13 de Diciembre de 2017

México

Del beso filial al erótico, todos son saludables

Besar a otra persona genera una sensación de bienestar general al liberar endorfinas, relacionadas con el placer o el éxtasis.

En cualquier época o cultura, el beso siempre ha representado un símbolo de alianza, solidaridad y afecto entre la gente. (Notimex)
En cualquier época o cultura, el beso siempre ha representado un símbolo de alianza, solidaridad y afecto entre la gente. (Notimex)
Compartir en Facebook Del beso filial al erótico, todos son saludablesCompartir en Twiiter Del beso filial al erótico, todos son saludables

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- Besar a otra persona produce cambios fisiológicos que generan una sensación de bienestar general al liberar endorfinas, relacionadas con el placer o el éxtasis, que refuerza a los sistemas inmunológico y nervioso, afirmó la psicóloga Herlinda Carrillo Alquiara, adscrita la Unidad de Salud Mental Clínica del Hospital Juárez de México (HJM).

Según información de Notimex, en un comunicado, la psicóloga sostuvo que el beso es un tipo de comunicación corporal no verbal, y besar a otra persona genera un efecto de tranquilidad, acercamiento o de apertura.

Al celebrarse ayer, el Día Internacional del Beso, destacó la importancia de esta manifestación que aproxima a las personas, contribuye a lograr una mejor relación con los demás y cumple con importantes funciones sociales.

De lo familiar a lo erótico

Indicó que hay diferentes tipos de besos: el filial, que fundamentalmente se dan los miembros de las familias; el de protocolo social, que se da en la mejilla, y que socialmente se ha extendido como un saludo amistoso.

El beso erógeno o erótico que tiende al cortejo, y que con una intención específica permite el acercamiento o la apertura hacia la otra persona.

Manifestó que el beso tiene tal importancia en la vida de la población, que “bien dado” puede dar inicio a una relación entre personas o a que ésta no ocurra.

También está el beso de sumisión a otra persona, como ocurría antaño, cuando se besaba la mano de los padres, abuelos y hasta al cura de pueblo, como símbolo de respeto o reconocimiento a su superioridad jerárquica.

Carrillo Alquiara mencionó que en cualquier época o cultura, el beso siempre ha representado un símbolo de alianza, solidaridad y afecto entre la gente, con un efecto apaciguador que permite iniciar y fortalecer las relaciones entre la pareja, la familia, las sociedades y los pueblos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios