16 de Octubre de 2018

México

El sueño de Javier Duarte: un retiro entre pinos y caballos

Alcaldes de la oposición aseguran el gobernador de Veracruz es el dueño de el que el rancho Las Mesas.

El rancho está conformado por un lienzo y caballerizas soterradas para no obstaculizar el paisaje. Una alargada casa divide estos dos espacios.(animalpolitico.com)
El rancho está conformado por un lienzo y caballerizas soterradas para no obstaculizar el paisaje. Una alargada casa divide estos dos espacios.(animalpolitico.com)
Compartir en Facebook El sueño de Javier Duarte: un retiro entre pinos y caballosCompartir en Twiiter El sueño de Javier Duarte: un retiro entre pinos y caballos

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- Javier Duarte soñó con un retiro tranquilo entre pinos y caballos. El gobernador de Veracruz iba a terminar su Gobierno el próximo 30 de noviembre, entregaría el cargo y se alejaría de los reflectores. Para esto había elegido un bucólico paraje en Valle de Bravo. 

En esa región boscosa del Estado de México, Duarte presuntamente mandó a construir un lujoso rancho donde pasaría el tiempo acompañado de equinos. Las cosas, sin embargo, no salieron como lo planeaba. 

El exmandatario, expulsado por el PRI, se encuentra prófugo desde el 20 de octubre, cuando la Fiscalía general giró una orden de aprehensión por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El diario Reforma publicó este lunes que el rancho Las Mesas, a dos horas de la Ciudad de México, fue encargado por Duarte al despacho CC Arquitectos. Manuel Cervantes presumió el proyecto el año pasado en Nueva York al ser reconocido como voz emergente por la Liga de Arquitectura de esa ciudad. 

“Era una petición extraña porque la gente pide establos lejanos a las casas, pero el cliente quería tener un contacto especial con los animales”, dijo Cervantes en marzo de 2015.

El vistoso diseño de Cervantes, un arquitecto galardonado con el premio Luis Barragán hace tres años, se basa en acabados de madera cruda y piedra, materiales extraídos de la región. 

"Quise usar la madera como lo hacen los japoneses, sin estructuras metálicas que la soportan”, dijo frente a sus colegas neoyorquinos. 

El rancho está conformado por un lienzo y caballerizas soterradas para no obstaculizar el paisaje. Una alargada casa divide estos dos espacios.

De acuerdo con información de la Procuraduría General de la República (PGR), el rancho está valuado en 223 millones de pesos, esto incluyendo el monto de la adquisición y de la remodelación de sus instalaciones.

Alcaldes de la oposición han dicho a Reforma que el rancho es propiedad de Duarte y que fue construido con recursos públicos. EL PAÍS intentó contactar a Cervantes. En su despacho, sin embargo, dijeron que no existía ninguna posibilidad de que el arquitecto respondiera a la petición de entrevista.

Cervantes ya había trabajado en Veracruz durante el Gobierno de Duarte. En abril de 2013, el mismo año en que se concluían los trabajos del rancho, el gobernador anunció una reforma al mercado de Córdoba, la ciudad en la que creció. El encargado del anteproyecto era Manuel Cervantes. La construcción del mercado, no obstante, no se llevó a cabo porque el color de la alcaldía cambió del PRI al PAN.

De confirmarse la propiedad del rancho, Las Mesas se sumaría a una larga lista de terrenos y casas que Javier Duarte compró mientras estaba en el poder. 

Animal Político reveló la semana pasada que una trama de corrupción conformada por el exgobernador le permitió adquirir entre 2012 y 2013 al menos 19 propiedades en Miami. La investigación reveló que la trama pudo haber gastado mil millones de pesos en propiedades (53 millones de dólares).

Los alcaldes toman el Palacio de Gobierno

El Palacio de Gobierno de Veracruz lleva tomado por unos 50 alcaldes desde el viernes. Los presidentes municipales, en su mayoría de partidos de oposición, entraron a la fuerza al edificio hace cuatro días para exigir el pago de deudas que el Gobierno del Estado tiene con sus municipios. 

Los regidores creen que la Administración de Duarte, ahora en manos del mandatario interino Flavino Ríos, adeuda seis mil millones de pesos (318 millones de dólares).

El gobernador Ríos ha admitido las deudas, pero no coincide en el monto que exigen los ediles.

 Su Gobierno reconoce un adeudo de tres mil millones, pero también ha sido honesto con las posibilidades financieras heredadas por Duarte. Ríos y su secretario de Finanzas, Antonio Gómez, han dicho que esperan a que el Gobierno federal pague 11 mil millones de pesos solicitados hace once días para enviar una parte a las arcas municipales. De lo contrario, no cuentan con dinero suficiente. 

Este lunes un centenar de alcaldes, la mayoría del PRI, el partido que gobierna la entidad, se reunió con el gobernador Ríos para tratar de llegar a un acuerdo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios