19 de Octubre de 2018

México

Mancera prepara un 'cuatro' contra Marcelo Ebrard

Hay 11 averiguaciones previas manejadas con sigilo por la Pgjdf en un intento de esclarecer qué pasó con la Línea 12 del Metro.

Una versión sugiere que el misterio obedece a la estrategia de Miguel Mancera (der) de no alertar a su antecesor Marcelo Ebrard, pues temían que escape al extranjero, a pesar que actualmente se encuentra en Europa. (impacto.mx)
Una versión sugiere que el misterio obedece a la estrategia de Miguel Mancera (der) de no alertar a su antecesor Marcelo Ebrard, pues temían que escape al extranjero, a pesar que actualmente se encuentra en Europa. (impacto.mx)
Compartir en Facebook Mancera prepara un 'cuatro' contra Marcelo EbrardCompartir en Twiiter Mancera prepara un 'cuatro' contra Marcelo Ebrard

Agencias
MÉXICO, D.F.- Marcelo Ebrard, y con él su exsecretario de Finanzas, el senador Mario Delgado, el director del Metro, Joel Ortega, y el llamado “Consorcio” (ICA, de Bernardo Quintana; Carso, de Carlos Slim, y ALSTOM) deben cuidar sus espaldas porque en sigilo la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (Pgjdf) las apunta con el puñal, según publicó el sitio web impacto.mx.

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera, que fue procurador de Justicia capitalino, sabe de la ilegalidad de integrar averiguaciones previas sin escuchar a los inculpados, pues se violenta su derecho constitucional a la debida defensa; sin embargo, su procurador, a través de la Fiscalía de Servidores Públicos, integra entre 15 y 20 averiguaciones previas relacionadas con la Línea 12 del Metro, pero hasta el momento los involucrados, funcionarios y exfuncionarios del gobierno capitalino y empleados de las diversas empresas que integran el “Consorcio” no han sido llamados a declarar.

Vaya, ni siquiera tienen conocimiento de la existencia de las averiguaciones previas.

¿Por qué, no obstante conocer la irregularidad de actuar en este sentido, el Gobierno del Distrito Federal optó por este camino?

Quizá porque los estrategas no consideraron la posibilidad de ser descubiertos.

Las averiguaciones previas y la corte

El sitio web de Impacto tuvo acceso a algunas de las averiguaciones, entre las que destacan: FAE/A/T1/00028/14-02; FAE/A/T/00183/14-09; FAE/A//T/00184/14-09; FAE/A/T/00185/1409; FAE/A/T/00186/1409; FAE/A/T/00187/1409; FAE/A/T/00188/14-09; FAE/A/T/00189/1409; FSP/B/T2/3777/14-11; FSP/B/T2/3779/1411 y FSP/B/T2/3780/14-11.

Sorprende el secretismo con que dos agentes del Ministerio Público han estado integrando afanosamente las averiguaciones o que, en todo caso, el procurador, Rodolfo Ríos, actúe de esta manera sin el conocimiento del jefe de Gobierno, por la evidente ilegalidad de la maniobra.

Es cierto que las averiguaciones previas son secretas, pero en cualquier caso el Ministerio Público está obligado a citar a quien pretende inculpar para escuchar su versión de los hechos imputados.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación es muy clara. Veamos en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, lo correspondiente a la Décima Época, Registro: 2004860.

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito; Tesis Aislada; Libro XXVI, Noviembre de 2013, Tomo 2; Materia(s): Constitucional, Común; Tesis: I.9o.P.38 P (10a.); Página: 1291.

Averiguación previa. La omisión del Ministerio Público de citar o hacer comparecer al probable o probables responsables para que declaren en ella contraviene el derecho de defensa y el debido proceso, por lo que en su contra procede el juicio de amparo indirecto (inaplicabilidad de la Jurisprudencia 1ª./J. 154/2005).

En estas averiguaciones concretas nadie ha sido escuchado ni tiene noticia de su existencia.

Entre los pocos funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del DF que están en el secreto corre la versión de que el misterio obedece a la estrategia del jefe de Gobierno de no alertar a su antecesor y creador, Marcelo Ebrard. Temen que escape; de hecho, su reciente viaje a Europa los llevó a pensar que había huido.

Tomarlo por sorpresa con más de una decena de averiguaciones previas tendría como consecuencia someterlo a varios procesos, eventualmente aprehenderlo, y en el peor de los casos, mantenerlo ocupado defendiéndose por varios años e inhabilitarlo para el 2018 si aún sigue pensando en ser candidato de la izquierda a la Presidencia de la República.

Gestionar para evitar que obtuviera la candidatura federal a diputado por el PRD o Movimiento Ciudadano, tuvo que ver con la lentitud de los agentes del Ministerio Público para integrar las averiguaciones.

Los estrategas habrían calculado el costo-beneficio de perseguir a Ebrard como candidato o como diputado federal. Concluyeron que mejor es vérselas con un mexicano sin mayor protección que las pruebas que pueda esgrimir a su favor.

¿De qué tamaño fue el agravio de Ebrard que Mancera se arriesga a promover, permitir o cerrar los ojos ante una acción a todas luces ilegal cometida por quien fue su secretario particular, Ríos, en la Procuraduría del DF?

El debate sobre el secretismo

Sería absurdo alegar que Mancera ignora lo que hace Ríos o que éste no sabe que la Fiscalía de Servidores Públicos ha integrado al menos las 11 averiguaciones cuyas claves aquí registramos, sin que el jefe de Gobierno, Ebrard, el exsecretario de Finanzas del DF, Delgado, el director del Metro, Joel Ortega, y los representantes de las empresas del “consorcio” hayan sido llamados a declarar; también es innegable que suele ocurrir.

Por la capacidad de reacción de los afectados que viven ignorantes de que en cualquier momento pueden ser consignados sin saber de qué se les acusa, en nada conviene al jefe de Gobierno, cuyas posibilidades presidenciales para 2018 están a la vista, por lo menos para el líder formal del PRD, Carlos Navarrete, que el “sigilo”, para llamarlo de alguna manera, de los agentes del Ministerio Público lo involucren en una acción ilegal de consecuencias impredecibles.

Ahora bien, es posible que los diligentes ministerios públicos hayan preparado su caso con absoluto hermetismo sin intención de violar la ley ni involucrar a sus superiores, y que su intención sea esperar hasta el último momento para llamarlos y escucharlos, pero sólo un ingenuo se tragaría una explicación de esta envergadura.

Por cierto, el tema de llamar o no a los probables responsables en la construcción de la averiguación previa, es materia de debate entre litigantes y funcionarios.

Los hay que de plano rechazan que el Ministerio Público esté obligado a citarlos a comparecer y quienes sostienen lo contrario.

La omisión del Ministerio Público de citar o hacer comparecer al probable o probables indiciados para que declaren dentro de la averiguación previa, no constituye un acto de imposible reparación que pueda impugnarse a través del juicio de amparo indirecto, también lo es que, en términos de los artículos 7, 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; 9, numerales 1 y 4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; que en esencia refieren que nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las condiciones estipuladas por las Constituciones Políticas o por las leyes dictadas conforme a ellas, así como las garantías judiciales y protección judicial de que goza toda persona; y atendiendo al principio pro persona, al contravenir dicha omisión el derecho de defensa y el debido proceso, procede en su contra el juicio de amparo indirecto.

Lo cierto es que ahí están las 11 averiguaciones previas, a que tuvo acceso Impacto, manejadas con sigilo por la Procuraduría del Distrito Federal en un intento más de esclarecer qué pasó con la Línea 12 del Metro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios