18 de Septiembre de 2018

México

Margarita Zavala: soy mejor que AMLO, Mancera, Osorio y Videgaray

La ex primera dama asegura que es la mejor opción para dirigir al país, ya que conoce a México mejor que todos ellos.

En entrevista, Margarita Zavala habló sobre sus aspiraciones para ser candidata a la presidencia de México. (facebook.com/MargaritaZavalaMX)
En entrevista, Margarita Zavala habló sobre sus aspiraciones para ser candidata a la presidencia de México. (facebook.com/MargaritaZavalaMX)
Compartir en Facebook Margarita Zavala: soy mejor que AMLO, Mancera, Osorio y VidegarayCompartir en Twiiter Margarita Zavala: soy mejor que AMLO, Mancera, Osorio y Videgaray

Juan Pablo Becerra-Acosta M./Milenio
JALISCO.- Luce distinta Margarita Zavala. Menos parca, más elocuente. Se atreve a decir que, para estar en la Presidencia de la República, para ser la primera comandante en jefe de las fuerzas armadas, ella es mejor, ni más ni menos, que… todos: que Andrés Manuel López Obrador, Miguel Ángel Mancera, Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray, Aurelio Nuño, Manlio Fabio Beltrones, El Bronco (Jaime Rodríguez Calderón), Ricardo Anaya, Gustavo Madero y Rafael Moreno Valle.

Así, así de confiada está la ex primera dama de México al pensar en los comicios presidenciales de 2018.

—Sí te puedo decir que conozco a México mejor que todos los nombres que tú me mencionaste… —mira directo a los ojos, luego vira la cabeza y coquetea un momento con la cámara, y vuelve el rostro hacia mí con una ligera mueca sonriente, como de satisfacción por una travesura recién cometida que no se quiere ocultar sino exhibir. Es otra Margarita Zavala, la que ahora encabeza algunas encuestas, o que está en empate técnico en primer lugar con sus probables contendientes presidenciales.

Dígame lo que piense rápidamente si le digo… AMLO.

—Andrés Manuel… Sí es un candidato. No hay campaña sin Andrés Manuel… —mira sonriendo, con un brillito burlón en los ojos, en alusión a que el tabasqueño va por su tercer intento para llegar a la Presidencia de la República. 

¿No hay campaña sin Andrés Manuel?

—Sí, es candidato seguro… —vuelve a esbozar un tono y una mueca de sarcasmo.

Mancera…

—Hay que ver. Él ya decidió, anunció que iba por el 18, así que es alguien con quien se va a competir…

Graco Ramírez (gobernador morelense), ya anunció también su intención…

—Sí, pero él está ahorita en un reto muy importante que tiene en Morelos (alude a los problemas de inseguridad que el perredista tiene en el estado que gobierna). Tiene mucha menor actividad en el sentido nacional…

El Bronco…

—Está en el reto, ¿eh? Yo creo que ahorita sí se va a concentrar en el estado… —pone mirada de “se los dije: no es lo mismo estar en campaña que gobernar”, en referencia a la tragedia del penal del Topo Chico y a los tours previos del gobernador de Nuevo León por el país promocionando una candidatura independiente para 2018. 

Osorio…

—Pues todos ellos son adversarios y nos encontraremos en el 18. Y lo digo también con todo respeto para los que has mencionado…

Videgaray…

—Igual. Ahora, cada quien tiene tiempos distintos. Quienes tienen un cargo en el gobierno tienen tiempos distintos y tienen que responder a lo que el cargo mismo les está exigiendo… —se refiere a la imposibilidad de los priistas para anunciar abiertamente sus aspiraciones, por aquello de los usos y costumbres del PRI y su tapadismo.

¿Y si le digo “Nuño” qué piensa?

—Ese sí sale en la televisión. Sí… —sonríe con un gesto socarrón por las incontables apariciones en los medios de comunicación del secretario de Educación que ha viajado por numerosos estados.

Manlio…

—Ha decidido bien en decir “no me voy a lanzar si soy jefe nacional del PRI”… —le lanza un dardito a Ricardo Anaya, el líder de su partido, que ha sido criticado por aparecer constantemente en los spots del PAN como si estuviera promoviendo su imagen rumbo a 2018 desde la presidencia panista.

Dígame rápidamente lo que piense si le digo… “Ricardo Anaya”.

—Jefe nacional… —se pone seria, muy seria.

Gustavo Madero…

—Es jefe nacional (frasea con ligera ironía que hacía referencia a que Ricardo Anaya es en realidad su incondicional al frente del PAN). Y diputado. Es diputado federal…

Moreno Valle…

—Gobernador de Puebla… —se quita los guantes y su rostro se vuelve inexpresivo.

Guerra o no guerra en el PAN

No pasa semana sin que Zavala acuda a reuniones con jóvenes en universidades. O con mujeres. O empresarios.  En septiembre, en entrevista previa realizada en Monterrey, me había dicho que su alternativa ante los demás contendientes era una base ciudadana: “Unos tendrán una plataforma de partido o de cargo de gobierno y yo buscaré justamente la plataforma ciudadana”. Eso, por si tiene problema dentro del PAN. En las más recientes encuestas, por ejemplo en la de Consulta Mitofsky, Margarita Zavala ya luce como la sólida preferida para que sea candidata presidencial de su partido. Entre los panistas supera por 21 puntos a Gustavo Madero, por 32 a Ricardo Anaya y por 35 a Rafael Moreno Valle.

Vendrá la competencia interna…

—Sí, no es un asunto de “si no soy yo, entonces nadie”, o “si no soy yo, entonces me voy a otro lado”. Es un tema de procesos…

No es Margarita o el caos…

—No, es un tema que tiene que ver con procesos equitativos, con transparencia. Tiene que ver con decisiones del propio PAN y que esas decisiones estén consensadas…

Miseria, soberbia, guerra corrupción, aborto, gays

Una batería de políticas públicas:   

Reforma Energética, algunos dicen que si llegan a Los Pinos, la echan para atrás…

—La verdad es que la Reforma Energética era una reforma necesaria que nos hubiera beneficiado mucho más si hubiera habido menos miseria humana hace años y se hubiera aprobado cuando se presentó… —les da un patadón a los priistas que se opusieron a que durante el sexenio de Felipe Calderón se aprobara una iniciativa similar.

Reforma fiscal…

—No sé por qué sigue. Una Reforma Fiscal desde luego tiene que tender a recaudar, pero no puede, y mucho menos en estos tiempos, irse contra una clase media, contra una población que trata de generar riqueza. Ha sido uno de los graves obstáculos que hemos tenido para el crecimiento económico. La soberbia es la que la ha mantenido… —le aplica un súper a su gestor, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Corrupción, pide que se firme la iniciativa 3 de 3…

—Sí. Es el gran obstáculo de nuestro país. En términos económicos nos ha hecho más desigual. La economía está en una competencia que ya no es sana porque está totalmente sembrada de privilegios. Las licitaciones son con privilegios y las compras son con privilegios y eso trastorna la economía. Ha generado una desconfianza enorme en la sociedad. Y en materia política le ha quitado el contenido a la democracia y pone en riesgo la democracia y eso es realmente un peligro. El problema es el “no pasa nada”. No pasa nada en términos legales, pero tampoco socialmente y eso es importante que lo tomemos en cuenta.

Legalización de la marihuana…

—Tenemos que estudiar y saber bien cuáles son las consecuencias de la misma. No sea que nos quedemos con todos los costos sociales y con ningún beneficio económico. Y creer que con la legalización de la marihuana se va a terminar la violencia del crimen organizado, es una ingenuidad. En principio estoy en contra, pero estoy escuchando, por ejemplo lo que se dice en el Senado. Me gustaría escuchar sobre todo a los papás. Y si el Estado está a la altura de ellos…

Aborto…

—Siempre he estado a favor de la vida… Pero nada más una aclaración: no hay que criminalizar a las mujeres. No lo haría (si es Presidenta).

Matrimonio entre personas del mismo sexo…

—Estoy de acuerdo. La Corte ya dijo que era constitucional. Me parece que es asunto que las legislaturas deben revisar.

Felipe Calderón: ¿activo o pasivo político?

Eso de ser ex primera dama, ¿cómo lo vive hacia 2018?

—Eso también me dio una enorme experiencia. Yo he visto al país como diputada local cuando éramos oposición, como diputada federal cuando éramos un partido en el gobierno, y como esposa del Presidente. Y lo he visto, vivido, sentido como nadie. Lo he experimentado. Sí te puedo decir que conozco a México mejor que todos los nombres que tú me mencionaste hace poco, hace ratito…

La guerra sigue o no…

—Primero, me tocan retos muy distintos, más allá del propio concepto que no fue manejado así en términos de política pública. Hoy un reto mucho más fuerte que el tráfico de drogas es el secuestro y la extorsión, que es un tema más de estados. El tema de mando único, que antes ni siquiera querían oírlo, hoy se discute.

Está a favor del mando único…

—Sí, pero es importante señalar que la clave no es en sí el mando único, sino el control de confianza. La confiabilidad y la eficacia de la policía. En algunos estados el mando único es de los criminales (cachetea a no pocos gobernadores). Del control de confianza constantemente hay la prueba de que no se hicieron, o que los reprobaron y ahí seguían, y son los que están metidos en el tema de Tierra Blanca y por supuesto el control de confianza que nunca existió en Iguala.

Una guerra cruenta, una guerra que no termina…

—Es que no es un tema de guerra. Es un tema del objetivo de un Estado, de la seguridad. De la seguridad nacional, de la seguridad pública. De que la fuerza del Estado está precisamente para proteger la seguridad de los ciudadanos y de las familias. Y ahí es importante ser transparentes, ser claros. Y prefiero pagar los costos de decir la verdad que los costos de esconderla, porque se vuelve más cruento el asunto…

¿Se siente preparada ya para ser comandante en jefe?

—Sí. Sí, conozco además al Ejército. Y conozco las fuerzas armadas… —se pone seria.

¿Entonces está segura de que quiere ser Presidenta?

—Sí, absolutamente (vuelve a sonreír). Conozco el país. Y sé que es un tema también de liderazgo. A veces digo: “Le falta tan poco (a México)”, porque lo que necesita es que el Estado sea eficaz. No solo las buenas ideas, sino un liderazgo que lo haga eficaz y que al mismo tiempo dé la legitimación del ejercicio. México se la puede seguir llevando así, ¿eh?, conozco bien al país; se la puede seguir llevando ahí en la mediocridad, pero eso no es ni el destino de México, ni lo merece, ni lo merecen los mexicanos ni las mexicanas.

En Monterrey, meses atrás, le había dicho:

¿No le dijeron sus hijos: “Mamá Los Pinos otra vez?”

—No, ellos me apoyan. Y yo no creo que extrañen esa parte. Más bien creo que saben lo que es importante para nosotros para cada uno de nosotros. Nuestro país, y lo que creemos que podemos ser y hacer para México. Al contrario: fui muy comprendida.

Ahora, en Guadalajara, se terminaba la entrevista y llegaba la hora de las selfies. Ella era la que proponía que las hiciéramos junto al camarógrafo Carlos Mendoza. Posaba Margarita Zavala un par de veces. Luego seguía bromeando de cualquier cosa. Y se iba, segura, decía, de que en 2018 llegará a Palacio Nacional…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios