17 de Octubre de 2018

'No creímos que Manuel pegara en Sinaloa… y pegó'

En Culiacán creyeron que no pasaría de una llovizna, pero despertaron con una potente tormenta nunca antes vista en la zona.

La gente se durmió escéptica la noche del miércoles. (Archivo/SIPSE)
La gente se durmió escéptica la noche del miércoles. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook 'No creímos que Manuel pegara en Sinaloa… y pegó'Compartir en Twiiter 'No creímos que Manuel pegara en Sinaloa… y pegó'

Liliana Cavazos/Milenio
CULIACÁN, Sinaloa.- Es miércoles 18 de septiembre. Los noticieros locales en Sinaloa transmiten imágenes impactantes: inundaciones, deslaves, destrozos, pobladores y turistas de Acapulco pidiendo ayuda porque “Manuel”, una tormenta tropical, se ensañó con Guerrero.

En la tele también anuncian que la ruta del meteoro ya no es Baja California Sur, sino Sinaloa, y que finalmente se convirtió en huracán. Por la tarde, toda actividad en Culiacán se suspende, la gente regresa a sus casas y aguardan con escepticismo porque apenas las nubes se juntaron.

Es de noche y la lluvia comienza. Gabriel Riestra y su familia se van a dormir. Él no cree que las cosas pasen más allá de una llovizna. Mañana despertará asombrado, porque nunca, desde que tiene memoria, se había visto algo así en Sinaloa.

De gota gorda

Cecilia Núñez Picos nació en Culiacán. Ahí creció y ahora estudia la universidad. Sinaloa es su tierra, y ahora esta mojada. No, está inundada. Vive en una zona menos baja así que el agua no se coló a su casa.

Ya es jueves 19 de septiembre por la mañana; la lluvia no ha cedido, desde la noche del miércoles que cae de diferentes formas: intensa, de gota gorda, ligera, como brizna, vuelve arreciar y así sin permitir que el sol se asome.

Esta haciendo unas llamadas y redactando un correo porque no piensa quedarse cruzada de brazos viendo como sus culichis nadan dentro de sus casas. Las llamadas son para concretar la renta de tres camiones de volteo conocidos como “góndolas”, y el correo es para informar a sus contactos de la hazaña que ella y su familia están a punto de emprender.

“Si alguien ocupa salir de sus casa en Valle Alto, Villas del Río, llamen, para salir en una góndola. Corran la voz.”

Termina el correo, sale de su casa junto con su familia. Se dirige hacia donde están los tres camiones que ya rentó, organiza a su gente y minutos antes de las dos de la tarde comienzan con este inédito operativo de rescate.

Una alberca

Gabriel Riestra se asoma por la ventana de su casa en Isla Musala y observa la fuerte lluvia. Algunos encharcamientos y aún sigue escéptico. Se pone un impermeable y sale a la calle; camina tres cuadras cuando se da cuenta que ya no puede avanzar porque el agua ya le llega a las piernas. Observa que, calles más adelante el agua rebasa el metro de altura. La colonia parece una alberca.

Camina hacia el río Tamazula que no está muy lejos. El caudal va crecido y con fuerza, así que a prisa se regresa a su casa para hacer una urgente llamada. Quiere notificar a su cuñado que también vive cerca del río, pero calles abajo.

En la llamada, Gabriel ya es otro. Esta asombrado por la situación, y le pide a su cuñado que tome a su familia y se salga de su casa, que emprenda recorrido calles arriba.

La primera planta de la casa del cuñado de Gabriel está inundada. La familia aborda una camioneta de llantas grandes: es la única forma de salir. Avanzan calles arriba y se resguardan.

“No alcanzaron a sacar nada… ni documentos ni ropa, no estaban preparados, no estábamos preparados. Avisaron, pero no creímos que Manuel pegara en Sinaloa… y pegó. No rescataron nada, los muebles, los aparatos, todo se mojó”, platica Gabriel en entrevista.

Minutos después, el río se desbordó. Gabriel y su familia están asustados, pero tranquilos porque están todos.

Afuera, en la calle, vecinos con camionetas pick ups bajan, y regresan con la caja llena de gente para que puedan estar en una zona segura.

Hicieron mucho

Además del sector Isla Masula, hay otras zonas con inundaciones: Valle Alto, Villas del Río y Estanza. Ahí está Cecilia y su familia, en los camiones de volteo cruzando las calles que parecen ríos.

Mujeres, niños, bebés y hasta mascotas abordan las cajas de los camiones de volteo. Nadie lleva cosas: ni maletas con ropa, ni documentos, ni nada. Solo quieren llegar a una zona libre de inundaciones.

A las nueve y media de la noche, el tiempo se agotó. La familia Núñez Picos tiene que regresar los camiones de volteo porque ya venció la hora de la renta. Hicieron lo que pudieron. Hicieron mucho.

Vía telefónica, Cecilia hace una pausa larga para responder acerca de cuánta gente ayudaron.

“No sé, ni siquiera nos dimos cuenta. Íbamos y veníamos y los camiones siempre venían cargados”.

Mucho por hacer

Ya es viernes 20 de septiembre. Gabriel y su familia siguen en casa, nadie fue a trabajar ni a la escuela.

“Vamos a ver en que podemos ayudar”, comparte.

En casa, Cecilia sigue recibiendo llamadas acerca del servicio que ayer difundió por correo electrónico y en redes sociales, pero no son para pedir ayuda, sino para agradecer.

Aún hay encharcamientos, zonas inundadas y muchas cosas para hacer. Será un largo fin de semana en Sinaloa, el que nunca sus habitantes creyeron conocer.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios