20 de Septiembre de 2018

México

Un general y mandos policiales en narconómina de Los Templarios

Un reporte de inteligencia de todos los cuerpos de seguridad revela que el cártel paga en sobornos 325 mdp al año.

En diversas ocasiones grupos armados han quemado vehículos en carreteras michoacanas. (Milenio)
En diversas ocasiones grupos armados han quemado vehículos en carreteras michoacanas. (Milenio)
Compartir en Facebook Un general y mandos policiales en <i>narconómina</i> de Los TemplariosCompartir en Twiiter Un general y mandos policiales en <i>narconómina</i> de Los Templarios

Juan Pablo Becerra-Acosta/Milenio
MÉXICO, D.F.- Si en Michoacán el cártel de Los Caballeros Templarios tiene ingresos de al menos mil millones de pesos anuales, según pesquisas de todos los cuerpos de seguridad del Estado mexicano, como dio a conocer anteriormente, producto de la suma de todas sus actividades ilícitas (salvo la venta de droga en Estados Unidos que no está contabilizada en dichos informes), esto se debe en gran medida a la aplicación de una máxima de terror que ejercen los capos del narcotráfico mexicano: “plata o plomo”.

Es decir, la corrupción. La colaboración o complicidad con los delincuentes, o el silencio ante sus actividades criminales de parte de todos los sectores sociales y gubernamentales. Esto ocurre por la buena o por la mala (“plata o plomo”), a través del pago de sobornos, del pago de sueldos mensuales.

Así se desprende de otro reporte de los trabajos de inteligencia de todos los cuerpos de seguridad que hay en las instituciones del Estado mexicano (al que también tuvo acceso por unas horas MILENIO), como el Ejército, la Marina, la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y el Cisen.

Se trata de las millonarias narconóminas de Los Templarios donde aparecen desde un general hasta mandos policiales no solo de Michoacán, sino de otras entidades de la República donde ese cártel tiene presencia, como el Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Colima, Tabasco, Chiapas, Morelos, Baja California (con apoyo del cártel de Sinaloa) y Tamaulipas (en colaboración con el cártel del Golfo). Estas nóminas interceptadas por el Estado mexicano a los Templarios se estructuran por poblaciones, ciudades y entidades completas.

MILENIO no va a publicar un solo nombre, ni de personas ni de funcionarios ni de empresas mencionadas en los reportes, ya que hay investigaciones en curso, según se advirtió a este diario.

Además, según se le previno, ha habido ocasiones en las cuales estos listados de sobornos de los criminales están “inflados” en cuanto a los personajes supuestamente corrompidos: por ejemplo, un jefe de plaza del cártel en cuestión incluye en su nómina a una persona relevante (un militar, un policía, un alcalde, un empresario) con un sueldo determinado, cuando en realidad el aludido no colabora con el narco, no percibe cantidad alguna, y alguien en el grupo criminal en ese sitio se embolsa el dinero, hasta que lo descubren y ejecutan.

Esas acusaciones en falso ya se han visto en procesos, viciados, indebidos, como cuando se sustentan en testigos protegidos de origen delincuencial.

Con esas reservas que se le hicieron a MILENIO, el material interceptado a Los Templarios, y que el Estado mexicano ya ha dado por “bueno”, ya ha comprobado su veracidad en sus centros de inteligencia, exhibe la capacidad corruptora del narco.

Narconómina estatal

En un estado, que no es Michoacán

  • Un general del Ejército mexicano estaría recibiendo 2 millones de pesos mensuales.
  • Un mando de la Policía Federal, 800 mil pesos al mes.
  • Un mando ministerial, 150 mil pesos al mes.
  • Un director antisecuestros, 30 mil pesos mensuales.
  • Un comandante de órdenes de aprehensión, 15 mil pesos.
  • Un comandante de homicidios, 15 mil pesos.
  • Director de averiguaciones previas, 10 mil pesos.
  • Un periodista de un periódico, solo 10 mil pesos mensuales.
  • Funcionario de Aduana de un aeropuerto, 8 mil pesos mensuales. 
  • Pago Nextel en Secretaría de Seguridad Pública, 5 mil pesos. 
  • Los policías municipales, 8 mil pesos al mes.

En total, en esa entidad, que no es de las dos principales con presencia de Los Templarios, los criminales estarían pagando más de 5.4 millones de pesos por mes de sobornos bajo el esquema “plata o plomo”.

La suma es de 65 millones de pesos anuales.

Los Caballeros Templarios aplican una máxima de terror para sobornar: “plata o plomo”

Se informó a MILENIO que se trata de cifras conservadoras, ya que es solo lo que hasta ahora se ha podido documentar, y que en un estado con enorme presencia como Michoacán, la entidad de origen de Los Templarios, el volumen de la cantidad “se quintuplica” por ser el centro de operaciones urbanas, portuarias y serranas de ese cártel y por ser más numerosa la cantidad de personas que tienen que corromper.

Es decir, que en Michoacán la narconómina es de más de 27 millones de pesos mensuales, más de 325 millones de pesos al año, cuando menos.

No es mal negocio para los capos: MILENIO dio cuenta el miércoles pasado que las ganancias comprobadas en Michoacán (sin contar la venta de droga en Estados Unidos), es de al menos 970 millones de pesos. Si se le restan los sobornos documentados y estimados (324 millones de pesos al año), la ganancia sigue siendo enorme: 646 millones de pesos al año. Más de 49 millones de dólares anuales.

Narconómina urbana

  • En una importante ciudad michoacana el soborno más elevado
  • Un mando de la Policía Federal, con 350 mil pesos mensuales.
  • Un mando de la PGR con 250 mil pesos mensuales.
  • Un mando de la policía estatal, con 240 mil pesos al mes.
  • Un subsecretario de Seguridad Pública municipal, 30 mil pesos mensuales (comentaron a MILENIO funcionarios de seguridad federal que a los sobornados municipales les pagan muy poco, porque su nivel de preparación y el terror les impide exigir más para aumentar sus de por sí magros sueldos).
  • Un director de Seguridad Pública municipal, 25 mil pesos.
  • Un perito ministerial, 20 mil pesos.
  • Un operador de radio policial 5 mil pesos.
  • Un periodista de un periódico, 40 mil pesos mensuales.
  • Un funcionario de una televisora, 25 mil pesos mensuales.
  • Un periodista de radio, 25 mil pesos. En total hay cinco medios supuestamente sobornados con más de 100 mil pesos mensuales. 
  • En esa urbe los sobornos fijos totales ascienden a 3 millones de pesos.

Además, está el rubro de “negociaciones”. Es decir, cuando un incidente criminal, ya sea una detención o un decomiso, implica un “trato” que garantice impunidad en esa ciudad.

En un mes “tipo” que pudo observar MILENIO, el pago por estos incidentes a policías municipales, ministeriales, de grupos especiales y soldados fue de más de un millón de pesos en total.

Es decir, que la narconómina en una ciudad muy importante pasa los 4 millones de pesos mensuales, alrededor de 50 millones de pesos anuales. Si se toman en consideración las tres ciudades más importantes para el narco en el estado, Morelia, Lázaro Cárdenas y Apatzingán, nada más ahí serían 150 millones de pesos anuales los destinados a los sobornos.

La aterradora máxima de “plata o plomo” de los narcos y su millonaria narconómina.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios