26 de Septiembre de 2018

México

'Teresa dijo que iba a matar a Goyo y lo cumplió'

La familia del periodista coincide con la hipótesis de las autoridades: el homicidio fue por una venganza personal con la dueña de un bar.

Una mujer habría pagado 20 mil pesos para asesinar al reportero Gregorio Jiménez. (Agencias)
Una mujer habría pagado 20 mil pesos para asesinar al reportero Gregorio Jiménez. (Agencias)
Compartir en Facebook 'Teresa dijo que iba a matar a Goyo y lo cumplió'Compartir en Twiiter 'Teresa dijo que iba a matar a Goyo y lo cumplió'

Agencias
VERACRUZ, Ver.- Cristina Hernández, esposa del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, que fue 'levantado' y asesinado presuntamente por órdenes de su vecina Teresa de Jesús Hernández Cruz, cuya hija y la de Jiménez eran cuñadas, se mostró consternada tras conocer la muerte de 'Goyo', como sus colegas y amigos le llamaban

"No tengo palabras para describir lo que se siente", dijo con voz entrecortada, cuando regresaba a Villa Allende en un vehículo, después que las autoridades veracruzanas la trasladaron en avión a Xalapa para decirle que su esposo estaba con vida.

"Me llamaron porque me estaba buscando gente del gobernador (Javier Duarte). Querían que yo les diera unos datos. Tenía que ir hasta la Procuraduría en Xalapa. Me llevaron en un avión. Me dijeron que Gregorio ya había aparecido vivo.

"Cuando llegamos a la Procuraduría, el procurador nos dice que no. Que son noticias malas, que mi esposo apareció muerto en el municipio de Las Choapas", dijo.

"Yo como les dije, para qué me hacen ir hasta Xalapa. Estuvimos esperando como a las 2 o 3 de la tarde. Me dicen que sí hay noticias, pero malas", dijo la esposa del periodista que cubría la fuente policiaca para los diarios locales Notisur y Liberal del Sur, y que fue reportado como desaparecido el 5 de febrero.

Entrevistada por Milenio vía telefónica cuando regresaba a Villa Allende para recoger el cadáver de su marido, Cristina aseguró que Gregorio fue asesinado por una venganza personal y por una nota periodística publicada anteriormente: "se juntaron las dos cosas".

Cristina lo sabía. "Esa mujer se lo gritó (a Gregorio) que no sabía con quién se metía. Teresa lo amenazó, dijo que lo iba a matar y lo cumplió la maldita".

Cantina de mala muerte

La nota que se había publicado en días anteriores, indicó Cristina, trataba sobre el bar "El Mamey", del que Teresa es propietaria.

"Habían apuñalado a unas cuadras de la cantina a un muchacho. Éste había salido de ese lugar. Cuando salió la noticia, los vendedores del periódico gritaron que era una cantina de mala muerte. Eso a ella no le gustó, porque dice que su cantina es de prestigio. No una simple 'cantinucha'.

Cristina recuerda a su esposo como un hombre sin vicios. No tenía problemas con nadie. Nosotros no teníamos problemas. Su casa editorial, Notisur coincide en ello. En una de sus editoriales indicó que Goyo era "un hombre de origen humilde" y un "reportero eficiente".

La esposa del comunicador afirmó que ella nunca fue amenazada por Teresa; "eso fue directo con mi marido: tuvieron problemas por la hija de ella y la de mi esposo. Eran ex cuñadas. Una ocasión la hija de Teresa le dijo a la de Gregorio que la iba a ver llorando como una perra. A raíz de esos problemas comenzaron las amenazas".

Lo hubieran salvado

Cristina recuerda el momento en que 'levantaron' a su marido: Yo estaba adentro de la casa. Escuché el coche que ya había llegado. Cuando salí vi que unos sujetos tenían a mi marido con la pistola en la cabeza. Yo salí a gritar llévense lo que quiera. Pensé que eran ladrones; pero no. Había llegado por él. Todo fue tan rápido.

"Después del secuestro yo pedí a las autoridades que buscaran a Gregorio. Llamé; los policías llegaron tarde. 40 minutos después. Los hombres que agarraron dijeron que mataron a Gregorio en Las Choapas. (Las autoridades) tuvieron tiempo suficiente para encontrarlo: (el lugar) está retirado".

"Les pedí, les supliqué (a las autoridades) que por favor mandaran un helicóptero. Quizá en ese momento, si hubieran mandado un helicóptero (en su búsqueda) lo hubieran salvado. Si ellos hubieran atendido al llamado, Gregorio hubiera aparecido con vida".

El cuerpo del reportero fue hallado en una fosa clandestina ubicada en el municipio de Las Choapas.

El Procurador General de Justicia de Veracruz, Amadeo Flores Espinosa, informó que el hallazgo ocurrió luego de una investigación que partió de los testimonios de la esposa y las hijas del comunicador. Por este asesinato, cuyo móvil afirman fue por una venganza personal,  hay cuatro personas detenidas, según cita Excélsior.

Acompañado por el director de Investigaciones Ministeriales, Enoc Maldonado Caraza, el procurador de justicia informó que por este caso fueron detenidos:

  • José Luis Márquez Hernández
  • Santos González Santiago
  • Jesús Antonio Pérez Herrera
  • Juan Manuel Rodríguez Hernández

todos ellos señalados como presuntos autores materiales.

También está a disposición de las autoridades Teresa de Jesús Hernández Cruz a quien señalan como autora intelectual. Esta mujer presuntamente pagó 20 mil pesos para que el periodista sea asesinado.

Diferencias personales

A raíz de una serie de diferencias personales con el periodista (Teresa) contrató a un grupo de sicarios para que lo sustrajeran de su domicilio y le dieran muerte", sostuvo en la conferencia Amadeo Flores.

Durante la conferencia de prensa también se conoció que junto con el cadáver del comunicador, las autoridades localizaron otras dos fosas clandestinas en las que encontraron dos cuerpos más, uno de los cuales fue identificado quien en vida respondió al nombre de Ernesto Ruiz Guilllén.

Fueron desahogadas diversas líneas de investigación, incluida la de su ejercicio periodístico, consolidándose a lo largo de la indagatoria la de una diferencia personal con Hernández Cruz, quien desde el primer momento fue señalada por la familia de Gregorio Jiménez como la persona que tenía interés de lastimarlo y que incluso lo había amenazado, señaló.

En su intervención, el director de Investigaciones Ministeriales, Enoc Maldonado Caraza, informó que durante el operativo de búsqueda de Gregorio Jiménez, localizaron dos casas de seguridad en la que en su momento escondieron a varias víctimas de secuestro, entre ellas una menor de edad, plagiada el 15 de enero y devuelta un día después.

Zona peligrosa

De 2011 a la fecha han sido asesinados 10 periodistas en Veracruz, al menos tres han sido reportados como desaparecidos y una docena han tenido que abandonar el estado debido al clima de violencia generado por los cárteles de las drogas.

Con 87 periodistas asesinados desde 2000, según cifras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), México es uno de los países más peligrosos de América Latina para ejercer esta profesión, solo por detrás de Brasil.

A pesar de que la investigación continúa abierta, el Secretario de Gobierno de Veracruz, Erick Lagos, descarta que la muerte del reportero tenga relación con su actividad profesional: "El móvil a decir de las actuaciones ministeriales que obran en poder del fiscal, se trata de una venganza personal".

Una versión opuesta a la que sostienen algunos de los compañeros de Gregorio Jiménez, así como varias organizaciones civiles, entre  ellas Article 19, que ha calificado de inaceptable descartar el trabajo periodístico de Jiménez como posible móvil, de acuerdo con CNN.

Article 19 sostiene que en octubre del 2013, Jiménez fue amenazado por Teresa Hernández, propietaria de un bar, luego de que se publicara que en ese lugar se había registrado la muerte de dos migrantes secuestrados por grupos del crimen organizado.

Desde el año 2000 a la fecha, suman ya 15 periodistas asesinados en el estado de Veracruz, 10 de ellos durante la administración del actual Gobernador Javier Duarte. Según Lagos, son hechos que han sido debidamente investigados.

El secretario de Gobierno de Veracruz aseguró que en el estado se fomenta la libertad de expresión, al tiempo que sentenció: "Aquí en el Gobierno de Veracruz, se respeta la ley y quién la hace, la paga".

Exigen renuncia de Duarte

Tras conocerse la muerte del reportero, cientos de usuarios en Twitter comenzaron a exigir una investigación profunda al gobierno del Estado, antes señalado como el más peligroso para los periodistas, sobre este y los demás casos que han quedado impunes. 

"#HastaQueRenuncieDuarte queremos seguir haciendo periodismo y morir de viejos, y morir tranquilos, llenos de experiencias, y morir vivos", publicó la usuaria ‏@xitlalium.

"Rata de dos patas, animal rastrero, te estamos hablando a ti Duarte #HastaquerenuncieDuarte", publicó @HermesDCenicero.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios