19 de Septiembre de 2018

México

Se dificulta reintegración al hábitat de animales decomisados

Los animales silvestres no son una mascota, 'nacieron libres, déjalos ser libres', advierte la Profepa.

Hay ciertas especies como los tigres que están acostumbrados a la ayuda del hombre para sobrevivir. (Notimex)
Hay ciertas especies como los tigres que están acostumbrados a la ayuda del hombre para sobrevivir. (Notimex)
Compartir en Facebook Se dificulta reintegración al hábitat de animales decomisadosCompartir en Twiiter Se dificulta reintegración al hábitat de animales decomisados

Agencias
MÉXICO, D.F.- Desde reptiles y aves exóticas hasta osos, a los animales asegurados por la Profepa se les reintroduce a su hábitat natural, pero cuando no es posible, se canalizan a lugares como los Centros para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre, o incluso se deben dejar en el lugar donde fueron asegurados.

En entrevista con Notimex, el subprocurador de Recursos Naturales de la Profepa, Alejandro del Mazo Maza, subraya que el año pasado, la dependencia aseguró más de 55 mil especies de flora y fauna, más de 42 mil en el primer caso y superior a las 11 mil en el segundo.

"Son muchos los ejemplares que se aseguran, la principal razón es por no acreditar la legal procedencia, incluso los traficantes de aves están en las calles, en los mercados y no tienen ningún papel para avalar la legal procedencia", comenta el funcionario de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

¿Qué ocurre con estos animales?

Los ejemplares se estudian antes de tomar una decisión, en términos generales, las aves son liberadas; los reptiles, como el caso de las iguanas, tortugas, lagartijas, que se pueden adaptar fácilmente a la vida silvestre, se les reintroduce a su hábitat natural.

Sin embargo, no se puede liberar a todos, porque algunos ya no sobreviven sin la mano del hombre, en su mayoría se trata de mamíferos.

En ese caso, existe diferentes alternativas, como los Centros para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre (CIVS), ubicados en seis estados (México, Jalisco, Yucatán, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas).

También están los zoológicos, las diferentes Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA's), o incluso cuando por cuestiones de traslado, de salud y de otras valoraciones, se considera que lo mejor para el ejemplar es dejarlo en el lugar que es asegurado, en depositaría.

Esto ha sucedido, por ejemplo, en algunos circos, y si fuera el caso en algún delfinario, de entrada se le deja en depositaría y luego se ve la forma de canalizarlo a otro sitio en donde esté en mejores condiciones, detalla el funcionario.

Posteriormente se hace una valoración técnica para ver las condiciones de los ejemplares, estado de salud, comportamiento y si ya están muy acostumbrados al manejo humano y por tanto, ya no saben sobrevivir en su hábitat natural, porque ya influyó la mano del ser humano para su alimento.

En ocasiones se considera que lo mejor para el ejemplar es dejarlo en el lugar que es asegurado, en depositaría

"Así que en el caso de los mamíferos, los tratamos de canalizar, pero es complicado, a veces los espacios en los zoológicos son limitados, aunque los mejor organizados y estructurados planean los espacios de nuevos ejemplares. Entre ellos, son los de African Safari", refiere.

Del Mazo Maza señala que en el caso de las aves, se hace una valoración de la especie para verificar que no tengan enfermedades, pues de lo contrario sería un daño mayor al perjudicar todo un ecosistema.

El subprocurador recordó que en Nayarit se pretendía traficar cerca de 300 loros que se detectaron junto con la policía federal, "se identificó que se habían extraído de su hábitat natural y en menos de 48 horas pudieron liberarse aquellas que habían sobrevivido”.

En tanto, en el Distrito Federal, en el mercado de la Morelos “agarramos a un traficante de aves con 167 clarines que logramos identificar que prácticamente los acababan de extraer de su hábitat natural y a esos los liberamos en el Ajusco”.

Asimismo, el caso de 30 pecaríes, que son estilo jabalí, asegurados en diferentes momentos, se liberaron en la reserva de la encrucijada en Chiapas; además se decomisaron lobos marinos en Baja California que quedaron varados y donde la Universidad de Baja California apoyo para hidratarlos y se reintroducieron en su hábitat natural.

De los casos con más éxito, semanas atrás, un oso negro en Guadalupe Victoria, Durango, que bajó y estaba prácticamente en la zona urbana, pero se logró reintroducirlo en el área Nacional Protegida de La Michilía.

Aquí se trabajo en conjunto con investigadores de la Universidad de Querétaro, porque ellos le pusieron un collar satelital para hacer el monitoreo de este ejemplar.

De hecho, en días pasados, refiere el funcionario, nos dieron un reporte que el oso se encontraba entre los límites entre Zacatecas y Jalisco; es “casi el primero con el que nosotros tenemos comunicación de un ejemplar reintroducido por Profepa y que trae un monitoreo, y que se buscará seguir haciendo en adelante, cuando la situación lo permita”.

Las más traficadas

En la parte marina, indica Del Mazo, el mayor problema es con la totoaba, un pez endémico que se da exclusivamente en el Alto Golfo, es decir, entre Sonora y Baja California y el cual vive prácticamente más de 50 años.

La demanda de este pez es básicamente por el buche, que tiene un alto valor comercial; se calcula que el precio del kilo va de seis mil y siete mil hasta 10 mil dólares y si bien en México no se consume, en Asia se considera un producto afrodisiaco.

Por parte de animales terrestres, la presión más fuerte está en los reptiles y aves exóticas, como los pericos que tienen una gran demanda, pero su comercialización está totalmente prohibida.

Asimismo, los tucanes, de los cuales recientemente en Veracruz cuatro se pudieron reintroducir en su hábitat natural, mientras que en Nayarit se liberaron recientemente guacayamas, aguilillas, lince, serpientes, boa conscriptor, ratonera, entre otras.

"El año pasado aseguramos dos águilas reales que el propio inspeccionado nos dijo que las había extraído del nido; las logramos asegurar, ahora están en el zoológico de Zacán, se les hizo un espacio exclusivo", subraya el funcionario de la Profepa.

Finalmente, Del Mazo Maza exhorta a la población a dejar libres a los ejemplares de vida silvestre y no verlos como mascotas. “Nacieron libres, déjalos ser libres, esto es un poquito nuestra visión, el mejor hábitat para las especies de vida silvestre es su área natural”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios