17 de Noviembre de 2018

México

'La Cuna del mambo' busca ser Patrimonio de la Humanidad

El Salón Los Ángeles, con amplia tradición en la capital mexicana, va por el reconocimiento de la Unesco.

El Salón guarda importantes recuerdos de la época de oro del danzón. (ciudadanosenred.com.mx)
El Salón guarda importantes recuerdos de la época de oro del danzón. (ciudadanosenred.com.mx)
Compartir en Facebook 'La Cuna del mambo' busca ser Patrimonio de la Humanidad Compartir en Twiiter 'La Cuna del mambo' busca ser Patrimonio de la Humanidad

Agencias
MÉXICO, D.F.- Con 75 años de existencia, el Salón Los Ángeles no solo alberga entre sus muros un episodio musical coloreado con danzón, mambo o chachachá, también resguarda una historia que se escribe a la par de la vida del país y la de los mexicanos, quienes ávidos por deleitar sus sentidos con la cadencia del baile, acuden para sumar su vivencia a la del inmueble que hoy busca convertirse en Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Y para lograr el cometido, Miguel Nieto, tercera generación de la familia que fundó el salón de baile en 1937, reúne los documentos necesarios, a fin de colocar la propiedad dentro de la lista de recintos considerados como piezas fundamentales de la cultura y la historia: “Gloria López Morales y su hermano Francisco López Morales, ambos funcionarios de la Unesco, fueron quienes me propusieron la idea”.

Lo primero es “integrar un expediente y demostrar que vale la pena declararlo Patrimonio Cultural de la Humanidad, no por el edificio en su forma física, sino por lo que sucede dentro, por cada uno de los momentos que ha registrado a lo largo de 75 años. El salón fue la cuna del mambo y recibió por años a Dámaso Pérez Prado, quien logró colocar una de sus piezas en una película de Fellini.

“Este fue uno de los primeros salones donde tocó Rigo Tovar, donde se dieron a conocer la Sonora Santanera y varios cantantes neoyorquinos de la sala. Aquí se popularizó el chachachá, el movimiento de salsa de Nueva York y el danzón, (este último) uno de los ritmos más bailados durante años por el público que asiste cada noche”, explicó Nieto en entrevista con ¡hey!

Joaquín Pardavé y Silvia Pinal han grabado películas en el recinto

Pero el salón que ha sobrevivido a la crisis, la inseguridad, terremotos y cambios de gobierno no solo fue cuna de los ritmos, también contó entre sus mesas con la presencia de figuras relacionadas con el entretenimiento, incluso se convirtió en set de filmación de varias películas como la dirigida por María Novaro Danzón.

“Aquí se filmó Una gallega baila mambo, con Joaquín Pardavé y Silvia Pinal; el salón fue escenario para Danzón, con María Rojo. Se filmaron también Tívoli, deAlberto Isaac y Modelo antiguo (Raúl Araiza), con Silvia Pinal y Alonso Echanove”, recordó Miguel Nieto sobre algunas historias que tomaron forma al pie de la duela que se pule al pasar del tiempo y con cada paso de baile.

“Aquí estuvieron Toña la Negra y Cantinflas, él era acólito de la iglesia La Señora de los Ángeles, de donde tomamos el nombre del salón. Aventurera también se presentó aquí, venían los políticos y artistas, fue una temporada de varios años en los que tuvimos muchas visitas, entre ellas a la señora María Félix, la última vez que la vi aquí fue por Aventurera, hace unos 12 años”, añadió Nieto.

Con todo ello, el salón se viste de historias inolvidables, pero también dramáticas, como el momento en que la Plaza de las Tres Culturas se tiñó de sangre. “El 2 de octubre (1968) fue un día muy lamentable, acababa de entrar a la universidad y aunque no formé parte del movimiento, sí estuve en la Plaza de las Tres Culturas; cuando todo ocurrió, me refugié en el salón, estaba cerrado porque era de día, pero había personal”.

El terremoto de 1985 también se registró como parte de la historia del salón: “Estaba cerrado, pero no pasó a mayores, porque la estructura es de madera y muy flexible, pero alrededor muchas casa se derrumbaron y hubo un tremendo éxodo del cual no nos recuperamos, al menos en las colonias Guerrero, San Rafael y Santa María, que son de las pocas que quedan con vestigios de finales de los siglos XIX y XX”, recordó.

De ahí la importancia para los propietarios de que el inmueble alcance el rango de Patrimonio Cultural y de entablar alianzas con el gobierno local, a fin de encontrar el apoyo necesario que permita registrar la historia de la ciudad y sus habitantes: “Queremos ser un motor de desarrollo social en la zona, queremos mejorar las fuentes de trabajo y mejorar el barrio”, concluyó Miguel Nieto.

Un viaje por el tiempo

Las más de siete décadas que tiene de existencia el salón, también son testigos de numerosas historias, como la protagonizada por la señora Gloria Serrano González, quien cumple con la tradición del baile cada semana desde hace 40 años.

“Desde entonces vengo a tirar la polilla, con el baile me relajo, me olvido de mis problemas y no me hago más vieja, aquí se olvida todo. Soy viuda, pero aquí conocí a mi actual pareja, y desde entonces las cosas son distintas”, comentó.

Una historia similar cuenta Rosalva Morales, quien asiste al salón desde hace 35 años: “Aquí nos conocemos casi todos y vivimos del baile. Aquí he conocido muchas parejas, buenas para el baile y también sentimentales”, dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios