12 de Noviembre de 2018

México

 / CNTE

'En México, la política pesa más que el razonamiento'

Maestros de la CNTE lamentan que las autoridades no estén comprometidas a establecer acuerdos concretos.

Las autoridades afirman que han actuado con prudencia. (Agencias)
Las autoridades afirman que han actuado con prudencia. (Agencias)
Compartir en Facebook 'En México, la política pesa más que el razonamiento'Compartir en Twiiter 'En México, la política pesa más que el razonamiento'

Agencias
MÉXICO, D.F- La Comisión Única de Negociación de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que ingresó a la Residencia Oficial de Los Pinos para solicitar un diálogo directo con el Ejecutivo, informó que continuará este jueves el diálogo en la Secretaría de Gobernación (Segob) con el titular de la dependencia, Miguel Ángel Osorio Chong.

Rubén Núñez, Juan José Ortega Madrigal y Francisco Bravo, dirigentes de la CNTE, destacaron que lo anterior es a fin de seguir buscando soluciones a sus demandas, pues no lograron ningún acuerdo específico este miércoles. El encuentro se llevará a cabo a las 11:00 de la mañana.

Lamentaron que las autoridades no hayan enviado a funcionarios para tratar de establecer compromisos concretos, lo que provocó que algunos mentores se sintieran menospreciados y por ello hubo fricciones y bloqueos en Periférico y Circuito Interior.

La protesta de la CNTE "afecta a mucha gente, crea desempleo y afecta pequeñas empresas como nosotros"

Rubén Núñez explicó que no fue posible siquiera poner en la mesa de negociación el tema de si se retirará el plantón de la plancha del Zócalo para permitir que se lleven a cabo los festejos patrios.

Cuando los dirigentes de la CNTE daban por concluida la manifestación de este miércoles y pedían a sus representados retirarse pacíficamente a su campamento, un grupo, aparentemente de profesores, volvió a enfrentarse a granaderos de la policía capitalina en Reforma, a la altura de la Torre Mayor, resultando lesionados varios uniformados.

Miles de maestros volvieron a tomar el miércoles calles de la ciudad de México tras marchar rumbo a la residencia presidencial, un día después de que fueran promulgadas leyes educativas que los profesores buscaron sin éxito bloquear.

Como en al menos otras 14 ocasiones anteriores en poco más de un mes, los maestros de una facción disidente del sindicato magisterial afectaron la circulación de algunas zonas de una de las mayores ciudades del mundo para manifestar su rechazo a las reformas educativas que plantean quitar parte del control sindical que se tiene sobre el sistema educativo al hacer obligatorias evaluaciones a profesores para entrar o permanecer en sus puestos.

El presidente Enrique Peña Nieto promulgó el martes las leyes que completan la mayor reforma al sistema de educación pública en la historia reciente de México.

La dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que afilia a la mayoría de los maestros en el país, ha manifestado su apoyo a la reforma.

Molestia de capitalinos

Durante el día se registraron algunas confrontaciones entre algunos maestros que pretendían romper cercos policiales instalados en ciertos puntos de la ciudad.

Algunos profesores forcejearon con policías e intentaron quitarles sus escudos, mientras que los agentes en respuesta accionaron extintores de fuego.

El secretario de Gobierno de la capital, Héctor Serrano, dijo que en las confrontaciones hubo 15 policías lesionados.

Las marchas y bloqueos en la capital mexicana han comenzado a molestar a algunos de sus habitantes.

"Esto afecta a mucha gente, crea más desempleo y afecta pequeñas empresas como nosotros", dijo Faustino Gregorio Sotero, quien dirige un taller de reparación de carros en Constituyentes, una de las principales avenidas del oeste de la ciudad que el miércoles fue bloqueada en sus dos sentidos mientras los maestros se preparaban para avanzar hacia la residencia presidencial de Los Pinos.

Una de las tendencias de Twitter el miércoles en México era "Estamos hartos CNTE", las siglas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y cuyos miembros se han vuelto una presencia regular en la capital de México y otras ciudades del país.

 No buscan simpatías

Miembros de la Coordinadora también bloquearon algunas carreteras y calles en al menos otros 15 estados del país en respuesta a la convocatoria para hacer del miércoles una jornada nacional de protesta. Algunos de sus líderes han dicho que ahora que las reformas han sido avaladas iniciarán una nueva fase de resistencia para intentar presionar a las autoridades que no las aplique.

Maestros también dicen que sus tácticas no buscan ganar la simpatía de los habitantes de la ciudad de México. Argumentan que debido a que las élites controlan el poder político y los medios es innecesario apelar a la opinión popular a través de protestas que generen menos conflicto.

"Desgraciadamente, en México la presión política pesa más que el razonamiento, el diálogo", dijo Renato Jiménez, un profesor de una escuela de la ciudad de México que se disponía a participar en la marcha por la avenida Constituyentes. "Es una pena, pero lo consideramos necesario", añadió sobre las protestas que han implicado los bloqueos de varias partes de la ciudad.

El gobierno de la ciudad de México ha evitado intervenir e impedir bloqueos, lo cual ha generado frustración entre algunos residentes. Algunos analistas creen que en parte la autoridad local busca evitar confrontaciones abiertas con grupos izquierdistas que podrían acarrearles costos políticos.

El secretario de Gobierno de la ciudad dijo que la autoridad local ha privilegiado la "prudencia" pero que el miércoles recibieron la orden de impedir que bloquearan más vialidades como al parecer pretendían.

"Hemos actuado en todo momento con prudencia, pero hoy el claro objetivo de ellos no era manifestarse... no era finalmente expresar sus ideas, lo que pretendían era bloquear la ciudad", dijo Serrano. "Eso no lo vamos a permitir".

Traumas nacionales

El Partido Revolucionario Institucional, del presidente Peña Nieto y que gobernó el país por siete décadas antes de perder por primera vez el poder en el 2000, fue conocido por cooptar e intimidar a disidentes.

Sin embargo, dos masacres cometidas en 1968 y 1971 contra estudiantes justo durante otro gobierno del actual partido en el poder se convirtieron en traumas nacionales que hicieron a las autoridades actuar con mayor cautela frente a manifestaciones, incluso con aquellas en las que llegan a violarse algunas leyes.

Aunque la policía ha resguardado edificios e instalaciones públicas durante las protestas de los maestros, la autoridad no ha hecho nada para detener los bloqueos de importantes calles y avenidas.

"No es la excepción lo que pasa con los maestros sino que casi cualquier grupo que viene, incluso cuando incluyen violaciones a la ley y afectación a terceros, pues no pasa nada", dijo José Antonio Crespo, analista político del Centro de Investigación y Docencia Económicas. "Se confunde el uso legítimo de la fuerza pública con la represión, como si fueran lo mismo cuando claramente no son lo mismo", añadió.

(Con información de Milenio, Notimex y AP)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios