la música de los acordeones.

"Las empresas discográficas manejan las cosas desde el punto de vista comercial, por sus intereses, porque tienen dinero para hacerlo. Entonces está en peligro la manifestación cultural más conocida de Colombia desde el punto de vista musical", añadió Durán, quien denunció que es común que a juglares que le han dedicado la vida al vallenato no se les reconozca el trabajo y se les niegue el ingreso a los estudios de grabación.

Según expertos, tres de los más grandes intérpretes del vallenato son Rafael Escalona, Leandro Díaz y Emiliano Zuleta Baquero.

Escalona fue inmortalizado por el Nobel colombiano Gabriel García Márquez en su obra cumbre "Cien años de soledad".

Márquez y el vallenato

"En el último salón abierto del desmantelado barrio de tolerancia un conjunto de acordeones tocaba los cantos de Rafael Escalona, el sobrino del obispo, heredero de los secretos de Francisco el Hombre", escribió García Márquez.

Leandro Díaz, que nació, vivió y murió ciego, también hizo parte de la obra literaria del escritor. En la novela "El amor en los tiempos del cólera", el creador de Macondo destaca en un epígrafe algo que compuso Díaz: "En adelanto van estos lugares: ya tienen su diosa coronada".

Alguna vez García Márquez dijo que "Cien años de soledad" era un vallenato de 400 páginas.

En 1993 el cantante colombiano Carlos Vives llevó el vallenato al exterior con sus "Clásicos de la Provincia" y, de paso, sacó del ostracismo a los viejos compositores.

Vives por ejemplo hizo que el mundo conociera la canción "La gota fría", compuesta por Zuleta Baquero.

"Me lleva él o me lo llevo yo/pa' que se acabe la vaina/Ay Morales a mí no me lleva/porque no me da la gana/Moralito a mí no me lleva/porque no me da la gana/Que cultura, que cultura va a tener/un indio chumeca como Lorenzo Morales/que cultura va a tener si nació en los cardonales/Morales mienta mi mama/solamente pa' ofender/para que él también se ofenda/ahora le miento la de él", dice parte de la canción.

En la jornada, Vives dijo estar feliz por el reconocimiento de la Unesco y opinó que en adelante el vallenato será más conocido "porque los juglares se proyectarán a nivel mundial".

(Con información de The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios