24 de Septiembre de 2018

México

Morfina, el pase sin dolor a la otra vida

De acuerdo con la Cofepris actualmente existe escasez y restricciones para obtener dicho medicamento en México.

De 600 mil decesos que ocurren cada año, en 300 mil casos se requieren cuidados paliativos.(noticias.terra.com.mx)
De 600 mil decesos que ocurren cada año, en 300 mil casos se requieren cuidados paliativos.(noticias.terra.com.mx)
Compartir en Facebook Morfina, el pase sin dolor a la <i>otra vida</i> Compartir en Twiiter Morfina, el pase sin dolor a la <i>otra vida</i>

Ignacio Alzaga/Milenio
MÉXICO, D.F.- Los pacientes con cáncer en fase terminal y otros desahuciados que sufren males incurables podrán “tener acceso en 2015” a la morfina para reducir su sufrimiento, pues actualmente enfrentan escasez y restricciones para tener dicho medicamento paliativo, señaló Julio Sánchez y Tepoz, comisionado de Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

La declaración se dio en el contexto de la presentación del informe de Human Rights Watch (HRW) “Cuidar cuando no es posible curar: asegurando el derecho a los cuidados paliativos en México”.

Situación nacional

El documento, de 122 páginas, expone una serie de obstáculos en México para que un paciente pueda eliminar el dolor durante su última etapa de vida, y señala que de 600 mil decesos que ocurren cada año, en 300 mil casos se requieren cuidados paliativos.

“Las personas con una enfermedad terminal a menudo experimentan dolor severo y otros síntomas debilitantes que pueden hacer que las últimas semanas de su vida sean insufribles, lo que se extiende a sus familias”, señaló Diederik Lohman, director asociado de la división de Salud y Derechos Humanos de HRW.

“México debe hacer cumplir su propia ley y proporcionar medicamentos contra el dolor y otros tratamientos necesarios para aliviar el sufrimiento al final de la vida”, abundó Lohman.

La legislación vigente establece que las personas que se encuentran en un rango de seis meses de vida restantes son merecedoras de este tipo de medicamentos. No obstante, en México hay una accesibilidad muy limitada y la mayoría de estos servicios solo están disponibles en las grandes ciudades.

Según el reporte de Human Rights Watch, siete de las 32 entidades —Campeche, Hidalgo, Quintana Roo, Tlaxcala y Zacatecas— no tienen ningún tipo de servicio de cuidados paliativos.

En otros 17 estados de la República mexicana, añade el documento, disponen de un solo servicio, ubicado en la capital de cada uno, lo que imposibilita el acceso a la morfina para miles de mexicanos que carecen de la fortaleza física y recursos económicos para trasladarse.

Experiencia del Incan

El exdirector del Instituto Nacional de Cancerología (Incan) Alejandro Mohar informó que como miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU trabaja en un propuesta para “darle al problema de las drogas un aspecto de salud pública, más que legal o de criminalidad, mediante el aprovechamiento de la disponibilidad a escala mundial de morfina para fines médicos”.

Comentó que hay ocho países que producen esa sustancia correctamente y la distribución depende de que las naciones usuarias la soliciten.

“Hay morfina suficiente en el mercado, unas 500 toneladas que se distribuyen y una reserva estimada en 200 toneladas anuales. La gran ventaja es que es buena, bonita, barata y no caduca, es el mejor medicamento, por eso hay que establecer la regulación y la estructura necesarias para que llegue a los pacientes”, señaló Mohar.

Silvia Allende, jefa del Servicio de Cuidados Paliativos del Incan, detalló que una tableta de morfina tiene un costo de tres pesos; sin embargo, cuando se llegan a recetar cuidados paliativos a pacientes en fase terminal lo que se les da son antiinflamatorios u opioides débiles, cuyo valor de cada cápsula es de 30 pesos y requiere el consumo de tres o cuatro.

“Hay que atrevernos y levantar la mano en México, debemos impulsar el bien morir de aquellos pacientes terminales para evitarles dolores muy grandes a ellos y a sus familias”, señaló la especialista.

Julio Sánchez y Tepoz dijo que la Cofepris ha emprendido acciones para que en el corto plazo se permita atender este problema de desabasto en comunidades alejadas de las ciudades, a través de recetarios electrónicos en beneficio de las personas que sufren cáncer en fase terminal.

Lo anterior garantizará que los médicos de cualquier lugar del país tengan acceso sin costo de autorización de la comisión para imprimir las recetas que sean necesarias, con el simple hecho de ingresar a la página (www.cofepris.gob.mx), además de que se impulsan medidas para que cada vez un mayor número de farmacias distribuyan el fármaco.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios