20 de Mayo de 2018

México

Salario mínimo de México ya perdió 70 % de valor

El aumento establecido para 2015 sólo alcanza para comprar un huevo, 10 tortillas o un bolillo.

El salario mínimo en México es insuficiente para comprar la canasta básica. La imagen es de contexto. (NTX)
El salario mínimo en México es insuficiente para comprar la canasta básica. La imagen es de contexto. (NTX)
Compartir en Facebook Salario mínimo de México ya perdió 70 % de valorCompartir en Twiiter Salario mínimo de México ya perdió 70 % de valor

Agencias
MÉXICO, DF.- ¿Qué artículos puedes comprar con un aumento a tu salario de 2.81 pesos en México?

Se puede escoger entre un bolillo, 10 tortillas o un huevo. También se podría emplear para cubrir el aumento que el pan de caja registró de octubre a noviembre, de 2.50 pesos.

Como informamos, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) dio a conocer el aumento general a los salarios para 2015, que será de 4.2 por ciento, lo que representa para la zona A, 2.81 pesos y para la zona B, 2.68 pesos.

En la quincena, el nuevo excedente será de 42.15 pesos, con los cuales no se alcanza a cubrir ningún rubro de la canasta básica, que para noviembre tuvo un costo de mil 743 pesos con 91 centavos.

Es decir, con el aumento, será necesario destinar el salario completo de más de 15 días, sin contar costos como pasajes y servicios, ya que a la quincena, faltan 692 pesos.

Los nuevos salarios mínimos legales que regirán a partir del primero de enero del año que está por comenzar.

El aumento a los mínimos se da luego de que tanto el Jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, como el Presidente Enrique Peña Nieto hicieran anuncios para desvincular esta prestación para fijar multas, y determinar su aumento por decreto.

Sin embargo, no establecieron los nuevos esquemas para fijar los incrementos salariales, ya que en los últimos 30 años el salario ha perdido 70 por ciento se su valor.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en su Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2014, estableció que el ingreso laboral per cápita real disminuyó 10.2 por ciento del primer trimestre del 2005 al tercer trimestre 2014, frente a la evolución del nivel general de precios (inflación).

Se congela el consumo

Para Ángel Iván Olvera, Director de la Carrera de la Licenciatura en Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, el incremento no sólo es insuficiente  sino que no va a impulsar la demanda de productos, lo que a su vez adelanta que 2015 será un año de mayores precios.

“No debemos quitar el dedo del renglón en el sentido de que si es necesario un incremento. Ya está demostrado por el Coneval que sin considerar pagos de servicios, transportes, las personas deben estar gastando al día 40 pesos y si consideras todos los servicios en lo que se gasta están pagando como 80 pesos diarios. Un salario que esté por debajo de esto envía la señal que las personas no están teniendo una vida digna”, dijo.

Respecto a los salarios mínimos profesionales, se acordó que el aumento sería en la misma proporción y las mismas áreas que la de los mínimos generales.

Insatisfacción en las familias

Para el maestro de la Universidad Iberoamericana, Abraham Vergara, por el ambiente de descontento social, este era un buen momento para establecer una cuota salarial más alta, que aunque las autoridades argumenten afectaciones a la clase empresarial, es momento de que ellos se ajusten y den al trabajador más oportunidades de crecimiento y desarrollo.

“Este salario que se le dice mínimo, no alcanza para nada. A una familia de cuatro personas no les alcanza para vivir. La Constitución Mexicana nos dice en el Artículo 123  que tenemos derecho a tener alimentación, diversión, salud, educación; yo no veo una familia de cuatro personas, viviendo con 70 pesos”, señaló el académico.

Añadió que un kilo de carne, de arroz o ir al cine es casi un día de salario mínimo; esto último refleja que los gastos de entretenimiento quedan totalmente fuera, lo que en corto plazo podría tener afectaciones ya no sólo en el ámbito económico, sino también psicológico, “en la familia se va generando una insatisfacción; si el dinero no alcanza para comer, menos para salir a divertirse.

Por ejemplo, se trata de gente que en su mayoría no tiene automóvil y gran parte de su ingreso se va al pago de transporte.

Si esa familia decide salir el domingo a un museo de entrada gratis, casi gasta un salario mínimo de pasaje”.

(Información de SinEmbargo)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios