21 de Septiembre de 2018

México

"Qué bueno que regresó el PRI al poder"

El presidente de Cuba, Raúl Castro, presume su corbata roja.

Castro propuso relanzar las relaciones entre ambos países. (Agencias)
Castro propuso relanzar las relaciones entre ambos países. (Agencias)
Compartir en Facebook "Qué bueno que regresó el PRI al poder"Compartir en Twiiter "Qué bueno que regresó el PRI al poder"

Agencias
MÉXICO, DF.- Raúl Castro tomó su corbata y la mostró a Enrique Peña, y con un ademán afable le dijo: “Hasta traje mi corbata roja. Qué bueno que regresó el PRI al poder en México”.

Al parecer el jefe del Consejo de Ministros de Cuba y hermano de Fidel Castro zanjó el incidente del “comes y te vas”, que marcó la relación entre México y la isla durante los gobiernos panistas, según informa Milenio.

Castro extendió la mano y propuso relanzar las relaciones entre ambos países. Incluso quedaron espacios para las bromas. En respuesta, Peña lo invitó a visitar México:

—Solo si no es solo a comer —dijo bonachón el comandante.

Después confesó su añoranza por México, dijo que antes del incidente era un visitante frecuente y que recuerda con memoria fotográfica más de un lugar de esta ciudad.

Castro, que en espacios públicos se muestra tajante y hermético, decidió hacer una excepción en el encuentro y habló de su familia, sus hijos y nietos.

De acuerdo con algunos integrantes del equipo del presidente, la reunión se desarrolló casi con cercanía familiar y el convenio se trasladó a la promesa de una visita bilateral en ambos países.

—No conozco al comandante Castro —confesó el presidente de México refiriéndose a Fidel.

—Le prometo que se lo presento, pero con la condición de acuda a Cuba —prometió su homólogo.

Con acento marcado y actitudes paternales, Castro no dejó de palmear la espalda a Peña. Además lograron coincidir agendas en medio de la cumbre de la Celac, un escenario parecido a la torre de Babel, donde se cruzaron más de 60 mandatarios y representantes de Estado que se dieron cita en Santiago de Chile.

En una sala pequeña, bastaron los 20 minutos que duró el encuentro para limar lo que parecía roto. Sin abundar demasiado, el comandante Castro se limitó a admitir que fue más fácil entenderse con los representantes del PRI.

En la clausura este lunes de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Castro evocó a México, al que “amamos profundamente”, y en referencia al narcotráfico exclamó: “Me rompo la cabeza pensando qué solución puede tener”.

Castro consideró que el mayor agravante del narcotráfico es la cercanía de México con Estados Unidos, donde, dijo, “ellos reciben la droga” en su condición de mayor mercado del planeta “y pasan el armamento” a las bandas que operan al sur de su frontera.

Alertó además sobre el peligro de que el narcotráfico siga avanzando de “marea terrible hacia el sur” y cuestionó las acciones estadunidenses para acabar con el trasiego de estupefacientes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios