21 de Noviembre de 2018

México

En ocho años, en México viven más pobres

El Coneval señala que entre 2008 y 2016, la pobreza aumentó en 3.9 millones de personas.

En los últimos ocho años, la pobreza extrema disminuyó en el país, pero el número de pobres aumentó. (Foto: El Informante)
En los últimos ocho años, la pobreza extrema disminuyó en el país, pero el número de pobres aumentó. (Foto: El Informante)
Compartir en Facebook En ocho años, en México viven más pobresCompartir en Twiiter En ocho años, en México viven más pobres

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), informó que en el 2008 en México había 49 millones 489 mil pobres, en ocho años esta cifra sumó de 3.9 millones de mexicanos, por lo que 53 millones 418 mil habitantes sobreviven en esta condición.

De acuerdo a Proceso, en su Informe Anual de Evaluación de la Política Social, la institución recordó que la inflación de 2017 –que fue impulsada por el gasolinazo–incrementó a 41% la proporción de mexicanos cuyo ingreso laboral no alcanza para comprar los escasos bienes incluidos en la canasta alimentaria. 

También te puede interesar: Estudiantes 'caen' en la trampa de un trabajo mejor

Y subrayó que el 10% de los mexicanos más ricos concentra el 35.4% del ingreso corriente total generado en el país, mientras que el 10% más pobre se reparte apenas el 1.9% del mismo; aunado a esto, las mujeres tienen un ingreso inferior en un 20.8% en promedio, al de los hombres.

Pese a estos datos, Eviel Pérez Magaña, titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), sigue repitiendo a quiénes todavía le prestan atención que la situación social mejoró: en Jalisco hoy, presumió que se cerrará “con buenas cuentas el combate a la pobreza en la presente administración”. 

Las “buenas cuentas” no lo son para los receptores de un salario mínimo, que a pesar de los incrementos anuales –pasó de 76 pesos en 2013 a 87 pesos este año– es todavía inferior a la línea de bienestar y, por lo tanto, pisotea la Constitución.

Aunado a ello, “si a los ingresos bajos se agrega el factor del alza en los precios de alimentos, la situación empeora”, señaló el Coneval, al recordar que los hogares más humildes destinan la mitad de su dinero a alimentos y bebidas.

La población indígena, víctima de una discriminación histórica, tiene niveles de carencias que duplican los de la población no indígena: tres de cada diez indígenas sufren rezago educativo y pasa hambre, el 77.6% no tiene acceso a la seguridad social, y seis de cada diez no tienen servicios básicos en sus viviendas.

Aun así, 700 mil niñas, niños y adolescentes no asisten a la escuela por motivos económicos, el Seguro Social –al que está afiliado el 55.6% de la población– sólo cubre mil 621 enfermedades y la atención médica no es equitativa para toda la población, una de cada cuatro viviendas está sobreocupada y el 23% de las familias indígenas no tienen las escrituras de su casa, entre otros.

No sólo esto: la afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de los trabajadores domésticos remunerados sigue dependiendo de la voluntad del empleador, el millón de jornaleros agrícolas a menudo tampoco tiene acceso al seguro social, así como los poco menos de seis de cada diez mexicanos que siguen laborando en el sector informal.

Más allá de la pobreza, la institución recordó que los grupos más vulnerables están particularmente afectados en el contexto mexicano. En 2016, por ejemplo, una de cada tres mujeres reportó ser víctima de violencia económica y de violencia física, mientras que el 41.3% aseveró que sufrió violencia sexual.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios