17 de Noviembre de 2018

México

Estos son los mitos y verdades del Grito de Independencia

Aunque no lo creas, un extranjero fue el primero en dar un discurso el 15 de septiembre.

En 1896 se trasladó la campana de Dolores a Palacio Nacional lugar donde el presidente encabeza la celebración. (Unión)
En 1896 se trasladó la campana de Dolores a Palacio Nacional lugar donde el presidente encabeza la celebración. (Unión)
Compartir en Facebook Estos son los mitos y verdades del Grito de IndependenciaCompartir en Twiiter Estos son los mitos y verdades del Grito de Independencia

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El histórico 16 de septiembre de 1810, en la plaza principal, ubicada frente a la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores,  el cura Miguel Hidalgo llamó al pueblo mexicano a levantarse en armas contra del gobierno español.

De acuerdo a Wikiméxico, este episodio es considerado el inicio de la lucha de Independencia de México y es el origen de una de las ceremonias más arraigadas en los mexicanos: el festejo del Grito de Dolores.

Aunque Hidalgo realizó el llamado a las armas el 16 de septiembre, la ceremonia del Grito de Independencia se realiza la noche del 15.

También te puede interesar: Presupuesto 2019 podría superar los 5.6 billones de pesos

Uno de los mitos más populares es que el Grito se da el 15, debido a que Porfirio Díaz lo cambió aprovechando que su cumpleaños era el 15 de septiembre.

Sin embargo, esta creencia es falsa, desde que se celebra oficialmente el inicio de la Independencia, los festejos se realizan los días 15 y 16.

Inicialmente la celebración tenía lugar en la Alameda, debido a su extensión y a que podía reunirse una mayor cantidad de gente. 

El 15 de septiembre por la noche se realizaba una serenata en la Plaza Mayor y el 16 había salvas de artillería, campaneo general, ceremonia en la Catedral y paseo cívico. 

A mediados del siglo XIX, inició la costumbre de que a las 11 de la noche del 15 de septiembre, tronaran salvas y artillería, las campanas repicaran y bandas de música recorrieran la ciudad, para que todos conmemoraran el Grito de Independencia. 

El gobernante que por vez primera utilizó el discurso y las oraciones para recordar el inicio de la independencia y salió a un balcón para dirigirse a la gente increíblemente fue Maximiliano de Habsburgo

El emperador entró a la ciudad de México en junio de 1864 y en septiembre viajó al pueblo de Dolores. A las diez de la noche del 15 visitó la casa de Hidalgo y una hora más tarde, desde un balcón, leyó un discurso donde elogiaba la figura del Padre de la Patria y llamó a todos los mexicanos a la unión y a la paz. 

Durante el gobierno de Porfirio Díaz se continuó con la costumbre establecida, aunque sustituyó los discursos por una breve arenga al pueblo, desde el balcón central del Palacio Nacional, y la verbena popular inició a organizarse en la Plaza Mayor de la ciudad de México. 

En 1896 se trasladó la campana de Dolores a Palacio Nacional y eso convirtió a la fiesta del Zócalo en un emblema.

En 1910, al cumplirse 100 años del inicio de la independencia, Porfirio Díaz gritó desde el balcón central de Palacio Nacional: ""Mexicanos: ¡Viva la república!, ¡viva la libertad!, ¡viva la independencia!, ¡vivan los héroes de la patria! y ¡viva el pueblo mexicano!"".

Curiosamente, al momento de tocar la campana, no sonó. Algunos partidarios de Madero, que se encontraba preso luego del fraude electoral de junio de 1910, lograron ponerle un trapo al badajo de la campana, aunque se corrigió en el momento y se logró seguir con el festejo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios