15 de Diciembre de 2017

México

Apuestan automotrices chinas por el mercado mexicano

El propósito de las empresas es cambiar la mala imagen que dejó FAW en el país, hace unos años.

Uno de sus modelos más vendidos de BAIC, es el D20, que cuesta 195 mil 900 pesos. (Foto: Contexto/Internet)
Uno de sus modelos más vendidos de BAIC, es el D20, que cuesta 195 mil 900 pesos. (Foto: Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Apuestan automotrices chinas por el mercado mexicanoCompartir en Twiiter Apuestan automotrices chinas por el mercado mexicano

Agencia
Ciudad de México.- Seguro recuerdas a los autos chinos de la marca FAW, los trajo a México Grupo Salinas en 2007. Sin embargo, ante los bajos niveles de seguridad que ofrecían y la decadencia del mercado mexicano por la crisis global, dejaron de comercializarse en 2009 y más de 5 mil personas se quedaron sin refacciones.

A ocho años de distancia, México registra la llegada de una oleada de marcas del país asiático que tienen el reto de cambiar la mala imagen que dejó FAW y que buscarán convertirse en jugadores importantes en el mercado, de acuerdo con información del portal El Financiero.

También te puede interesar: Los autos más robados en México son...

A inicios de este mes, Great Wall Motors, empresa automotriz de China, manifestó ante los gobiernos de Nuevo León y San Luís Potosí su interés de colocar una planta ensambladora en México, con lo que se sumaría a otras empresas del país asiático como BAIC y JAC, que ya se expanden en ‘suelo azteca’.

Especialistas refieren que estas marcas chinas están interesadas en una internacionalización de sus productos y que México está en su radar como uno de los mercados más fuertes de América Latina.

Entre 2013 y 2016 el volumen de ventas de autos nuevos en México registró niveles históricos y una tasa de crecimiento promedio de 13 por ciento, muy por encima del 3 por ciento observado en el resto del mundo.

“Veo absolutamente viable a México para nuevas inversiones (chinas)”, dijo en conferencia de presencia reciente Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Brais Alvarez Gallardo, analista de la práctica automotriz de J.D. Power México, explicó que el interés de las armadoras de ese país tiene que ver con el crecimiento exponencial que muestra el mercado ‘azteca’ en la colocación de coches. “Estas empresas son fuertes competidores en China, no dudo que conozcan las características del mercado (mexicano) y que no exista un segmento que no puedan abordar”, agregó.

El incremento de la venta de autos chinos en México ha sido relevante en los últimos 18 meses. Información de la Secretaría de Economía muestra que durante 2016 se importaron 10 mil 443 vehículos del país asiático, un aumento de 21.7 por ciento comparado con un año antes.

Se trata de la variación porcentual más grande de los últimos cuatro años, y supera el avance promedio de la importación total de coches, que es 8 por ciento. Con ello, China escaló de la posición 16 a la 14 entre los países que más colocan autos en México.

Tan sólo en enero de 2017 el número de vehículos chinos que entraron a México alcanzó las 2 mil 538 unidades, seis veces más que en igual mes del año pasado.

Expertos refieren que la mayor llegada de dichos autos tiene que ver con la creciente demanda del público mexicano, pues encuentran en ellos un atractivo tecnológico a un precio accesible.

Los más vendidos

BAIC fue la primera marca china en tomar el reto de superar la mala imagen que dejó FAW y entró a México en junio de 2016.

Jimena Saenz, directora de Grupo Picacho, empresa que trajo a BAIC a México, reportó a autoridades portuarias de Lázaro Cárdenas, Michoacán, que en los últimos 12 meses (terminados en marzo), ingresó mil 17 coches para vender en México.

Uno de sus modelos más vendidos es el D20, que cuesta 195 mil 900 pesos, con dos bolsas de aire y un rendimiento de 17.4 kilómetros por litro de gasolina. Es la competencia directa de Nissan March, que en su versión básica ofrece un rendimiento de 17.7 kilómetros por litro de combustible y un costo de 139 mil 200 pesos de contado.

La marca de china, que busca vender 3 mil autos al año, da cinco años de garantía o 100 mil kilómetros, mientras que el promedio de la industria es de tres años. En el segmento destacan KIA con garantía de siete años y Hyundai de cinco años.

JAC tuvo una estrategia diferente: mandar las autopartes a su socio en México, Giant Motors, el cual las ensambla en su planta de Hidalgo, para después vender los autos en el país.

Elías Massri, presidente de Giant Motors, dijo que alistan la apertura de 5 nuevas agencias este año, para vender 10 mil coches en el próximo lustro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios