18 de Septiembre de 2018

México

Colosio, el hombre que quería transformar a fondo al PRI

Dos de sus compañeros recuerdan al sonorense como un 'político limpio, bien intencionado, hombre de palabra'.

Luis Donaldo Colosio hizo toda su carrera política en el PRI. (Fundación Colosio)
Luis Donaldo Colosio hizo toda su carrera política en el PRI. (Fundación Colosio)
Compartir en Facebook Colosio, el hombre que quería transformar a fondo al PRICompartir en Twiiter Colosio, el hombre que quería transformar a fondo al PRI

Rosalía Solís/Milenio
MÉXICO, D.F.- Luis Donaldo Colosio quería cambiar al PRI. No solo de nombre sino de fondo. Hizo toda su carrera política en el Revolucionario Institucional y sabía que eso era lo necesario.

A la mente de Santiago Oñate vienen las largas conversaciones que sostuvo con Colosio en 10 años de amistad, la cual inició en 1985 cuando fueron compañeros en la Cámara de Diputados. 

Pláticas sobre el PRI y su futuro, el desplome de la Unión Soviética, la transformación del Partido Comunista Italiano, en 1991, en Partido Democrático de Izquierda.

"Las reflexiones que a partir de dicho evento compartimos sobre un posible cambio de nombre al PRI. Tras varias horas de conversación, concluyó diciendo, mejor cambiar al partido que cambiarle el nombre, pero reconoció que eso resultaría a la larga más difícil que un cambio de membrete", recuerda.

"Era un político limpio, bien intencionado, hombre de palabra, sin dobleces. Es decir, un político fuera de lo común, al menos de los que en nuestro país existen", afirma Oñate.

Su origen y arraigo familiar

Luis Donaldo Colosio Murrieta nació el 10 de febrero de 1950 en Magdalena de Kino, Sonora, a 80 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, tierra de misioneros famosa por su feria del membrillo.

Fue el primogénito del matrimonio de Luis Colosio Fernández y Ofelia Murrieta García; le siguieron cinco hermanos.

De su padre aprendió el arraigo y orgullo por su origen, así como la dedicación al trabajo. A él dedicó su primer soneto, el cual le envió anexo a una carta escrita la víspera de la Navidad de 1976, en la que le expresa su amor, admiración y agradecimiento. En ese entonces él tenía 26 años y llevaba dos lejos de casa.

Desde la primaria Luis Donaldo destacó en los estudios, ocupó los primeros lugares de rendimiento a nivel regional. 

Su temprano interés por la poesía, oratoria y declamación lo hizo ganar algunos concursos durante su juventud; éstas serían luego importantes herramientas en su carrera política.

Ya dentro de la política, trató de aprovechar al máximo su tiempo libre para dedicárselo a sus seres queridos.

Daba clases en la Universidad Anáhuac, a inicios de la década de los 80, cuando conoció a Diana Laura Riojas, con quien se casó tras dos años de relación y tuvo dos hijos, Luis Donaldo y Mariana.

Las bases de su liderazgo

Luis Donaldo Colosio era un hombre de palabra, extraordinariamente generoso y con una legendaria entrega al trabajo, asegura Alfonso Durazo, el hombre que desde un escritorio afuera de su oficina lo acompañó en su paso por la dirigencia nacional del PRI, la Secretaría de Desarrollo Social y en la carrera por la candidatura presidencial.

Esta estrecha relación comenzó con un café a las 4:30 horas, un día de 1989. Colosio debió retirar a Durazo una oferta hecha apenas unas horas antes porque el Consejo Nacional de Recursos para la Atención de la Juventud (CREA), dependencia para la que lo había propuesto ante el entonces presidente Carlos Salinas, desaparecería.

"No te preocupes, me dijo, juntos vamos a crecer. Al mes estaba instalado como secretario particular de él", recuerda Durazo. Antes de eso se habían visto dos o tres veces. "Estábamos identificados más por el paisanaje que por alguna relación personal", dice el también sonorense Durazo.

El ideario con el que Colosio se conducía en el quehacer político era tan simple como el que practicaba en su vida personal. Éste se resume en las dos únicas instrucciones que le dio a Durazo cuando lo nombró su secretario particular.

"En el cumplimiento de la responsabilidad no hay mejor consejo que el de la humildad. Te pido que trabajes en equipo y sin ingenuidades, con los pies en la tierra", recuerda. "¡Ah! Buenas maneras con todos, todo el tiempo, las buenas maneras en política son un buen negocio político".

Luis Donaldo Colosio era además una persona de trato abierto y amable, recuerda Santiago Oñate.

"Como amigo Luis Donaldo siempre estaba dispuesto a escuchar, era paciente y cordial. Sin duda, reservado, discreto, pero no desprovisto de sentido del humor ", comenta. "Fue una amistad forjada en el trabajo y en la que compartimos ideales".

"Yo diría que fuimos dos buenos amigos. En muchísimos temas hablábamos con plena confianza y de manera directa. Sin embargo, poco es lo que respectivamente conocíamos el uno y el otro de nuestra vida privada, de nuestro entorno familiar". "Hubo sí, en todo momento una gran confianza", indica Oñate.

Su formación

Sus excolaboradores destacan como una de las grandes fortalezas de Luis Donaldo Colosio su preparación académica, la cual, dicen, le daba la autoridad para trazar un rumbo para el país.

Economista egresado con honores del Tec de Monterrey, hizo una maestría en economía regional y estudios de doctorado en la Universidad de Pennsylvania, en Estados Unidos. Realizó, además, una estancia de un año en el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados en Austria, donde desarrolló investigaciones sobre migración, urbanización y desarrollo en México.

Siempre se inclinó por ejercer en el sector público. Además dio clases en el Colegio de México, en la Escuela Nacional de Estudios Profesionales Acatlán de la UNAM y la Universidad Anáhuac.

El político y su postura frente al PRI

Como miembro del Partido Revolucionario Institucional, Luis Donaldo Colosio fue diputado, senador y ocupó diversos cargos dentro de la administración pública. Coordinó la campaña presidencial de Carlos Salinas de Gortari y fue el primer secretario de Desarrollo Social del país, desde donde administró el programa Solidaridad, uno de los estandartes del sexenio salinista.

Bajo su liderazgo, el PRI enfrentó su primera derrota en la elección a gobernador en Baja California en 1989. Sin embargo, en la elección federal de 1991 el partido logró una notable recuperación, con 62 por ciento de la votación.

Quizá sean las resoluciones de la Décimo Cuarta Asamblea Nacional del PRI, celebrada en 1990, las que mejor resuman su vocación democrática.

En esa asamblea, comenta Alfonso Durazo, "hubo una discusión como las que nunca había vivido los priistas". Ahí se aprobó la consulta a la base, las competencias por las candidaturas, se acordó descorporativizar la participación política de los trabajadores. "Es decir, (Luis Donaldo) estaba modificando desde el fondo las viejas bases del PRI sustentadas en el corporativismo", destaca.

Como candidato presidencial, Colosio reiteró las exigencias de cambio al interior del PRI. En su discurso del 6 de marzo de 1994 reconoció la contribución del partido en la construcción de las instituciones del país, pero también la grave concentración de poder, corrupción e impunidad.

"Nunca, nunca (perdió humildad)", asegura Alfonso Durazo. "Jamás lo cambió el poder".

El abrupto final

El 23 de marzo de 1994 Diana Laura Riojas perdió a su esposo; Luis Donaldo, de 9 años, y Mariana, de casi 2, perdieron a su padre; el PRI perdió a su candidato a la Presidencia.

En un mitin de campaña en Lomas Taurinas, Tijuana, Luis Donaldo Colosio recibió dos disparos, uno en la cabeza y otro en el abdomen; quedó malherido, pero aún con vida.

Fue trasladado al Hospital General de la ciudad. Poco más de tres horas después se anunció su muerte. Tenía apenas 44 años de edad.

Ese día México perdió "en primer lugar, a un gran mexicano, en segundo lugar, me obstino en creer, la oportunidad de una auténtica transformación política", considera Santiago Oñate.

Y sobre todo, asegura Alfonso Durazo, el país perdió "a un futuro presidente que hubiese tenido una extraordinaria capacidad de concertación política para instrumentar exitosamente su proyecto, eso es lo que perdió, y lo perdimos todos".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios