20 de Septiembre de 2018

México

El cuerpo de Bantú terminó despedazado y sin cabeza

La exdirectora del Zoológico de Chapultepec, quien afirmó que la muerte del animal fue por una cadena de errores, lamentó la forma en que se le realizó la necropsia al gorila.

Bantú sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando estaba sedado. (Archivo/Notimex)
Bantú sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando estaba sedado. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook El cuerpo de Bantú terminó despedazado y sin cabezaCompartir en Twiiter El cuerpo de Bantú terminó despedazado y sin cabeza

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- Además de lamentar la forma en la que se realizó la necropsia del gorila Bantú, Maríelena Hoyos, exdirectora del Zoológico de Chapultepec, señaló diversas irregularidades que derivaron en la muerta del primate, quien sería trasladado a Guadalajara para su reproducción.

A decir de Hoyos hubo no solo una negligencia en la parte médica, pero también se debe hablar de una cadena de errores en el manejo técnico. Destacando que Bantú tenía el carácter fuerte del padre y la simpatía de la madre; animales que a Maríelena le tocó traer.

Señaló que el traslado no se hizo público, como si el Zoológico de Chapultepec fuera un ente particular. De haberse publicitado "hubieran recibido toda clase de ofertas, consejos, etc. Y se hubiera manejado esto mejor. Para empezar, de noche todo se vuelve más complicado".

Lamentó que en este caso haya desinformación, así como que la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México "está tratando como de controlar los hechos, dando justificaciones de algo que no corresponde", cuando lo importante es explicar lo que ocurrió, según publica el sitio web radioformula.com.mx. 

Entre las cosas que llaman la atención de la ex directora del Zoológico de Chapultepec tiene que ver con la hora de la muerte, pues esta fue declarada a las 22:00 horas, cuando en realidad ocurrió entre las 19:00 y 19:30 horas, "porque era el momento en el que estaba saliendo rumbo al Aeropuerto de Toluca".

Aunque reconoció que se pudo haber seguido todo el protocolo de traslado, este se "tiene que adaptar al individuo al que vayas a movilizar: su carácter, su comportamiento, su peso; su situación general química.

"Es espeluznante porque, mira, una necropsia era indispensable, necesaria", señaló Maríelena Hoyos al tiempo de señalar que este procedimiento tendría que haber sido hecho por parte de un patólogo certificado y parte de los órganos del gorila tendrían que haber sido analizados.

Maríelena Hoyos dijo que Bantú tenía el carácter fuerte del padre y la simpatía de la madre; animales que le tocó traer

En entrevista telefónica con Óscar Mario Beteta, Hoyos señaló que hubo una cadena de errores durante el traslado de Bantú. De entrada el hecho de haber iniciado este proceso de noche, así como la combinación de sedantes y anestésicos, lo que potencializó y "pudieron haber sido causa del problema cardiaco, muy conocido en los grandes primates en cautiverio".

Agregó que no hubo una preparación con meses de antelación, entre otras cosas, no se dejó al primate entrar en contacto con la caja del traslado para que se familiarizara; "además, esa caja quedó muy justa, metida en la camioneta que lo transportaría, una tipo van. Y ahí no daba posibilidades para maniobrar con el monitoreo, que debió haber sido segundo a segundo".

Asimismo, cuestionó el por qué no se trajo a la hembra del Zoológico de Guadalajara. También cuestionó la ausencia de un examen previo a meter a Bantú en la jaula. Señaló que se calculó una dosis más baja de los kilos del gorila y la administración de un producto no recomendado en animales donde se desconoce su condición cardiaca.

En torno a la imagen que se ha publicado en el diario El Universal, donde se ve a Bantú desmembrado, Maríelena Hoyos calificó este procedimiento como "innecesario", destacando que "media cara está arrancada la piel".

La exdirectora afirmó estar preocupada por el trato indigno que se le dio al cuerpo del aminal, ya que indicó que un "instituto médico de primer nivel no permite el ‘ensangrerío’ que se ve en las fotos y los órganos tirados en el piso”.

Sobre la suspensión de Juan Arturo Rivera Rebolledo, director de Zoológicos y Vida Silvestre, Maríelena Hoyos explicó que en este órgano se incorporaron los zoológicos de San Juan de Aragón, Coyoacán y Chapultepec, para "restarle más presupuesto a los zoológicos".

Su lugar fue ocupado por la bióloga Adriana Fernández, quien "debe de haber tenido responsabilidades, por supuesto" en la muerte de Bantú. 

Hoyos pidió al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, quien dijo que se llegará hasta las últimas consecuencias en este caso, "sino que realmente se haga una limpia, y estos zoológicos tengan gente comprometida, con los conocimientos adecuados".

A decir de Maríelena Hoyos, los zoológicos urbanos "están de más". Precisó que hace un año regresó a Chapultepec, con la muerte de "Jambi", luego de 17 años de dejar la dirección del Zoológico, dejando un espacio recién remodelado.

Regresó para encontrar "toda la herrería oxidada, todas las paredes húmedas (…) eso afecta mucho los pulmones de los animales", así como carencias sanitarias.

Por último, aseguró que no volvería a trabajar en el Zoológico de Chapultepec, así como que lleva años trabajando en materia de leyes. "Ya no me entendería tener a los animales en cautiverio". Señaló que los zoológicos deben ir desapareciendo, enfocando los recursos mejor a la conservación de especies que requieren apoyo.

Señaló que sería mejor contar con una reserva, no un zoológico, en un estilo más como Africam Safari.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios