26 de Septiembre de 2018

México

'Patito', la mitad de las ambulancias en el DF

Operan con el consentimiento de las autoridades; otras irregularidades: robos y altas tarifas para los traslados.

Prometen que antes de que finalice el 2013 habrán erradicado el problema. (Archivo/SIPSE)
Prometen que antes de que finalice el 2013 habrán erradicado el problema. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Patito', la mitad de las ambulancias en el DFCompartir en Twiiter 'Patito', la mitad de las ambulancias en el DF

Agencias
MÉXICO, D.F.- Una de cada dos ambulancias que circulan diariamente en la Ciudad de México son apócrifas y atienden cerca de 10 mil percances cada año, muchas de ellas con el consentimiento de las autoridades.

Aunque el Gobierno del Distrito Federal tiene un plan para erradicarlas antes de que concluya el año, lo cierto es que dentro de estos vehículos no solo hay robo de pertenencias y altas tarifas en los traslados: se pierden minutos valiosos que cuestan vidas.

Esta problemática no fue pasada por alto en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, quien en semanas recientes elaboró un punto de acuerdo para que el GDF regularice y evite que estas ambulancias operen al margen de la ley.

El documento legislativo presentado por el PRI refiere que con base en datos de la Secretaría de Salud capitalina, “se estima que hay alrededor de 900 ambulancias apócrifas que ofrecen servicios de urgencias”, además, detalla que “su sistema de operación les permite atender cerca de 10 mil percances cada año”.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Transporte y Vialidad hay un padrón de mil 900 ambulancias, de las que únicamente 75 cuentan con la más alta tecnología para atender emergencias.

Modus operandi

Las ambulancias patito operan de manera abierta. Se ubican en esquinas de avenidas concurridas, donde su personal botea para solventar los gastos, principalmente “la ayuda económica”.

Hay dos formas en las que se enteran de las emergencias: la oficial y la clandestina. La primera es cuando las autoridades, principalmente los policías, les llaman y les dan la ubicación adonde deben acudir.

Ahí, le dan una “ayuda económica” a los oficiales, mientras suben al paciente al vehículo. El otro modo es interceptando la radiofrecuencia de la policía o de las propias ambulancias legales, a través de Omegas o Diamantes.

Diego López, quien operó dentro de esta “mafia de servicios de salud”, explica que los policías, muchas veces, son el primer gancho con las familias para poder realizar un traslado, con un costo que oscila entre los mil y 5 mil pesos.

“Los policías trabajan por zonas, entonces les pasamos nuestro número de celular o nextel, y cuando ven un accidente nos llaman directamente antes de marcarle al ERUM o Cruz Roja. Ya que llegamos, ellos (los policías) nos ayudan a convencer a la persona afectada, o a los propios familiares, de que es necesario un traslado”, asevera.

"Ocurren los decesos y las patito aprovechan cuando los hay, porque ese es otro negocio: los muertos"

Durante la labor de persuasión, los encargados de las ambulancias patito explican que lo idóneo es ir a un hospital privado, debido a que los públicos “no tienen camas ni los instrumentos para atender emergencias”.

“Depende del estado del paciente, si va inconsciente algunos sí los esculcan y le quitan sus pertenencias. Depende. Si va un acompañante con él le vamos diciendo que es necesario un apoyo (económico) para comprar el material que se usó con su familiar”, dice.

La llegada a los nosocomios también es parte de la “mafia”, toda vez que tienen contubernios con éstos y “mientras más clientes les llevemos, nos pagan mejor”.

“Dependiendo del sapo la pedrada, algunos llegan a cobrar desde mil, 3 o 4 mil pesos, incluso he visto unos que cobran 5 mil, más lo que te dan en el hospital”, detalla.

Aunque no parezca, lo anterior es el lado bueno de la historia: “Hay veces que el paciente sí viene grave y dentro de la ambulancia no contamos con los instrumentos para reanimarlo y se nos muere”.

Pero la industria de la muerte también opera en esta red, en esta mafia. López explica que las ambulancias patito también tienen contubernios con funerarias, quien les “gratifican” por llevarles clientes.

“Uno como técnico en urgencias médicas no está facultado para hacer un acta o declarar una defunción, tiene que ser en el hospital. Eso también es negocio para el hospital, porque cobran una lanísima más por el certificado.

“Se supone que uno como técnico en urgencias debe tratar de mantener los signos del paciente, en teoría no se debería de morir a bordo de una ambulancia. Pero desafortunadamente ocurren los decesos y las patito aprovechan cuando los hay, porque ese es otro negocio: los muertos.

“Por decir, escuchan un llamado de un probable infarto en un domicilio, llegan lo comprueban y enseguida le hablan a la funeraria, porque también tienen conectes con ellos. La familia desconoce cómo se manejan todos esos rollos. Entonces, llegan los servicios de la nada y les cobran carísimo por todo y obviamente éstos le dan su parte al de la ambulancia”, revela.

Difícil cuantificar

López reconoce que el personal a bordo de estos vehículos no cuenta con capacitación, o bien, no tienen actualizados los conocimientos. Aunado a ello, la falta de instrumentos y medicamentos para realizar los primeros auxilios aumentan el riesgo de las personas que requieren de este vital servicio.

Indica que por lo general las ambulancias apócrifas operan por su cuenta, sin embargo, señala que hay grupos que tiene “sus sitios” con cerca 10 vehículos.

“Alguna vez me tocó el caso de una empresa y ellos las rentaban para que uno las operara, claro, dándoles una cuenta, como si fuera taxi, de mil 500 por día”, refiere.

El presidente de la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Rodolfo Ondarza, refiere que debido a la clandestinidad de éstas es difícil cuantificar cuántas operan en realidad.

El secretario de Salud del Distrito Federal, Armando Ahued, aseguró que la administración de Miguel Ángel Mancera, está empeñada en que antes de que concluya el año desaparezcan al ciento por ciento.

Explicó a la ciudadanía que una ambulancia certificada cuenta con una placa especial y engomados que la acreditan, y pidió a la ciudadanía denunciar estos vehículos al número 51-32-09-09 o a la agencia de la Comisión Federal para la Protección de los Riesgos Sanitarios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios