22 de Septiembre de 2018

México

20 horas de pie por ver un segundo al Papa

Los voluntarios aceptados recibirán un entrenamiento especial del Estado Mayor Presidencial y los comités organizadores.

En la Universidad Vasco de Quiroga (UVQ), responsable de la logística de esta actividad en Morelia, se pinta un mural del Papa Francisco. Los voluntarios para la visita del Pontífice sostendrán la cuerda para el paso del convoy papal. (Erika Flores/Milenio)
En la Universidad Vasco de Quiroga (UVQ), responsable de la logística de esta actividad en Morelia, se pinta un mural del Papa Francisco. Los voluntarios para la visita del Pontífice sostendrán la cuerda para el paso del convoy papal. (Erika Flores/Milenio)
Compartir en Facebook 20 horas de pie por ver un segundo al PapaCompartir en Twiiter 20 horas de pie por ver un segundo al Papa

Érika Flores/Milenio
MÉXICO, D.F.- Para conformar la valla de 37 kilómetros que delimitará y protegerá la ruta papal en Morelia, Michoacán 22 mil jóvenes serán reclutados vía internet a través de la Universidad Vasco de Quiroga (UVQ), responsable de la logística de esta actividad.

Pese a que la escuela se encuentra en periodo vacacional el registro ya tiene un avance de poco más del diez por ciento. Y aunque estos jóvenes solo mirarán por segundos el paso de Francisco a bordo del Papamóvil, para ellos será una experiencia significativa; no solo por el evento en sí sino porque algunos de ellos revisan ya la encíclica papal que el Pontífice dio a conocer en septiembre pasado para la llegada del 2016 considerado Año de la Misericordia.

“Pensamos en jóvenes y adultos que puedan estar en la valla desde el día anterior a la medianoche, hasta que el Papa vaya de regreso al aeropuerto por la tarde”, explica Raúl Martínez Rubio, rector de la institución.

“Deben estar dispuestos a hacer el esfuerzo y sacrificio de sostener la cuerda, estamos invitando a personas de fe que quieran verlo pasar unos segundos que será cuando estén junto a él, pero también ofreciendo un servicio a los visitantes que lleguen”, dice.

Al mismo tiempo promete: “serán segundos inolvidables porque nunca antes había venido un Papa a Morelia”.

Es cierto. El único antecedente papal que existe en el municipio se encuentra en Altozano, la zona cinco estrellas localizada en la parte más alta de Morelia y que es el equivalente a Santa Fe en la Ciudad de México. Allí se encuentra el Boulevard Juan Pablo II en cuya glorieta se encuentra una estatua con la imagen del Santo Padre que nunca estuvo en el estado.

Emocionado y con la presión a cuestas, el rector Martínez cuenta con orgullo que él sí lo conoció. “Yo participé haciendo valla en Guadalajara en 1979 ¡Y esa emoción de verlo pasar un minuto es imborrable!”.

En aquella ocasión tenía veinte años y llenó su ficha de registro a mano. “¡Ese día yo solo pensaba que el papa me había visto a mí! Esa es mi satisfacción sin importar el número de horas en calle”.

Ahora, 36 años después, repetirá la experiencia desde otro ángulo, en la reunión privada que Francisco sostendrá en la catedral con rectores de universidades. Ansioso, espera la fecha en que conozca al jerarca católico a quien describe como un hombre de nuestro tiempo, con espíritu latinoamericano.

Cecilia Padilla y los hermanos Blanca y Juan Antonio Gutiérrez recibieron hace unos días un mail que confirmó su integración al equipo de vallas.

Los voluntarios deberán mantenerse alerta visualmente con el fin de detectar entre el público situaciones de riesgo

Obtuvieron el visto bueno del Estado Mayor Presidencial responsable de la seguridad papal; ellos son quienes verifican la veracidad de los datos ingresados en cada registro, tales como credencial del INE y CURP.

Por eso los tres jóvenes han comenzado a prepararse física y anímicamente para mantenerse en pie un promedio de veinte horas; incluso planean ya la ropa que usarán ese día, cómoda, térmica y ligera.

Blanca no es nueva en esto pues viajó a Guanajuato en 2012 para asistir a la misa que ofició Benedicto en el parque Bicentenario. Para Cecilia sí es la primera vez por lo que confía en escuchar un mensaje  importante a la sociedad.

El caso de Juan Antonio es diferente, pues relata que sus amigos no se encuentran muy convencidos de registrarse como él; opinan que sería una pérdida de tiempo en una visita que, adelantan, será onerosa.

El rector Martínez precisa que pueden inscribirse jóvenes de cualquier estado; además de los universitarios, fueron invitados los scouts y el grupo de 15 mil peregrinos guadalupanos que viaja cada año al Distrito Federal pues, de alguna forma, ellos ya están entrenados.

En los próximos días la UVQ realizará una campaña más intensa para concluir el reclutamiento de jóvenes; además cruzará datos con los 40 párrocos morelianos que tienen grupos juveniles para determinar cuántos de ellos han sido acreditados, aceptados y cuántos faltan.

Los aceptados recibirán un entrenamiento del EMP y comités organizadores; será piramidal, es decir, capacitarán a un grupo representativo que a su vez deberá bajará la información al resto de sus compañeros.

Su aprendizaje no consistirá solamente en saber cómo cargar 37 mil metros de cuerda; sino también mantenerse alerta visualmente con el fin de detectar entre el público situaciones de riesgo, como personas que pudieran alterar el orden o bien, enfermos.

Se planea que un integrante de valla se ubique cada dos metros; estarán identificados por una playera y en caso de cansancio, contarán con pequeños grupos de reemplazo.

La cuerda a usar podría ser la misma de los eventos que Francisco tiene agendados en Ecatepec, Estado de México, dos días antes. No obstante hay un plan B para prevenir retrasos logísticos en caso de que ésta no sea trasladada a tiempo, como comprarla o fabricarla en Morelia y su zona conurbada.

El recuerdo...

Aunque Francisco no tiene en su agenda visitar la UVQ, los alumnos, personal docente y directivos tendrán un recuerdo suyo.

Es el mural que pinta el profesor Ricardo Reynoso; mide en promedio cinco metros por cinco y es un retrato de Francisco en plena carcajada.

“Expresa todo lo que es él”, justifica su creador. Inicialmente el mural tendría otro concepto, pero en noviembre se cambió de parecer. Ahora detrás del pontífice, se apreciará una vista panorámica de Morelia  acompañada de símbolos relacionados con la ciencia, arte y tecnología porque, dice Reynoso, son algunas de las cosas que gustan al titular de la iglesia.

Con un mandil salpicado de colores y esponja o pincel en mano, el pintor cuenta que lo que más trabajo le ha costado es perfeccionar la expresión de Francisco, particularmente ese fruncido de entrecejo que hace al reír.

“Me acerco, hago el detalle y luego me alejo para encontrar las diferencias; es algo cansado. Espero terminarlo en los ratos libres que me deja la docencia. No es mi intención firmarlo y después enviárselo por foto. No creo que él lo vea, aunque igual y sí le llega una imagen”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios