22 de Septiembre de 2018

México

Fue inútil: impuesto a refrescos no redujo el consumo en México

El consumo de refrescos por persona diario en México fluctúa entre los 350 y 500 ml, que representan entre 5 y 7 % la ingesta de calorías.

El consumo de refrescos por persona diario en México fluctúa entre los 350 y 500 mililitros diarios. (AP)
El consumo de refrescos por persona diario en México fluctúa entre los 350 y 500 mililitros diarios. (AP)
Compartir en Facebook Fue inútil: impuesto a refrescos no redujo el consumo en MéxicoCompartir en Twiiter Fue inútil: impuesto a refrescos no redujo el consumo en México

Miriam Ramírez/Milenio
CIUDAD DE MÉXICO.- De 2014 a la fecha el impuesto especial sobre productos y servicios (Ieps)  redujo el consumo de bebidas azucaradas sólo entre 3 y 4.3 por ciento en las familias mexicanas, indicaron especialistas del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Al presentar el estudio “La industria de las bebidas no alcohólicas en México”, el investigador Daniel Flores Curiel,  detalló que dicho porcentaje equivale al consumo de 15 mililitros diarios menos por persona o 6.3 kilocalorías.

No obstante, la ingesta calórica promedio entre los mexicanos asciende a tres mil 24 kilocalorías, aunque la ingesta recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de dos mil kilocalorías al día.

“Los mexicanos en promedio consumimos mil 24 kilocalorías más de lo que sería recomendado (…) concluimos que el refresco no es la principal causa de obesidad, pues este es un problema que se debe a muchos factores”, expresó.

El consumo de refrescos por persona diario en México fluctúa entre los 350 y 500 mililitros diarios, que representan entre 5 y 7 por ciento su ingesta calórica.

En tanto, los hogares destinan aproximadamente 2.7 por ciento de su gasto mensual en el consumo de refrescos y bebidas azucaradas.

“No obstante, es poco sensible al incremento de precios, es decir, a pesar de que su precio de los refrescos se incrementó, los consumidores no dejan de comprarlo”, sostuvo.

Destacó que la industria de las bebidas no alcohólicas representa 0.61 por ciento de la producción de forma directa y 0.46 por ciento de forma indirecta, es decir, a través de su impacto en otras industrias económicas.

Asimismo, contribuye con  1.1 por ciento de la producción bruta del país, además de que emplea a más de 100 mil personas, con remuneraciones superiores entre 20 y 40 más dentro de la industria media manufacturera.

“Los impuestos tienen un efecto sobre la economía, y el  este caso, contrajo la producción de la economía en seis mil 450 millones de pesos, aproximadamente, además de que redujo el empleo en más de 800 puestos de trabajo”, destacó.

Señaló que ni se debe olvidar que dicho gravamen tiene un impacto en los hogares más pobres del país, quienes destinan un mayor presupuesto a la compra de este tipo de bebidas.

“El impacto de este impuesto es aún más fuerte en los hogares más pobres, y por eso decimos que son impuesto regresivo”, enfatizó.

Es de recordar que dicho impuesto se logró en su primer año, en 2014, una recaudación superior a los 18 mil millones de pesos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios