15 de Agosto de 2018

México

¿Te avisaron que dejaron una herencia? ¡Cuidado puede ser un fraude!

El primer semestre se registraron 32,719, de los cuales 31,951 se realizaron de forma tradicional y 768 por medios cibernéticos.

De acuerdo con directivos de varias entidades bancarias, la información personal de sus clientes es resguardada con recelo. (Archivo/SIPSE)
De acuerdo con directivos de varias entidades bancarias, la información personal de sus clientes es resguardada con recelo. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook ¿Te avisaron que dejaron una herencia? ¡Cuidado puede ser un fraude!Compartir en Twiiter ¿Te avisaron que dejaron una herencia? ¡Cuidado puede ser un fraude!

Braulio Carbajal/Milenio
CIUDAD DE MÉXICO.- Los datos más recientes de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) revelan que tan solo en los primeros seis meses de 2016 reportaron 32 mil 719 casos de robo de identidad. De los cuales 31 mil 951 se han realizado de forma tradicional y únicamente 768 por medios cibernéticos; es decir, la gran mayoría de fraudes deriva de engaños a los usuarios.

De acuerdo con cifras de la Condusef, en el último año los reportes de posible robo de identidad han disminuido alrededor de 35 por ciento, toda vez que entre enero y junio de este año reportaron un total de 32 mil 719 casos, cuando en el mismo periodo del año previo se registraron 50 mil 911 casos.

Cada año, las instituciones financieras que operan en México gastan millones de pesos en la mejora de sus plataformas tecnológicas, con el objetivo de fortalecer sus barreras de seguridad y así evitar que los delincuentes cibernéticos encuentren grietas por las cuales introducirse a sus sistemas y extraer lo más valioso en esta nueva era digital: los datos.

De acuerdo con directivos de varias entidades bancarias, la información personal de sus clientes es resguardada con recelo y para vulnerar sus sistemas es necesario ser más que un verdadero genio informático.

A pesar de esto, aceptan que los delincuentes avanzan a pasos gigantes en cuestiones tecnológicas y por eso no pueden distraerse ni un minuto; sin embargo, la realidad es que el verdadero objetivo de un criminal que se dedica a fraudes bancarios no es quebrantar la seguridad de un banco, sino engañar de manera sutil a sus millones de usuarios.

El engaño

Como muchos mexicanos que ya han sido sorprendidos, Francisco trabajaba para llevar una vida sin grandes lujos, pero también sin deudas. Un día contestó el teléfono sin imaginar que lo soprenderían con una noticia.

Francisco fue informado de que era el heredero de una pequeña fortuna que pertenecía a una persona de la que jamás había escuchado. Escéptico, como era de esperar, imaginó que se trataba de una broma; sin embargo, la manera tan seria con la que hablaba su interlocutor lo hizo dudar.

Pasaron los días y las llamadas para afinar detalles que concluirían con la entrega de la herencia continuaban. Francisco seguía sin confiar del todo, nunca le había pedido dinero para acelerar el trámite. Por lo que accedió a cumplir los pocos requisitos que le solicitaban: mandar un número de cuenta donde se haría el depósito, copias de su acta de nacimiento, credencial de elector, cartilla militar y pasaporte. 

Pasaron los días y no volvió a recibir una llamada referente a la supuesta herencia, pero meses después fue buscado por una institución financiera, la cual lo acusaba de tener una deuda con ellos de casi 100 mil pesos; para su sorpresa, los documentos tenían su firma y en los papeles aparecía su credencial de elector. Francisco había sido víctima de un robo de identidad.

El caso de Francisco es uno de miles: hay quienes han sido engañados en un cajero automático, han contestado un correo apócrifo, entraron a una página falsa, compartieron la contraseña de su tarjeta o dieron sus datos personales por teléfono; en fin, hay miles de casos con decenas de tipos de engaños diferentes que no involucran el uso de tecnología y sí el factor sorpresa.

Tecnología

En entrevista, Marcos Ramírez Miguel, director general de Grupo Financiero Banorte, es enfático y explica la necesidad de educar e informar a los usuarios.

De acuerdo con el último reporte de la Condusef, el número total de reportes relacionados con posibles fraudes —incluye casos de robo de identidad— durante los primeros seis meses del año ascendieron a dos millones 674; de los cuales, un millón 837 mil fueron bajo un modelo tradicional, mientras que, 836 mil se dieron por canales cibernéticos. Una vez más, se observa que el principal método de los estafadores es el engaño al cliente.

Para Ramírez Miguel, la tecnología de los bancos y la de los delincuentes siempre estará en competencia, por lo que el enfoque debe estar en el cliente.

“Donde se dan más los fraudes es afuera de los bancos, donde no podemos proteger. Afuera hay mucho phishing, hay personas que hablan y preguntan datos que no se deben dar a nadie. Ahí hay que trabajar, hacer comprender a la gente que no deben dar información personal a nadie, los bancos nunca vamos a pedir sus claves, esa es la recomendación de oro”, apuntó.

Según Ramírez, Banorte invierte casi 30 mil millones de pesos al año en cuestiones relacionadas con tecnología. De esta inversión, explicó, surgió una herramienta de seguridad que además de efectiva es innovadora, como la es la selfie, que simplemente consiste en que el usuario se debe tomar una fotografía que sirve como llave para ingresar a su banca móvil.  

Según la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, entre 2012 y 2015 el número de adultos que tienen una cuenta bancaria ligada a un contratado de banca móvil pasó de 6 a 9.5 por ciento; como resultado, en México ya suman 3.2 millones de personas que utilizan la banca electrónica.

Adolfo Albo, director de Educación Financiera de BBVA Bancomer, coincide con la idea de que es necesario reforzar en la conciencia de los clientes de servicios financieros que su usuario y la contraseña, son las llaves que dan acceso a su dinero, por lo cual es necesario mantenerlos resguardados y no compartirlos con absolutamente ninguna persona. 

Para la banca, el tema del robo de identidad se ha convertido en un verdadero problema, de ahí que, durante la novena Semana Nacional de la Educación Financiera, muchas instituciones —incluida Bancomer— decidieron enfocarse en el uso adecuado de la banca electrónica. 

Para el director de Bancomer, el uso correcto de la banca electrónica es una moneda que tiene dos caras, por un lado la banca ha hecho su trabajo invirtiendo de manera importante en su plataformas se seguridad tecnológica; sin embargo, hace falta trabajar en el lado de las personas, es decir, en brindarles la suficiente información para que estén preparadas y no sean víctimas de un robo de información.

Reina el “phishing”

Uno de los métodos más efectivos que tienen los delincuentes es el llamado phishing, método que consisten en hacerse pasar por una institución bancaria, regularmente mediante un correo electrónico. En dicho correo, el delincuente plantea cierto problema que solo se puede resolver si el cliente proporciona ciertos datos personales, los cuales posteriormente utilizará para concretar un fraude financiero. 

Según datos proporcionados por las mismas instituciones, durante el año pasado y lo que va de este 2016, Santander ha detectado y dado de baja alrededor de 3 mil páginas parecidas a la suya, pero que en realidad son apócrifas, por su lado; BBVA Bancomer ha logrado desactivar alrededor de 2 mil 500.

Asimismo, la Condusef constantemente lanza alertas, las cuales no solo están relacionados con bancos, sino también hay casos de delincuentes que se hacen pasar por afores, seguros, buró de crédito y hasta por la misma Condusef.

Para evitar cualquier fraude tradicional hay reglas de oro que según Adolfo Albo se deben seguir: mantener actualizada la dirección para recibir el estado de cuenta; no perder de vista la tarjeta; cambiar claves periódicamente; no aceptar ayuda de extraños en cajeros; no dar información por correo o teléfono y siempre desconfiar de cualquier desconocido que incite a bajar archivos, videos, fotos o cualquier tipo de información personal.  

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios