18 de Septiembre de 2018

Ningún estado tiene actualizado su atlas de riesgos (gráfico)

Querétaro, Veracruz, Distrito Federal y Jalisco, con grado avanzado en su elaboración; Tabasco y Quintana Roo carecen de información.

El atlas de riesgos identifica, entre otras cosas, la inestabilidad de laderas en zonas montañosas. (Archivo/Notimex)
El atlas de riesgos identifica, entre otras cosas, la inestabilidad de laderas en zonas montañosas. (Archivo/Notimex)
Compartir en Facebook Ningún estado tiene actualizado su atlas de riesgos (gráfico)Compartir en Twiiter Ningún estado tiene actualizado su atlas de riesgos (gráfico)

Agencias
MÉXICO, D.F.- Ningún estado del país cuenta con un atlas estatal de riesgos actualizado, cinco entidades ni siquiera lo han iniciado y los más avanzados en su elaboración son Veracruz, Guanajuato, Chihuahua, Tlaxcala, el Distrito Federal, Chiapas, Jalisco y el Estado de México.

Los atlas locales de riesgo evalúan 28 distintos escenarios, entre ellos los peligros ante sismos, inundaciones, huracanes, residuos peligrosos, accidentes carreteros, accidentes químicos, tuberías de transporte de gas y hasta socio-organizativos, que sirven para dirigir las políticas públicas para su mitigación; sin embargo, aún no están acabados.

De acuerdo con el apartado de los atlas estatales de riesgo del sitio de internet del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Tabasco, Sinaloa, Durango, Quintana Roo y Baja California Sur carecen de cualquier tipo de información respecto a las consecuencias desastrosas que pueden generar fenómenos naturales o eventos producidos por el hombre.

Son cinco las categorías de riesgos que los estados deben identificar para mitigarlos en caso de una contingencia

En tanto, el Cenapred tiene en permanente actualización el Atlas Nacional de Riesgos, el cual es un sistema de información con bases de datos y análisis del peligro, la vulnerabilidad y el riesgo ante desastres que sirven como insumos para simular escenarios de desastres, emitir recomendaciones para la oportuna toma de decisiones y establecer medidas de prevención.

Existe una versión pública de dicho atlas y otra a la cual tienen acceso las autoridades locales, para conocer los posibles impactos en la población ante un posible desastre, las obras que pueden evitarlos, las rutas de evacuación y la capacidad instalada en albergues, así como el personal disponible para atender una emergencia.

Entre las entidades que reportaron tener un avance básico en la elaboración de su atlas de riesgo se encuentran Baja California, Chihuahua, Coahuila, Estado de México, Morelos, Puebla, Guerrero, Oaxaca, Campeche y Chiapas.

Estados como Nuevo León, Sonora, Zacatecas, Nayarit, Colima, Tlaxcala no reportan siquiera el nivel de actualización de su atlas estatal de riesgo.

Mientras que Tamaulipas, Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo y San Luis Potosí se encuentran en el grupo que ha logrado un avance medio en la elaboración del atlas.

Los estados con un grado avanzado en la elaboración del atlas que identifica los posibles riesgos a los que puede enfrentarse su población se encuentran Querétaro, Veracruz, el Distrito Federal y Jalisco.

El estado que más recientemente actualizó su atlas fue Veracruz, en 2011; seguido por Guanajuato y Chiapas, en 2009; el Distrito Federal, Chihuahua y Tlaxcala, en 2008; Puebla, en 2005; Nuevo León, en 2001, y Aguascalientes, en 1993, mientras el resto dice que se encuentra en ese proceso.

De acuerdo con los fenómenos recientemente ocurridos en cada entidad del país, los estados deben identificar los riesgos hidrometeorológicos, geológicos, químico-tecnológicos, sanitario-ecológicos y socio-organizativos.

Son fenómenos hidrometeorológicos los huracanes, las inundaciones, las tormentas de granizo, las heladas y nevadas, los tornados, el viento, las sequías y los frentes fríos.

Los fenómenos geológicos son los sismos, erupciones y emisiones volcánicas, tsunamis, inestabilidad de laderas, hundimientos regionales y locales, así como agrietamientos.

Riesgos químico-tecnológicos

El Cenapred incluye entre los riesgos sanitario-ecológicos a las epidemias o plagas, la erosión, los residuos peligrosos y hasta la contaminación del aire, agua, suelo y alimentos.

Entre los eventos provocados por el hombre se encuentran los riesgos químicos-tecnológicos, que los gobiernos locales también deben identificar como las posibles fugas y derrames, el almacenamiento de sustancias peligrosas, los incendios y explosiones y el transporte de sustancias peligrosas.

Un evento socio-organizativo es aquella calamidad generada por errores humanos o acciones premeditadas en grandes concentraciones de población o movimientos masivos como accidentes de transportes o incendios urbanos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios