22 de Septiembre de 2018

México

Mayas 'importaban' niños para sacrificarlos

Investigadores localizaron decenas de piezas dentales en cuevas, así como gran cantidad de huesos y fragmentos de cerámica.

Los niños mayas sacrificados en cuevas de Belice podrían ser llevados hasta ahí de algunas partes de lo que hoy son los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. (web.calstatela.edu/RT)
Los niños mayas sacrificados en cuevas de Belice podrían ser llevados hasta ahí de algunas partes de lo que hoy son los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. (web.calstatela.edu/RT)
Compartir en Facebook Mayas 'importaban' niños para sacrificarlosCompartir en Twiiter Mayas 'importaban' niños para sacrificarlos

Agencias
LOS ANGELES, California.- Científicos estadounidenses han descubierto un hecho aterrador en las cuevas mayas del centro de Belice: los dientes encontrados en el lugar de las investigaciones pertenecían a niños llevados desde otras tierras lejanas para ser sacrificados.

Según informa el portal 'Collectors Weekly', citado por RT, el profesor de Antropología de la Universidad Estatal de California, Los Ángeles (EU), James Brady, junto con sus colegas y estudiantes durante el periodo entre 2008 y 2010 encontraron en una de las cuevas más misteriosas de la región Midnight Terror Cave (Cueva del Terror de Medianoche) alrededor de 10,000 huesos humanos, gran cantidad de dientes humanos y unos 29,000 fragmentos de cerámica. 

No obstante, lo que más atrajo el interés de los investigadores fueron los más de 100 molares, premolares, caninos e incisivos que mostraban poca evidencia de uso, indicio de que pertenecían a cráneos de niños.

"Encontramos con frecuencia huesos en las cuevas", comenta Brady. Sin embargo, sólo en los últimos meses el equipo del investigador con la ayuda de una científica del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en el norte de California, Naomi Marks, ha podido revelar de dónde eran las personas sacrificadas.

Distancias remotas

Tras tomar un número de dientes encontrados en la cueva para analizar su firma isotópica de estroncio, una práctica común utilizada para geolocalizar a "humanos", Marks ha encontrado que sus propietarios menores ni siquiera procedían de Belice, donde perdieron su vida.

De acuerdo con los resultados de los análisis, las víctimas jóvenes fueron traídas a ese lugar de zonas lejanas: unos 320 kilómetros, posiblemente algunas zonas de lo que hoy son los estados mexicanos de Yucatán, Campeche o Quintana Roo, u otras zonas de América Central, lo que representa una distancia enorme en el siglo IX.

Los investigadores esperan que este descubrimiento ayude a resolver el misterio de los sacrificios de los mayas, que eran tan comunes en la región en aquella época.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios