15 de Octubre de 2018

México

Crónicas Urbanas: El morbo lleva más 'clientela' a Tepito

Aquí es posible encontrar cualquier cosa, pero el 'blindaje azul' hace más difícil el comercio de artículos prohibidos.

Sin embargo, mucha clientela ha retrocedido por temor. (Archivo/Notimex)
Sin embargo, mucha clientela ha retrocedido por temor. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Crónicas Urbanas: El morbo lleva más 'clientela' a TepitoCompartir en Twiiter Crónicas Urbanas: El morbo lleva más 'clientela' a Tepito

Humberto Ríos Navarrete/Milenio
MÉXICO, D.F- El viejo barrio está acorazado por policías con uniforme, cuya misión es vigilar en los alrededores, mientras que en su interior un puñado de agentes ojean por los pasillos, algunos bulliciosos y otros no tanto, desde que circuló la noticia sobre la desaparición de 12 jóvenes tepiteños de un antro de la Zona Rosa.

El tráfago continúa sobre algunas calles abigarradas, como Aztecas y Bartolomé; en vías aledañas, sin embargo, se escuchan esporádicos diálogos de vendedores, quienes se desperezan bajo armazones donde, en cambio, se apeñuscan aparatos electrónicos y artículos similares. Hay zonas semivacías.

Sobre las banquetas del Eje 1 Norte, como siempre, el comercio se distribuye bajo toldos, mientras el carril de contraflujo permanece invadido a tramos por carretillas, motocicletas y armazones metálicas, que entorpecen al tránsito vehicular, no obstante los piquetes de policías preventivos que patrullan.

Desde hace días el barrio, más conocido por su mala fama, se convirtió en imán y noticia, tanto en México como fuera del país; y atrajo la curiosidad de algunos que, según dicen aquí, los condujo el morbo, más que la idea de consumir. Mucha clientela, en cambio, ha retrocedido por temor y prejuicio al estigma.

Los que siguen veloces son los carretilleros, como es usual, que silban durante el zigzagueo por angostos pasillos, y allá vienen y por allá van, encorvados, nervudos, con esa característica expresión de ahí les va, y a punto están de atropellar cuerpos o de rozar glúteos, pero ellos saben que esquivarlos es parte de la sensación.

"Nosotros, en el Centro de Estudios Tepiteños, tratamos de limpiar el nombre: que no haya estigmas ni etiquetas"

Las miradas chocan en estos laberintos de mercaderías, donde las viviendas sirven de bodegas, y es posible encontrar cualquier cosa que el cliente busque, como ha sido la tradición, aunque ahora mismo sería difícil adquirir artículos prohibidos, pues una blindaje azul envuelve Tepito.

Y aquí, en su puesto de vestuario para bebé y música salsa que brota de enfrente, está Lourdes Ruiz, la mujer que pocas veces deja de reír, pues siempre anda de buen humor y encaja el doble sentido y nunca sabes cuando te alburea, o sí, muy tarde, pero ya ni llorar es bueno y no queda más que acompañarla en sus risotadas.

-¿Y qué tal?

-Todo el mundo está sin pedo: trabajando. Sí hay policías aquí adentro, pero andan de civil. En los alrededores, como verás, hay uniformados.

La boruca siempre está presente, pues es constante la mezcla de gritos que anuncian una variedad de mercancías y puestos que, aunque ofrecen discos de rock, pop, salsa, ranchero, cumbia y banda, de sus aparatos solo brota salsa.

-¿Y cómo van las ventas?

-Las ventas han bajado 50 por ciento; aunque después de que dieron las noticias —dice Lourdes, refiriéndose a los tepiteños desaparecidos en un bar de la Zona Rosa—, el mismo morbo hizo que viniera la gente.

-No eran consumidores.

-Puros de Díaz Mirón.

Llega uno de los vendedores que le surte de ropita, acompañado de su esposa, y empieza a sacar las prendas que trae en una bolsa de plástico negra. Lourdes le paga y el señor se coloca los billetes en la boca, a lo que ella le aconseja:

-Todo en la boca, menos el dinero.

Y el hombre pregunta:

-¿Por qué?

-Porque luego lo traen en los calzones.

Él responde:

-Ya se me quedó el sabor.

Y todos ríen.

Lourdes, que forma parte de una familia de ocho hermanos, nació en 1971, “aunque a todo el mundo le digo que soy del 68”, sugiere que los programas gubernamentales para el barrio deben enfocarse a las escuelas, centros de salud, “donde en realidad se necesitan”.

-Tepito fue un semillero de boxeadores.

-Si-alecciona, ahora muy solemne esta mujer que imparte cursos de albur-, pero en los 80 fue el boom de la fayuca y después llegó Doña Blanca y le dio en la torre a todos los enanitos… a nivel nacional.

-¿Y qué más hace falta?

-Quienes necesitan los correctivos son los padres, que se las dan de vivos. Y al ratero -ahora ríe- hay que mocharle las manos. Así que ya tendríamos un chingo de mochos… hasta en el gobierno.

-A Tepito se le criminaliza…

-Es que Tepito -ataja- es el único que los llena.

-¿Y otro tipo de correctivo?

-Que si el muchacho roba, que castiguen a los padres, porque eso de tener hijos a lo pendejo… Bueno, sí, pero que los enseñen a amar. Jajajajá. Mira: la mujer de Tepito es luchona, trabajadora. Es diferente. La mujer es el pilar.

-¿Y el hombre?

—Es el acarreador de la comida. Si te llega a faltar la mamá, no hay quien jale las riendas.

El barrio es pequeño, comenta, como para que se haga tanto escándalo, y pregunta: “¿Cómo es posible que un piche cuadrito les llame más la atención que Iztapalapa, la Condesa, la Roma, que están igual o peor que nosotros?”.

-¿Chiquito?

-Siete calles. Un cuadrito cagado. Entre Peralvillo, Rayón, Avenida del Trabajo y Canal del Norte. Nosotros, en el Centro de Estudios Tepiteños, tratamos de limpiar el nombre: que no haya estigmas ni etiquetas.

Lourdes dice que nació en la calle Toltecas y vive en la Avenida del Trabajo, en la unidad habitacional llamada La Fortaleza, “la verdadera Fortaleza de Tepito, como son las mujeres, porque son las que educan, las que guían; aquí no hay machismo, aquí hay matriarcado, porque la mujer es todóloga”.

-¿Y qué ha cambiado aquí?

-Lo único que ha cambiado en Tepito es que tenemos más seguridad. Adentro andan civiles; en las orillas, uniformados.

-¿Es bueno o malo?

-Es bueno para los que nos dedicamos al comercio; sí, para nosotros está poca madre —opina, mientras camina sobre la calle Rayón, el tramo corresponde al Eje 1 Norte, donde señala el paso de un convoy policiaco.

-¿Y para los otros?

-Pos quién sabe cómo les vaya.

Lourdes, quien es maestra de albur en talleres del barrio, acaba de incursionar en “la artisteada”, como dice, y pronto saldrá en “Crónica de castas”, una serie dirigida por Daniel Giménez Cacho, que narra historias de la ciudad, y para ese trabajo tuvo que tomar clase de actuación con el maestro Ricardo White.

-¿Y qué personaje interpreta?

-A Cleo, madre de una chava de secundaria, abnegada y sumisa, pero que yo llamo pendeja.

Es la misma Lulú, una de las “Siete Cabronas e Invisibles de Tepito —como se lee en un monumento erigido en el barrio—, mujeres que han enfrentado con valor los graves problemas en su vida…”

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios