17 de Octubre de 2018

México

'Se escuchó un estruendo y comenzó a desaparecer el río'

Gigantescos sorbos de agua se esfumaron en 48 horas, dejando a 50 mil personas sin el líquido. Podría deberse a una fractura geológica.

Protección Civil de Veracruz anunció que ya se investiga el hecho de que el río  Atoyac se haya quedado sin agua. (twitter.com/spcver)
Protección Civil de Veracruz anunció que ya se investiga el hecho de que el río Atoyac se haya quedado sin agua. (twitter.com/spcver)
Compartir en Facebook 'Se escuchó un estruendo y comenzó a desaparecer el río'Compartir en Twiiter 'Se escuchó un estruendo y comenzó a desaparecer el río'

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- En lo que puede catalogarse como un hecho insólito, el río Atoyac, de unos siete metros de ancho en la mayor parte de su cauce, que nace en una zona montañosa de Veracruz y desemboca en el Golfo de México, desapareció misteriosamente casi de la noche a la mañana, dejando a 50 mil personas sin agua. 

Los especialistas presumen que este insólito fenómeno, que desconcertó a los miles de pobladores de las zonas ribereñas porque su principal recurso hidrológico se esfumó en unas 48 horas, podría deberse a una "fractura geológica".

Gigantescos sorbos de agua se esfumaron en poco tiempo por la grieta en el subsuelo, que mide 30 metros de largo por 20 de ancho, señaló el director de Emergencias de Protección Civil del estado de Veracruz, Ricardo Maza.

La fractura en esta zona montañosa central de un estado rico en recursos naturales alarmó a los campesinos que se sirven de este cauce que atraviesa ocho municipios de la región, no solo para satisfacer la sed sino también para preparar sus alimentos y para obtener recursos pesqueros.

A causa del fenómeno las autoridades locales llamaron de inmediato a expertos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Expertos informan que continúan las fisuras

La tarde del jueve, la agencia Notimex informó que un grupo de geólogos de la Secretaría de Protección Civil y técnicos de la Conagua trabajan para determinar las causas del fenómeno geológico y sus posibles efectos.

En un comunicado, el Gobierno de Veracruz señaló que durante una primera visita de supervisión se reportó que la fractura no está cerca de ninguna comunidad, así que no hay afectaciones directas a la población por el hecho.

Se comunicó que “la grieta tiene una longitud de aproximadamente 30 metros de largo y de 17 a 20 de ancho, atraviesa el Río Atoyac y ocasiona que se sigan afectando los terrenos, porque continúan las fisuras”.

Asimismo se mencionó que el sitio donde existe el socavón presenta resumideros que datan de años atrás. Por su parte, autoridades de PC aseguraron que se encuentran en comunicación con expertos del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) que conocen la situación y han ofrecido apoyo con personal técnico especialista, así como equipo de investigación en caso de requerirse.

Testimonios

Habitantes de la comunidad llamada Rancho San Fermín, donde se originó la gigantesca ranura, dijeron que el pasado domingo por la noche se escuchó un estruendo y una sacudida telúrica similar a un terremoto.

Muy pronto, los habitantes de las riberas notaron con preocupación que disminuía en forma alarmante el flujo de agua.

El diario Noreste de Veracruz atribuyó esta hendidura a la caída de un "aerolito" (meteorito), aunque por ahora ninguna autoridad ha confirmado esta versión.

El matutino cita a Juan Salas, vecino del Rancho San Fermín, donde se formó la zanja, y dijo que el domingo por la noche vio una luz de un objeto incandescente que cayó del cielo, se escuchó una explosión que cimbró la tierra.


Geologos de la SPCVer realizan estudios para determinar causas y efectos de grietas en el río Atoyac.

Ahora, el panorama no puede ser más tétrico, pues donde el agua corría por el cauce con toda su fuera, ahora solo hay un lecho de piedras y barro y los campesinos cruzan el cauce caminando totalmente azorados.

El diario dijo que pobladores se organizaron para enviar una carta el presidente Enrique Peña Nieto, y al gobernador Javier Duarte para que se investigue este extraño fenómeno.

La Secretaría de Protección Civil de Veracruz señaló que la abertura presuntamente conduce a mantos freáticos y se cree que podrían surgir otras grietas.

Rezos y oraciones

La falla surgió a tres kilómetros del nacimiento del río, en el municipio de Amatlán de los Reyes, que abastece de agua a más de 10 mil familias y a industrias azucareras de la región.

La vía fluvial recorre los municipios de Atoyac, yanga, Cuitláhuac, Carrillo Puerto, Cotaxtla y Medellín y desemboca en el municipio de Boca del Río, vecino al puerto de Veracruz, en el Golfo de México.

Los residentes están angustiados y han convocado a rosarios y oraciones en las iglesias católicas y evangélicas locales, pero también reconocen que el caso podría deberse a la sobrexplotación del río.

En ciertas áreas lo que antes era una caudaloso corriente sólo quedan algunas lagunas que se teme se sequen en poco tiempo, provocando la muerte de plantas, peces y animales de los alrededores.

El alcalde de Atoyac, Agustín Mollinedo, conserva la esperanza de poder todavía rescatar el río y lanzó un llamado a las autoridades para recuperarlo.

"Me da tristeza y coraje. Esto es preocupante. No puedo imaginar algo más catastrófico. Tenemos que rescatar este afluente, porque se mata no solo a las especies, sino que es el alma y vida de las comunidades", señaló.

El intendente dijo que el río todavía puede salvarse porque se conserva el nacimiento, debido a que la grieta se ubica a varios kilómetros debajo de donde surge, pero habría que desviar el cauce y construir diques, lo que podría resultar muy complicado y costoso.

(Con información de www.ansa.it y Agencia Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios