‘Señor Presidente, no sea negligente’, le dijo una madre a AMLO. Murió su hijo con cáncer.

Alexis, de 3 años, tenía leucemia y padeció el desabasto de fármacos durante meses.
|
Hace cuatro meses Alexis y su madre estuvieron en una protesta, con el mensaje: "Señor Presidente, no sea negligente".  (Foto: Reforma).
Hace cuatro meses Alexis y su madre estuvieron en una protesta, con el mensaje: "Señor Presidente, no sea negligente". (Foto: Reforma).

Imelda Robles

Monterrey.- Apenas el pasado 25 de octubre, Alexis, de sólo 3 años, estuvo en una protesta pacífica frente a Palacio de Gobierno en la que su madre, Yamileth del Río, sostuvo una cartulina con el mensaje: "Señor Presidente, no sea negligente".

Ese día, padres de familia se manifestaban por el desabasto de medicamentos para quimioterapias de niños con cáncer en la Clínica 25 del IMSS.

Alexis, diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda el 30 de enero del 2019, cumpliría 4 años este próximo 10 de marzo, pero falleció el 19 de febrero tras casi un mes internado en la Clínica 25 por una recaída que lo dejó sin defensas, y luego contrajo neumonía. 

Su madre señaló que sufrió la falta de fármacos durante meses.

También te puede interesar: 'No hay desabasto de medicinas': Asegura el director del IMSS

"Desde el año pasado", dijo, "hemos estado batallando con diversos medicamentos.

"Me tocó batallar con metotrexato, vincristina y con L-asparaginasa... El desabasto todavía no se acaba. Llegan unos medicamentos, pero se acaban otros", añadió.

"Quiero pedir que ya el desabasto se acabe porque, la verdad, aunque mi niño partió por otras razones, la falta de medicamentos sí le afectó. Todo contribuye a final de cuentas. Eso contribuyó a que mi hijo recayera, a que mi hijo se atrasara en medicamentos".

En ocasiones, recordó, ni gasas ni electrólitos había en la clínica.

Dijo que está muy orgullosa de Alexis porque luchó hasta el final, y le pidió a las demás madres nunca darse por vencidas.

"Mi bebé era muy valiente, siempre sonreía", expresó.

"De hecho, muchas mamis lo conocen porque él era muy sonriente, cantaba mucho.

"Nunca me quedé con los brazos cruzados. Siempre busqué la manera, pedí ayuda, toqué de puerta en puerta, y eso es lo que me deja tranquila".