21 de Febrero de 2018

México

¿Sabías que en México está el volcán más pequeño del mundo?

El Cuexcomate tiene 951 años de existencia, cuenta con una altura de 13 metros.

Hace solo dos años las autoridades trabajaron para convertir a El Cuexcomate, el volcán más pequeño del mundo, en un punto turístico. (Notimex)
Hace solo dos años las autoridades trabajaron para convertir a El Cuexcomate, el volcán más pequeño del mundo, en un punto turístico. (Notimex)
Compartir en Facebook ¿Sabías que en México está el volcán más pequeño del mundo?Compartir en Twiiter ¿Sabías que en México está el volcán más pequeño del mundo?

Agencias
PUEBLA.- ¿Se imagina un volcán en medio de la ciudad, rodeado por la actividad cotidiana de los lugareños? Esto es posible en la junta auxiliar de La Libertad, perteneciente al municipio de Puebla, pues ahí se localiza El Cuexcomate, considerado como el volcán más pequeño del mundo.

Este volcán tiene 951 años de existencia, pero fue hace apenas dos años cuando las autoridades locales trabajaron para convertirlo en un punto turístico para los propios pobladores y como atractivo para turistas nacionales y extranjeros.

De acuerdo con el testimonio de algunos lugareños, éste permanecía en total abandono y se convirtió en guarida de malvivientes, espacio para arrojar todo tipo de basura, como para el encuentro de los enamorados y hasta cometer actos delictivos.

Incluso, fue utilizado para la ejecución de eventos sociales como bodas, bautizos y primeras comuniones, por lo que el entonces presidente auxiliar Enrique Limón cobraba de 10 mil a 15 mil pesos por fiesta, dinero que no ingresó a las arcas de la junta auxiliar hasta que la administración municipal del entonces alcalde Eduardo Rivera se hizo cargo, según publica Notimex.

Diego Hernández López, uno de los dos guías de turistas, relató a Notimex que fue en febrero del año 2013 cuando comenzaron las obras de restauración del lugar, así como de la explanada donde se encuentra, que concluyeron dos meses después y desde entonces este espacio permanece abierto al público.

Con un costo de entrada de 10 pesos por persona, los visitantes suben al cráter del Cuexcomate a través de una escalera de piedra, y comienzan a descender en su interior a través de una escalera metálica en forma de caracol.

Una vez adentro del coloso, los visitantes se encuentran con una ambientación apoyada por plantas de ornato, luces, sillas acojinadas y una pequeña cascada de agua cristalina.

El ambiente al interior del volcán es húmedo pero fresco, por lo cual los visitantes llegan a permanecer en promedio de 15 a 20 minutos, pero hay quienes se sienten tan bien en el sitio que permanecen hasta dos horas.

Hernández López explicó que las obras de remodelación, cuya inversión fue de seis millones de pesos, consistieron en instalación de luz, ambientación, una capa de cemento y barniz para cubrir los grafitis de las paredes, y como el piso original era pura tierra y se formaban lodazales, se elevó de nivel 1.5 metros y se colocó loseta.

Cuexcomate proviene del náhuatl Cuexcomatl que significa “olla de Barro o lugar para guardar que correspondía con su estado, ya que en época de lluvia se convertía en un lodazal, por su caída de agua.

Ya en su interior, los visitantes escuchan la información del guía, quien relata que El Cuexcomate proviene del término náhuatl que significa “Olla de barro” o “Lugar para guardar” y su origen se debe al brote de agua sulfhídrica y lava volcánica.

Se creé que nació en 1064 tras la última erupción violenta del volcán Popocatépetl, pues del segundo volcán más alto de México hasta el Cuexcomate hay una distancia de 54 kilómetros.

De acuerdo a la información que se da a conocer a los paseantes, éste tiene una altura de 13 metros, y está a dos mil 150 metros sobre el nivel del mar. El diámetro del cráter es de 8 metros, y el diámetro de la base externa es de 23 metros. Se estima que tenga un peso de 400 toneladas aproximadamente.

Sus paredes, tanto por fuera como por dentro, parecen como hechas de piedra pómez, de una piedra caliza, y debido a la humedad que éste guarda es que cuenta con brotes de verdes pastos o algún otro tipo de vegetación.

En su interior se ve un pequeño yacimiento de agua cristalina con peces, que proviene de ríos subterráneos. Se cree que debajo de él se encuentran venas de agua que cruzan la capital de Puebla, una de ellas se dirige hacia Cholula y otra a Atlixco.

No se estanca el agua y tiene caída como de cascada por un sistema de circulación que colocaron. El agua que llega a tener salida termina en el río Atoyac.

Actualmente es un volcán inactivo, pero de acuerdo con datos dados a conocer su última actividad fue en el año 1662 y en lugar de lava arrojaba agua a altas temperaturas como un gran géiser.

Tal como en otros sitios ancestrales, en éste no podían faltar los cuentos. Al respecto Diego Hernández López comentó un par de ellos, como la versión que bajo la ciudad de Puebla existen varios túneles y uno de éstos comunica los cerros de Loreto y Guadalupe, donde se llevó a cabo la Batalla del 5 de Mayo, y une con el Cuexcomate.

En este túnel se cree que guardaban armamento, pues también tenía dos caminos para dirigirse a la ciudad de Cholula y otro que conduce a Atlixco.

Se clausura el túnel –dijo- porque hace muchos años una pareja de enamorados ingresó y a mayor profundidad es menor el oxígeno, de tal manera que ingresaron poco a poco hasta que cayeron desmayados y sus cuerpos fueron encontrados días después.

Otra leyenda narra que en este sitio el Popocatépetl e Iztaccihuátl tuvieron un encuentro amoroso y tórrido, y de ello nació el Cuexcomate, por ello es que al interior del pequeño volcán hay un hoyo en forma de corazón, curiosamente es la única parte que permanece húmeda durante todo el año.

Ahí, algunos realizan el rito de introducir su puño para tomar algo de humedad y colocarlo sobre su pecho a la altura del corazón mientras piden con fe que se cumpla su deseo.

Este atractivo recibe al año cerca de 500 turistas a la semana en temporadas bajas, pero en época de vacaciones son hasta mil 500 turistas a la semana. En su mayoría son más visitantes del Distrito Federal y Estado de México.

Recientemente se registran turistas del norte de la República Mexicana, así como de países como Alemania, Francia y España.

Los pobladores comentaron que afuera del volcán existía una placa que lo certificaba con el Récord Guinnes como el volcán más pequeño del mundo, pero debido a los trabajos de restauración se llevaron la placa y no hay documento alguno que confirme tal validación.

El número de turistas podría ser mayor, pero a la fecha las autoridades estatales y municipales no han apoyado en la difusión ni mantenimiento del mismo, incluso se carece de folletos, volantes, trípticos, tampoco hay señalización de cómo llegar a este sitio pese a que ubica a 15 minutos del centro histórico de Puebla.

La presidencia auxiliar de La Libertad, dependiente al municipio de Puebla, es la responsable de la custodia del Cuexcomate, el cual abre sus puertas al público de lunes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

En su exterior hay un foro, un parque, área de juegos infantiles y a unos cuantos pasos el mercado de la comunidad, donde los paseantes puede degustar los antojitos poblanos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios