23 de Septiembre de 2018

México

David y Abraham recorrían todo México haciendo encuestas

La familia de Rey David y Abraham Copado Molina se enteraron del ataque de sus familiares por Google y por los medios de comunicación.

Los hermanos linchados en Ajalpan fueron velados en una funeraria de la delegación Iztapalapa. (excelsior.com.mx)
Los hermanos linchados en Ajalpan fueron velados en una funeraria de la delegación Iztapalapa. (excelsior.com.mx)
Compartir en Facebook David y Abraham recorrían todo México haciendo encuestasCompartir en Twiiter David y Abraham recorrían todo México haciendo encuestas

Angélica Ferrer/Milenio
MÉXICO, D.F.- La vida de Rey David y José Abraham Copado Molina era aplicar encuestas, afirma Pablo, hermano de los jóvenes linchados el lunes 19 de octubre en la comunidad de Ajalpan, Puebla.

Los hermanos Copado Molina viajaron a esa comunidad para hacer un estudio sobre tortillas y maíz transgénico para la empresa Marketing Research and Services pero, al ser confundidos con secuestradores, fueron golpeados e incinerados por los pobladores del lugar.

"No tenían otro trabajo como tal; José era mecánico y (ser encuestador) lo veía un poco más como un trabajo extra pero David vivía de eso", dice.

David y Abraham recorrieron todo México aplicando encuestas para empresas como ISA y el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información (Inegi); hacían el levantamiento de las muestras sobre temas de política, productos cotidianos y censos de población.

David, de 35 años y quien era padre de gemelos de un año y medio de edad, tenía más de cinco años dedicándose a tocar casa por casa para conocer la opinión de las personas y Abraham, quien tenía 25 años, apenas llevaba un año realizando esta labor.

Según cuenta Pablo, ninguno de los dos había tenido problemas en los pueblos y regiones que habían visitado para hacer sus investigaciones.

"Ellos nos contaban que la gente era muy amable, que en otras zonas era cerrada pero que, por lo regular, los trataban bien, con amabilidad", explica.

Donovan Nava, sobrino de los encuestadores, afirma que ambos viajaban muy seguido "y les gustaba mucho".

Eran muy buenas personas

Pablo describe a sus hermanos como personas alegres, contentas, sin problemas. Donovan los recuerda como hombres "trabajadores y muy buenas personas".

"Somos cinco hermanos: Felipe, David, Luz, yo y Abraham. Nos llevábamos bien, a todo dar. David era buen padre y estaba construyendo su casa en Lerma, por lo que su familia vivía conmigo en Prado Churubusco, en la delegación Coyoacán", explica Pablo.

La última vez que Donovan convivió con sus tíos fue el 1 de octubre. Pablo los vio el viernes 16 de octubre; no recuerda cuándo viajaron hacia Ajalpan, ni cuánto estuvieron ahí para realizar el que sería su último trabajo de campo.

'Lo vi en Google'

La noche del lunes 19 de octubre, la familia Copado Molina recibió una triste noticia: David y Abraham fueron linchados por personas de Ajalpan, Puebla, quienes los confundieron con secuestradores, a pesar de que, según declaró para Milenio el director de Seguridad Pública del municipio, José Manuel Gutiérrez, ambos se identificaron con sus credenciales de elector y los gafetes de Marketing Research and Services y de la Universidad Tecnológica de Tulancingo.

"A mi cuñada (esposa de David), le habían hablado para avisarle lo que ocurrió. Después yo lo vi en Google y salió en los medios. Ella nos llamó y nos dijo que había problemas (en Ajalpan) y que necesitaba que lleváramos el acta de David y de José porque los habían matado", narra Pablo.

Donovan se enteró por su mamá, quien es hermana de los encuestadores. "No lo podía creer. Sentí tristeza y enojo al no poder hacer nada para ayudarlos. Llamamos al resto de la familia para ver qué se hacía".

Después de conocer la muerte de sus empleados, la compañía que contrató a los jóvenes envió a Felipe, el hermano mayor de los encuestadores, a la esposa de David y a la madre de ambos a Tehuacán, Puebla.

¿Qué espera la familia? Donovan pide que se eduque a la población de Ajalpan para que no vuelva a ocurrir esto y Pablo dice que más que una indemnización, exigen justicia y el esclarecimiento del homicidio de sus hermanos.

"Estuve investigando y hay cinco casos similares de linchamientos alrededor del pueblo. Ya no queremos que ocurra esto otra vez".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios