15 de Octubre de 2018

México

Crónicas urbanas: Robo de vehículos con violencia

En la capital este delito sigue a la cabeza de 14 ilícitos considerados como de 'alto impacto social', según la PGJDF.

El pasado miércoles un joven se opuso a que le robaran su auto y como respuesta recibió dos tiros. (Alfredo San Juan/Milenio)
El pasado miércoles un joven se opuso a que le robaran su auto y como respuesta recibió dos tiros. (Alfredo San Juan/Milenio)
Compartir en Facebook Crónicas urbanas: Robo de vehículos con violenciaCompartir en Twiiter Crónicas urbanas: Robo de vehículos con violencia

Humberto Ríos Navarrete/Milenio
MÉXICO, D.F.- Las delegaciones Cuauhtémoc e Iztapalapa continúan disputándose las primeras posiciones donde se cometen delitos catalogados entre los 14 de “alto impacto social”, encabezados por el robo de autos, que en 2011 ascendió a 19 mil 161 unidades despojadas en todo el DF, mientras que un año después, 2012, fue de 18 mil 515 el número de vehículos arrebatados por la delincuencia. En enero de 2013 inició caliente.

El pasado miércoles un joven se opuso a que le robaran su auto en la colonia Alfonso Ortiz Tirado, delegación Iztapalapa, y como respuesta recibió dos tiros salidos de una pistola calibre .38 que le penetraron el cuello y aún así manejó un rato, pero murió tras el volante y chocó con una casa del mismo barrio de esa demarcación, donde en 2012 ocurrieron 28 mil 816 delitos de “alto y bajo impacto social”.

Pero primero habrá que irse hacia atrás y revisar casos reportados ante la Procuraduría General de Justicia del DF, cuyas estadísticas indican que las incidencias delictivas, además de Iztapalapa y Cuauhtémoc, también abarcan a Gustavo A. Madero, Coyoacán, Benito Juárez, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Tlalpan, Álvaro Obregón, Azcapotzalco —aquí aumentó de 5.1 a 5.7—, Iztacalco, Xochimilco y Tláhuac.

Y a veces están a la vista.

En talleres, por ejemplo.

***

El 3 de mayo de 2012 Isidoro transitaba por la avenida Camino Antiguo, colonia Santiago Zapotitlán, cuando observó que en un predio, delimitado por una alambrada, estaba el vehículo que le habían robado el 27 de marzo de ese mismo año. En aquella ocasión hizo una denuncia.

Un mes después, aquel hombre hallaba su auto, tipo Tsuru, color rojo, y lo reportó a policías preventivos, quienes avisaron a la PGJDF, de donde enviaron a policías de Investigación, quienes acompañaron a Isidro al lugar donde él aseguraba que estaba su vehículo.

Los agentes se identificaron con Silverio, el vigilante que cuidaba el predio, y le dijeron que, “al parecer”, había un auto con reporte de robo en ese lugar, y Silverio no tuvo ninguna objeción para dejarlos pasar. Y sí, ahí estaba el carro rojo, sin duda alguna, dijo el verdadero dueño.

El vigilante comentó que desconocía el ilícito y les informó que en ese predio hay tres empresas y que él únicamente se encargaba de velar por los intereses de una, y en eso estaban cuando apareció Domingo, quien les aseguró que el 29 de mayo llegó a su domicilio un tal Omar, que vive en esa colonia, y le ofreció trabajo de hojalatero.

Domingo dijo que aceptó el trabajo y se presentó un día después, o sea, el día 30, y fue cuando Omar llegó con el auto rojo y le dijo que era suyo y le comentó que el otro, un Shadow, le andaba fallando.

Los agentes escucharon la versión del hombre mientras observaban que había más vehículos en el predio y enseguida hablaron por radio a la procuraduría para preguntar si tenían reporte de robo.

Y resultó que la mayoría de los vehículos estaban en averiguaciones previas, como un tractocamión color blanco, robado en Amecameca, Estado de México, y una camioneta gris, entre otros, y entonces cargaron con varias personas que permanecían en el lugar.

Entrevistaron a Luis, Felipe, Alberto y otros más, quienes se deslindaban de cualquier ilícito y decían que laboraban en diferentes empresas, y que tenían poco tiempo de haber llegado a dicho predio.

Felipe, por ejemplo, dijo que el encargado del área de hojalatería se llamaba, se llama, Omar, a quien describió como de baja estatura, 29 años, delgado, tez morena, cabello negro, lacio y corto…

Todos dijeron ignorar cualquier ilícito; nadie aceptaba culpabilidad alguna, y sin embargo se convirtieron en presuntos, y Omar, al que todos parecían señalar como el verdadero culpable, no estaba presente.

De todos modos los diez “probables responsables” quedaron detenidos. “Modus operandi: un supuesto taller de hojalatería donde la finalidad era remarcar los vehículos robados”. Lugar de los hechos: “Camino viejo a Las Minas, colonia San Francisco Tlaltenco, Tláhuac”.

Ya nada más falta detener Omar N. El de todas las pulgas.

Supuestamente.

***

El pasado sábado 12, a las 01:00, agentes de Investigación patrullaban sobre Prolongación Plutarco Elías Calles, esquina con Calle Central, colonia Ejército Constitucionalista, delegación Iztapalapa.

Entonces les llamó la atención que dos jóvenes —después sabrían que se trataba de José, de 18 años, y Jonathan, de 16— empujaban una camioneta Chrysler, tipo Town Country, color azul, con placas del Estado de México.

De inmediato se comunicaron a la Jefatura General para verificar los datos y les respondieron que ese vehículo tenía reporte de robo, ocurrido el 3 del mismo mes. Los presuntos fueron detenidos por los delitos de “robo de vehículo con violencia” y “encubrimiento por receptación.

Era la misma camioneta que aquella mañana del jueves, a las 10:45, había sido robada al dueño frente a su propio negocio, ubicado en la colonia Tepalcate, cuando estaba acompañado de su esposa y un sobrino. En ese momento tres individuos irrumpieron.

Dos de los extraños, de tez blanca, tenían piercing en nariz y labios; y el tercero, con tatuaje en el antebrazo derecho, fue quien sacó una pistola escuadra y exigió que entregaran las llaves de la Town Country.

El propietario del establecimiento mantuvo la calma y obedeció; segundos después vio cómo los asaltantes desaparecían a bordo de su vehículo, modelo 2001, e hizo luego la denuncia.

Y nueve días después de aquel suceso, el denunciante y los testigos fueron requeridos por la agencia del Ministerio Público, donde, a través un cristal, fue mostrado el “probable responsable”, quien fue reconocido “de manera inmediata”, según el informe policiaco.

José fue identificado por el denunciante como “uno de los sujetos que llegaron a su negocio el día de los hechos, el cual se queda afuera de éste y cuando el sujeto del tatuaje le quita las llaves, en compañía de los dos se sube a la camioneta y se marchan”.

Y hay más casos.

Más violentos.

***

La Secretaría de Seguridad Pública del DF informó que anteayer, en dos acciones diferentes, elementos de esa corporación detuvieron a dos individuos que minutos antes habían robado vehículos con violencia en las delegaciones Xochimilco y Coyoacán.

En el primer caso, dos de ellos, que tripulaban una camioneta Pontiac blanca placas 381-XSTH, cazaron al conductor de un Mazda blanco cuando lo estacionaba en avenida Acueducto y carretera a San Pablo, colonia Tepalcatlálpan, delegación Xochimilco. Lo obligaron a meterse en la cajuela de su propia camioneta.

Patrulleros del Sector La Noria que pasaban por la zona, detalla el comunicado oficial, se percataron de la acción e intervinieron para perseguir a los presuntos asaltantes, que huían en los vehículos mencionados.

A la persecución se sumó el helicóptero Cóndor XC-CNR de la SSP-DF, apoyado por las videocámaras del C2-Sur, lo que obligó a uno de los asaltantes a dejar la camioneta, donde se encontraba amordazado el propietario. Los delincuentes huyeron en el Mazda.

El segundo caso ocurrió en el cruce de las calles Rancho Vista Hermosa y Rancho Seco, colonia Santa Cecilia: los tripulantes de la patrulla P60-24 del Sector Culhuacán, interceptaron a José Antonio Sánchez Tinoco, de 33 años, uno de los presuntos asaltantes, cuando huía a pie.

En otra acción, frente al número 69 de la calle Xaloc, esquina con Pehuamé, colonia Adolfo Ruiz Cortinez, “un hombre sorprendió con arma de fuego a dos jóvenes en el interior de un auto tipo Bora a quienes ordenó bajar del auto y huyó en él.

“Al alejarse, se impactó con un Renault Clío azul, en la esquina de Aztecas y Moctezuma, colonia Ajusco. Los patrulleros de la unidad P59-43 detuvieron al sospechoso, que se identificó como José de Jesús Valencia Lara, de 19 años. Esta detención se concretó gracias al apoyo aéreo del Agrupamiento Cóndores con el helicópteroXC-CNR, que localizó al presunto responsable mientras corría por calles aledañas”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios