19 de Enero de 2018

México

PGR encerró a exfiscal sin indagar dichos de testigos

Las declaraciones eran contradictorias e incluso hubo tres que las modificaron.

Se iniciará una averiguación previa contra los responsables que vincularon a Noé Ramírez Mandujano, ex titular de la SIEDO, con tres cárteles. (Archivo SIPSE)
Se iniciará una averiguación previa contra los responsables que vincularon a Noé Ramírez Mandujano, ex titular de la SIEDO, con tres cárteles. (Archivo SIPSE)
Compartir en Facebook PGR encerró a exfiscal sin indagar dichos de testigosCompartir en Twiiter PGR encerró a exfiscal sin indagar dichos de testigos

Agencia
MÉXICO, D.F.- La Procuraduría General de la República (PGR) nunca investigó las declaraciones que rindieron 14 personas, 11 de ellas testigos protegidos, y solo las tomó por ciertas para meter en la cárcel a Noé Ramírez Mandujano, extitular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), según el portal de Milenio.

Así dice la sentencia que se entregó al procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, en la que se le pidió iniciar una averiguación previa contra los responsables que vincularon a Ramírez Mandujano con tres cárteles.

MILENIO tuvo acceso al expediente en el que el juez primero de distrito de procesos penales federales en Nayarit, Mauricio Fernández de la Mora, notificó al procurador que la investigación que encabezó Marisela Morales Ibáñez, como titular de la SIEDO, solo avaló dichos, pero no indagó hechos.

“…debe decirse que el agente del Ministerio Público de la Federación sustentó su acusación únicamente en el dicho de testigos colaboradores. Lo que resulta sumamente desafortunado, pues no debe perderse de vista que el solo dicho de los testigos colaboradores debe ser tomado en cuenta como un precursor de prueba”, subrayó.

En la causa penal 29/2009-VI, el juez hace referencia a cada una de las declaraciones de los 14 testigos, de quienes señaló, no solo se contradicen, sino que tampoco conocían la existencia del ex funcionario hasta que el agente del Ministerio Público Federal les puso una foto.

Sin embargo, la PGR pretendió sustentar el proceso penal con el cambio de declaración que hicieron de última hora tres testigos protegidos, quienes “comenzaron a recordar” pasajes que nunca declararon en su primera intervención en el MPF.

Los testigos que usó la PGR son José Alberto Pérez Guerrero, con nombre clave Felipe; Roberto López Nájera, Jennifer; Fernando Rivera Hernández, Moisés; Milton Carlos Cilia Pérez, Saúl, y Roberto García García, David.

Cuauhtémoc Portillo Negrete, con nombre clave Ricardo; Pedro Sergio Jonguitud Barragán, Emiliano; Miguel Francisco Horna Márquez; José Antonio López Casarrubias; Jonathan Moreno Guzmán; Richard Arroyo Guízar, María Fernanda, y Luis Carlos Beltrán Cristancho, Socorro.

Además, Carlos Iván Meraz Medina, Mario, y el narcotraficante Sergio Enrique Villarreal Barragán, El Grande, quien recibió el nombre clave Mateo.

El juez también invalidó las testimoniales rendidas el 19 de noviembre de 2008, porque carecen de validez probatoria, toda vez que el Ministerio Público Federal las obtuvo de manera ilegal debido a que en la misma no compareció Carlos Jaime Pratt Straffon, representante legal de Ramírez Mandujano.

Las acusaciones

En la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/241/2008, la PGR argumentó que los testigos colaboradores con nombre clave Jennifer, Emiliano, David, Saúl, María Fernanda y Socorro, revelaron que Ramírez Mandujano, como titular de la SIEDO, colaboraba para los cárteles de Sinaloa, de los Beltrán Leyva y el Golfo.

Mencionaron que “recibía dinero” de esas organizaciones criminales, a cambio de información sobre operativos implementados contra los integrantes de dichos cárteles.

Jennifer comentó que era de su conocimiento que desde el primer pago que recibió Noé, en febrero de 2008, por 450 mil dólares en efectivo, recibió 12 pagos más, acumulando 5 millones 950 mil dólares, dinero que solo fue el que entregó el cártel de Sinaloa.

En su declaración del 25 de octubre de 2008, abundó que el titular de la SIEDO permitió al capo Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, que integrantes de su grupo delictivo entraran a la casa de arraigo de la PGR, en la Ciudad de México.

Lo anterior, “para aleccionar a los inculpados antes de que rindieran sus declaraciones, así como cambiar declaraciones en caso de haberlas rendido sin aleccionamiento”.

También lo ubicó en el restaurante Champs Elysees, en Polanco, donde supuestamente Ramírez Mandujano se reunió con los líderes de esa organización delictiva.

El juez enfatizó que los testimonios “fueron fabricados” y rendidos con “falta de probidad”, particularmente los de Jennifer, pues el ex subprocurador demostró que en esas fechas estaba comisionado en Estados Unidos por órdenes del entonces subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de PGR, el ex zar del narcotráfico José Luis Santiago Vasconcelos.

Ahí sostuvo reuniones, en Texas, Washington y Las Vegas, donde se reunió con fiscales de ese país, encargados del caso de Zhenli Ye Gon.

Sugerencia de Naranjo

  • El concepto “guerra contra las drogas” debe ser “proscrito”, porque eso implica convertir a los involucrados en “enemigos a aniquilar”, recomendó Óscar Naranjo Trujillo.
  • Así lo indicó el asesor externo en materia de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto al participar en el octavo Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica, celebrado en Lima, Perú.
  • Expuso que la región vive “emergencia humanitaria” a causa del problema de las drogas.
  • Sin embargo, “cuando se incorpora el concepto de guerra la única certeza que les damos a quienes están en el narco es la posibilidad de morir”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios