22 de Octubre de 2018

México

La Primavera inicia a las 22:30 horas

En la actualidad, el equinoccio de primavera y otros fenómenos son observados en diferentes sitios de la península de Yucatán y en toda Mesoamérica.

En Yucatán, el equinoccio fue ser observado en la zona arqueológica de Dzibilchaltun, al norte de Mérida. (Fotocomposición/SIPSE)
En Yucatán, el equinoccio fue ser observado en la zona arqueológica de Dzibilchaltun, al norte de Mérida. (Fotocomposición/SIPSE)
Compartir en Facebook La Primavera inicia a las 22:30 horasCompartir en Twiiter La Primavera inicia a las 22:30 horas

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- El equinoccio sucede dos veces al año: el de primavera, este sábado 19 marzo a las 22:30 horas, cuando el sol forma un eje perpendicular con el Ecuador de norte a sur, y el de otoño, al encontrarse nuevamente con el Ecuador de sur a norte.

Ernesto Vargas, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM, mencionó que en el calendario mesoamericano el de primavera era más que un cambio de estación; para los mayas ese evento astronómico significaba la planeación de la siembra, según publica Notimex.

“Lo relacionaban con el renacimiento porque marcaba el inicio de la temporada de crecimiento y reverdecer de la naturaleza; mientras que el de otoño indicaba el momento de la cosecha”.

De acuerdo con Johanna Broda, del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH), la cosmovisión es “la visión estructurada en la que los antiguos mesoamericanos combinaban de manera coherente sus nociones sobre el medio ambiente en que vivían, y sobre el cosmos en que situaban la vida del hombre”.

Así, la astronomía y los calendarios mayas son resultado de la observación constante y repetida de la naturaleza, acción que les permitió predecir y orientarse en ciertas situaciones, como en el caso de la siembra.

Ese conocimiento estaba a cargo de los sacerdotes, que debían combinar la capacidad de formar conceptos matemáticos, la buena observación y el dominio de la representación escrita. La adquisición de estos saberes exactos se refleja en las construcciones arquitectónicas.

En la actualidad, el equinoccio de primavera y otros fenómenos son ampliamente observados en diferentes sitios de la península de Yucatán y en toda Mesoamérica; por ejemplo, en el área maya el más popular es “el fenómeno del juego de luces sobre la alfarda de la escalinata del edificio de El Castillo en Chichén Itzá”.

Otras zonas arqueológicas representativas son Dzibilchaltun, al norte de Mérida; Mayapán, al norponiente de Yucatán, o Uaxactún, en Guatemala, cuya agrupación de edificios se alinean de tal manera que pueden funcionar como observatorios astronómicos.

Este conglomerado de edificios –del Preclásico tardío (400 a.C.-200 d.C.)– son conocidos como Grupo E y “consiste en una estructura piramidal desde donde se observa.

Al frente está una plataforma con tres templos que establecen líneas de observación. Ahí se mira desde la escalinata de la pirámide del lado oeste para medir los solsticios y los equinoccios”, describió Vargas Pacheco.

Esas mediciones tienen una trayectoria larga en el zona maya, pues los edificios más tempranos datan de por lo menos 700 años a.C. y perduran casi hasta la actualidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios