23 de Septiembre de 2018

México

Criminales, 'dueños' de la ganadería en Michoacán

Joaquín Ponce de León, de la unión regional del ramo, no aparece desde julio del año pasado.

Criminales cobran un porcentaje del ganado que sale del estado y una cantidad a las carnicerías por la venta de carne al menudeo. (Archivo SIPSE)
Criminales cobran un porcentaje del ganado que sale del estado y una cantidad a las carnicerías por la venta de carne al menudeo. (Archivo SIPSE)
Compartir en Facebook Criminales, 'dueños' de la ganadería en MichoacánCompartir en Twiiter Criminales, 'dueños' de la ganadería en Michoacán

Milenio
MÉXICO, D.F.- Familiares de Joaquín Ponce de León Andrade, líder de la Unión Regional Ganadera de Michoacán, informaron que el empresario fue secuestrado en julio de 2012 sin que hasta el momento se sepa su paradero, y aseguraron que el crimen organizado controla todo el ganado michoacano, incluida la venta al menudeo.

“El crimen organizado creó un impuesto a la facturación de ganado y comercialización de la carne; se cobra un porcentaje del ganado que sale del estado y una cantidad a las carnicerías por la venta de carne al menudeo. Todo esto es controlado por ellos mismos”, expresaron.

En el programa Fórmula de la Tarde, Ciro Gómez Leyva leyó una carta enviada por la familia, en la que se menciona que recurrieron sin éxito al presidente Felipe Calderón tras el secuestro del ganadero de 75 años.

Calderón concedió una audiencia el 28 de septiembre del año pasado para manifestarles su preocupación y solicitarles detalles “para ejercer presión” desde su posición de Presidente.

En la misiva señalan que en la gestión de Ponce de León Andrade hubo aciertos y desaciertos. Recuerdan que hubo incentivos en el ámbito sanitario para que Michoacán pudiera exportar y mantener las normatividades internacionales.

También participó activamente en instancias federales para erradicar el uso de clembuterol y coadyuvar en la supervisión de rastros, lo que generó revuelo entre los comercializadores de ganado de la entidad.

“El día 12 de julio de 2012, entre las 6:40 y las 10 de la noche, no se ha podido precisar la hora exacta, fue secuestrado Joaquín Ponce de León Andrade. Se sabe que salió de su oficina, la unión ganadera, a la hora mencionada y nunca llegó a su domicilio particular en el rancho La Herradura; iba en un auto Máxima blanco, modelo 2000, placas BGU4053”, indicaron en la carta.

Delincuentes crearon un impuesto a la facturación de ganado y comercialización de la carne 

Señalaron que su hijo Joaquín recibió ese día una primera llamada a las 22:25 desde un celular. La segunda fue alrededor de las 22:45 de otro número y entonces se confirmó el secuestro. Luego sus captores solicitaron una cantidad exorbitante de rescate.

Explicaron que la denuncia se realizó vía telefónica a las 12:10 del día 13 de julio a la Dirección de Secuestros. Ahí se proporcionó la información solicitada y se otorgó el número de folio provisional del reporte (161406).

Las negociaciones iniciaron el domingo 15 de julio de 2012, “desarrollándose en aparente normalidad, cortándose la comunicación extrañamente para nosotros de manera definitiva el viernes 20 de ese julio. “Se confirmó nuestra sospecha inicial de que el objetivo era quitar a Don Joaquín de la cabeza del gremio organizador del estado.

“Para controlar al estado es necesario controlar el sector primario; el total de los agremiados a la unión ganadera es de más de 60 mil familias”, además de un patrimonio económico y moral, afirmaron los familiares.

“Insistiremos”

El 15 de septiembre fueron recibidos por el comisario Armando Reynosa Benito, quien les mostró las sábanas de la investigación (registro de llamadas), pero sin mayor avance.

Entonces solicitaron el apoyo del comandante de la 21 Zona Militar, Juan Ernesto Antonio Bernal. A finales de septiembre fueron recibidos por el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, a quien le solicitaron apoyo. La respuesta que obtuvieron es “que el caso de nuestro padre era de competencia federal.

“Seguimos insistiendo con las autoridades. Por si fuera poco todo lo sucedido directamente a nuestro padre, nuestra madre no ha recibido desde ese día a la fecha la pensión correspondiente del Seguro Social al no presentar prueba de supervivencia o acta de defunción, pese a la documentación que sustenta que nuestro padre fue secuestrado y no nos lo han regresado a la (…) Ese es nuestro México real”, manifestaron en la carta.

“No habíamos acudido a los medios para no entorpecer la investigación ni arriesgar a nuestro padre. También por temor a una represalia contra algún otro miembro de la familia. Queremos aprovecharla al máximo para traer a nuestro padre de regreso.”

La familia Ponce de León Ramírez contó que la familia de su padre siempre ha sido ganadera y desde que llegó de España se dedicó a trabajar en ese sector. Sin embargo, preocupado por el bienestar de los ganaderos de la zona, en los años 70 empezó a formar parte de los consejos estatales y en los 80 se integró a los consejos nacionales.

Hasta antes de su desaparición participó en la Confederación Nacional de Asociaciones Ganaderas como vicepresidente de la Comisión de Honor y Justicia, además de otras instancias del mismo organismo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios