19 de Diciembre de 2018

México

Francisco entrará al 'infierno' en Ciudad Juárez

El Santo Padre visitará una prisión que hace un tiempo fue el verdadero epicentro del horror en esa ciudad.

En toda Ciudad Juárez se ven espectaculares que anuncian la llegada de Su Santidad en febrero próximo. (AP)
En toda Ciudad Juárez se ven espectaculares que anuncian la llegada de Su Santidad en febrero próximo. (AP)
Compartir en Facebook Francisco entrará al 'infierno' en Ciudad JuárezCompartir en Twiiter Francisco entrará al 'infierno' en Ciudad Juárez

Agencias
CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua.- La visita del Papa Francisco lleva a Ciudad Juárez lo que perdió hace mucho tiempo cuando quedó convertida en el infierno de México. 

Algunos ven la visita de Su Santidad -este 17 de febrero- como una piedra angular en la transformación de uno de los lugares más violentos de la Tierra; otros esperan que Francisco la atención sobre los problemas que persisten en la bulliciosa metrópolis.

El Papa hará una visita inusual a la prisión Nº 3, que solía ser un centro y símbolo de poder de las pandillas. Ahí, las agrupaciones en guerra ejercían un control total: "Esta fue la mayor guarida de drogas en Ciudad Juárez", dijo el director de la prisión estatal de Chihuahua, Jorge Bossuet Galarza. 

"Esto es lo que necesitamos: hablar de Juárez ahora, no el Juárez de antes"

Otras prisiones no eran mucho mejores. En 2010, el peor año de la violencia, 216 reclusos fueron asesinados en el estado, informa The Associated Press.

"No se podía entrar en una única prisión ... sin pedir permiso a los internos. Ellos eran los que controlaban las cosas", dijo Bissuet.

Dijo que los funcionarios finalmente pudieron imponer el control de nuevo, y hoy la prisión es lo suficientemente tranquila para que Francisco entre y hable con los presos, 250 familiares y 100 trabajadores religiosos, así como con los guardias enmascarados con escopetas que patrullan el patio.

El interno Juan Salazar recordó que después de su llegada en 2011 para cumplir una condena de siete años por el robo de autos, una pelea entre bandas rivales dejó 17 reclusos muertos en un día. "Es más tranquilo ahora, te sientes más seguro", dijo Salazar, quien ayudó a soldar las vigas de soldadura de la capilla de la prisión.

En calma

Ciudad Juárez todavía está luchando para llegar a un acuerdo con sus miles de muertos. La mayoría cayeron en las guerras de la droga, mientras que otros -especialmente mujeres trabajadoras de maquila- simplemente desaparecieron, sólo para aparecer muertas poco después.

"Se ha calmado. Los que tenían que ser asesinados fueron asesinados", dijo Joel García, quien se gana la vida vendiendo dulces fuera de la prisión y resguardando bolsas, llaves y pertenencias que no pueden meter los visitantes. "Las autoridades quieren tomar el crédito. Pero fueron las bandas quienes pactaron", dijo.

En 2010, Juárez fue considerada la capital mundial del asesinato con una tasa de homicidios de 230 por cada 100 mil habitantes. En los primeros 11 meses de 2015, se trataba de una décima parte de ese nivel, alrededor de 21 por 100 mil.

Después de años tan turbulentos, restaurantes cerrados han vuelto a abrir, y los tiroteos callejeros son raros. Los turistas atraídos por la caída del peso mexicano han comenzado cruzar la frontera de nuevo para cenar y comprar. Por toda la ciudad han brotado mantas con lemas como "Juárez es amor. Estamos listos".

"Esto es lo que necesitamos: hablar de Juárez ahora, no el Juárez de antes", dijo Pedro Martínez, ingeniero encargado de erigir un estadio cerca de la frontera donde Francisco celebrará la Santa Misa con alrededor de un cuarto de millones de personas, y otras miles más desde el otro lado del Río Grande. "Esta es la razón por la visita del Papa es tan importante".

Momento de oro

El Rev. Javier Calvillo Salazar dijo que la visita del Papa promete ser un momento de oro, pero los problemas de raíz de Juárez aún debe abordarse.

"Todas las mujeres que quedaron viudas, todos los niños que quedaron huérfanos, las jóvenes que fueron traumatizados, las personas que fueron testigos de un secuestro o ejecuciones", dijo el sacerdote. 

"Todo lo que no se puede cambiar o barrido de su mente o su corazón en cinco años".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios