17 de Noviembre de 2018

México

Se preparan para luchar contra el diablo

Inició el décimo Congreso de Exorcistas y Auxiliares de Sanación para sacerdotes y laicos que atienden supuestas posesiones o influencias demoniacas.

Se debe “distinguir entre una simple enfermedad y la influencia extraordinaria del demonio, según el padre Pedro Eucebio. (Archivo SIPSE)
Se debe “distinguir entre una simple enfermedad y la influencia extraordinaria del demonio, según el padre Pedro Eucebio. (Archivo SIPSE)
Compartir en Facebook Se preparan para luchar contra el diabloCompartir en Twiiter Se preparan para luchar contra el diablo

Milenio
MÉXICO, D.F.- En la Arquidiócesis de México inició el décimo Congreso de Exorcistas y Auxiliares de Sanación, en el que se capacita a sacerdotes y laicos con los criterios de discernimiento para atender de primera instancia a feligreses que, con reales o supuestas posesiones o influencias demoniacas, buscan ayuda y consuelo.

El presbítero Pedro Eusebio Mendoza, coordinador del evento, inició comentando por qué este tema es tan delicado y exige prudencia en el discernimiento para la realización de un exorcismo mayor, pues se debe “distinguir entre una simple enfermedad y la influencia extraordinaria del demonio, para lo cual, a veces, en los casos más dudosos se requiere el auxilio de las ciencias de medicina y psiquiatría.

Los congresistas estarán reunidos hasta el próximo viernes y escucharán a especialistas como el religioso Paolo Carlin, quien expondrá temas como “El Diablo, realidad o superstición”, “El Maligno, fuente de todo mal, “El Magisterio de la Iglesia y el ritual del exorcismo” y “Las medicinas alternativas y la acción diabólica”.

El religioso François Marie Dermine expondrá la fenomenología de la presencia diabólica y su discernimiento, así como riesgos y errores relativos al exorcismo, entre los que destaca interrogar al demonio.

Cursos y el rito

En los últimos años, las universidades pontificias de Roma han sido sede de varios cursos para aspirantes a exorcistas en torno al rito, actualizado en 1998 y contenido en un pequeño libro rojo empastado en cuero. 

El rito es relativamente breve y consiste en bendiciones con agua bendita, oraciones y un interrogatorio al diablo en el que el exorcista exige saber el nombre del demonio y cuándo saldrá de la persona a la que posee.

Sólo un sacerdote autorizado por un obispo puede efectuar un exorcismo, y el derecho canónico especifica que el exorcista debe estar "dotado de piedad, conocimiento, prudencia e integridad".

Aunque la Iglesia enseña que el diablo sí existe, la Santa Sede exhorta a la prudencia, en especial para asegurarse de que la persona afligida no esté simplemente postrada por una enfermedad psicológica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios